BARÓMETRO DEL INSTITUTO DYM PARA EL CONFIDENCIAL (i)

Las elecciones del 20-D las decidirán los votantes de centro y de izquierdas

Los indecisos de centro representan un 24% del total de votantes. Ello, unido a que casi la mitad del electorado no está movilizado, introduce un alto nivel de incertidumbre cara a las generales

Foto: Albert Rivera y su pareja, junto con Pedro Sánchez, a la llegada de los Premios Planeta, el pasado 15 de octubre en Barcelona. (EFE)
Albert Rivera y su pareja, junto con Pedro Sánchez, a la llegada de los Premios Planeta, el pasado 15 de octubre en Barcelona. (EFE)

El 20-D se juega en el campo de la izquierda y en el centro. Allí se concentra la mayor bolsa de indecisos, de ahí que sea el mayor objeto de deseo para los partidos. Y de ahí también que la pugna será voto a voto entre el PP, Ciudadanos y el PSOE en el espacio del centro, y entre PSOE, Podemos e IU en el espectro de la izquierda. 

Esas conclusiones se desprenden del barómetro del Instituto DYM para El Confidencial, realizado a partir de 1.002 entrevistas entre el 15 y el 26 de octubre, y con un margen de error de +/-3,2%. Encuesta que concede una estimación de voto al PP del 27%, seguido de Ciudadanos (20,3%), PSOE (18,2%), Podemos (13,8%) e IU (6,1%)

El estudio muestra la intención de voto declarada en las elecciones generales en función del posicionamiento político del entrevistado. Relacionando ambas variables, se obtiene que solo el 51,1% de los votantes se dice movilizado, por un 48,9% que no lo está. Por 'movilizados' se entiende aquellos que declaran que votarían a algún partido en caso de celebrarse elecciones. El 29% no sabe o no tiene claro qué papeleta cogerá el 20-D. En ese cómputo total, se ve la disputa a cuatro: el 11,7% se decanta por el PP, el 10,7% por Ciudadanos, el 10% por el PSOE y el 8,8% por Podemos. 

El 51,1% de los encuestados anticipa el partido por el que apostará el 20-D, pero un 48,9% no está aún movilizado. La disputa por arriba es a cuatro

Vayamos diseccionando los datos. Un 30,5% de los que sienten de izquierdas aún no sabe o no tiene decidido qué papeleta meterá en la urna el 20-D. Un 16,6% se inclina por Podemos, otro 8,3% por el PSOE y un 7,6% por IU. El 52,1% de los que se ubican en la izquierda está movilizado, y el 47,6% dice que no lo está.

La derecha, más segura

Mariano Rajoy, durante un mitin de su partido en Cabra, Córdoba, este 29 de octubre. (EFE)
Mariano Rajoy, durante un mitin de su partido en Cabra, Córdoba, este 29 de octubre. (EFE)

En efecto, en el club de los que se califican de izquierda,s ganan los que declaran su preferencia de voto. Pero el margen es pequeño. Sobre todo si lo comparamos, por ejemplo, con el otro polo ideológico, la derecha. El 39,7% de los que se ubican en ese espacio anticipa que elegirá al PP, por un 15,6% que prefiere al PSOE y un 8,5% a Ciudadanos. El 14,9% no sabe o no tiene decidido qué hara. En resumidas cuentas, resulta que el 73,3% de los encuestados que se identifican con la derecha se siente movilizado, y un 26,6% no. Un abismo si se compara con lo que ocurre en la izquierda. 

¿Qué ocurre en el centro izquierda? Aquí, hay también más movilizados: un 62,7%, por el 37,3% que no declara su voto. En esta franja del tablero, se disputan la simpatía PSOE, Podemos e IU, de forma más equilibrada, y Ciudadanos, aunque más alejado. En concreto, el 19,1% de los que se sienten de centro izquierda se inclina por la formación de Pablo Iglesias, otro 16,5% prefiere a Pedro Sánchez y un 10,3% dice que apostará por Alberto Garzón. El 7% apuesta por Albert Rivera. El 27,2% señala que desconoce aún qué votará el 20-D o confiesa no tenerlo decidido. 

 

En el centro puro de la escala ideológica sucede lo mismo que en la izquierda. Son más los que no están movilizados (56%) que los movilizados (44,1%). El 32,9% reconoce no saber qué papeleta introducirá en las urnas en las generales. Un 14,3% se inclina por C's, otro 9% por el PSOE, un 8,8% votaría al PP y un 6,3%, a Podemos. 

En la izquierda pura, hay un 47,6% de votantes que no dice qué partido votará. Aquí la tarta se la reparten Podemos, PSOE e IU

En el centro derecha las cosas están más o menos como en la derecha pura. El total de movilizados asciende al 61,7%, por el 38,3% que no declara qué votará. En este espacio, los votos se los disputan el PP (28,6%) y Ciudadanos (14,1%), y mucho más lejos, el PSOE (7%). 

La conclusión, en consecuencia, es que aún queda mucho por pelear en el espectro de la izquierda y, sobre todo, en el del centro, con un elevado índice de indecisión todavía muy asociado con los exvotantes del PSOE, según precisa DYM

Alberto Garzón y Pablo Iglesias, durante su primera y única reunión pública, el pasado junio. (EFE)
Alberto Garzón y Pablo Iglesias, durante su primera y única reunión pública, el pasado junio. (EFE)

Aún se puede afinar algo más. Observar las bolsas de voto. O sea, la distribución del censo electoral en función del autoposicionamiento político y la movilización actual. Así, resulta que la izquierda representa el 8% del total del censo, por el 21% que se ubica en el centro izquierda, el 41% que está en el centro, el 18% que se sitúa en el centro derecha y el 6% en la derecha (más un 5% de no posicionados). 

Los indecisos (o no movilizados) del centro representan un 24% del total de voto. Y eso marcará las posiciones finales. Dicho de otra forma: el resultado de la alta concentración de españoles en el punto central de la escala izquierda-derecha (41%) y la desmovilización de este colectivo es que ese 24% del electorado son votantes de centro indecisos. 

Este hecho, ligado a que casi la mitad del electorado no está decidido o movilizado (en concreto, el 48,9%), introduce "un alto nivel de incertidumbre en la evolución del voto hasta las elecciones generales" del 20-D, según advierte DYM en su estudio para El Confidencial. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios