COMO ADELANTÓ EL CONFIDENCIAL, SE CONFIRMA EL APLAZAMIENTO

Sánchez e Iglesias posponen su reunión ante la "imposibilidad de cuadrar agendas"

Los dos líderes mantendrán este miércoles una charla telefónica y después emitirán una nota. En los últimos días los equipos negociadores dudaban de la utilidad de una cita condenada al fracaso

Foto: Encuentro entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, el pasado 5 de febrero en el Congreso. (EFE)
Encuentro entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, el pasado 5 de febrero en el Congreso. (EFE)

Se veía venir. La reunión de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ya peligraba en los últimos días pese a que ambos se habían comprometido a verse antes de Semana Santa para desbloquear la investidura. Ahora ya se ha confirmado. Los líderes de PSOE y Podemos no despacharán juntos este miércoles, el último día hábil disponible antes del parón vacacional.

Los equipos de prensa de ambos partidos pactaron un breve comunicado que difundieron a los medios prácticamente a la vez, cerca de las nueve de la noche de este martes. En él, aseguraban que Sánchez e Iglesias mantendrían "a lo largo del día de mañana una conversación telefónica tras la imposibilidad de cuadrar las agendas respectivas". Después de la charla, los dos partidos emitirán "una nota de prensa conjunta".

Lo cierto es que justo rozando las 21h de este martes de los dos equipos de prensa adelantaron las agendas de sus respectivos secretarios generales. Ninguno de los dos tiene compromisos ni comparecencias públicas. Nada. Sánchez ya ha regresado de su viaje a Canarias. Tenía actos a lo largo del día de hoy que fueron suspendidos tras su declaración de condolencia por los atentados de Bruselas.

No tienen agenda pública el miércoles

PSOE y Podemos ni siquiera argumentaron que creían más conveniente aplazar la cita como señal de duelo tras la tragedia terrorista en la capital belga. Sólo aportaron esa razón vaga de la imposibilidad de cruzar agendas. Un motivo cuando menos chocante puesto que ya se habían comprometido a buscar fecha el jueves pasado, no hay actividad parlamentaria y la tarea política baja de intensidad siempre por estas fechas. Sí es cierto que Iglesias sufrió el pasado sábado un cólico y ha espaciado sus apariciones públicas, aunque sus colaboradores dicen que ya está "completamente repuesto". Este martes compartió el minuto de silencio por las víctimas de Bruselas en el Ayuntamiento de Madrid. Sin embargo, ni su presencia ni la de Sánchez ha sido adelantada al minuto de duelo convocado este miércoles a las doce en la escalinata del Congreso, al que sí asistirán los portavoces de ambas formaciones, Antonio Hernando e Íñigo Errejón.

Saludo en el Congreso entre Pedro Sánchez y Albert Rivera, el pasado 4 de marzo. (EFE)
Saludo en el Congreso entre Pedro Sánchez y Albert Rivera, el pasado 4 de marzo. (EFE)

En los últimos días miembros del equipo negociador del PSOE comentaban que no tenía "sentido" una entrevista de Sánchez e Iglesias en las condiciones actuales, cuando ninguno ha cedido en sus posiciones. El líder de Podemos quiere que los socialistas rompan su acuerdo con Ciudadanos y se abra a un Ejecutivo a la valenciana en el que él sea el vicepresidente, pero Sánchez se niega rotundamente a rasgar su entente con la formación naranja. Ayer mismo el secretario general volvió a insistir en que el pacto no se quebrará aunque está "abierto" a otras fuerzas. La misma tesis que sostiene desde su rúbrica, el pasado 24 de febrero, con Albert Rivera. También ha reiterado que no quiere hablar de "sillones", sino de "soluciones".

Sánchez e Iglesias posponen su reunión ante la "imposibilidad de cuadrar agendas"

Hasta la última semana de abril

En el entorno de Sánchez subrayaban este martes, no obstante, que quien manda es él, y no sus negociadores, y sí tenía "voluntad total" de verse con Iglesias antes de Semana Santa para desenquistar el bloqueo, pero que se cruzó un "problema", que no detallan, que hizo que la reunión física de los dos líderes tenga que convertirse en una charla telefónica que se producir no muy tarde este miércoles.

El equipo de Sánchez insiste en que quien manda es él y sí tenía "voluntad total" de entrevistarse con el jefe de la formación morada antes de Semana Santa

Ya han pasado cerca de 100 días desde las elecciones generales del 20-D, y la investidura de está haciendo cada vez más cuesta arriba. La situación está igual de bloqueada que hace tres semanas, cuando Sánchez fracasó en el Congreso y cosechó sólo 131 votos. Los 90 suyos, los 40 de Ciudadanos y el escaño de Coalición Canaria.

Aunque las Cortes Generales se disolverán automáticamente si el 2 de mayo no hay nuevo presidente del Gobierno, los plazos son en realidad más cortos. Para que el Rey proponga otra vez candidato y pudiera celebrarse un segundo debate de investidura haría falta que el pacto estuviera cerrado en la última semana de abril. Si no es así, España caminará hacia unas nuevas elecciones el 26 de junio. Es decir, que queda escasamente un mes para saber si hay o no un nuevo Ejecutivo. Por eso los socialistas saben que la cita que se produzca con Iglesias ha de ser la definitiva, para bien o para mal. Un nuevo desencuentro ya sentenciaría de muerte la legislatura que acaba de nacer.

Elecciones Generales

El redactor recomienda