Fernández de Sousa 'revivió' su offshore de Islas Vírgenes cuando estalló Pescanova
  1. Economía
  2. Papeles Panamá
la usaba para tener acciones de pescanova

Fernández de Sousa 'revivió' su offshore de Islas Vírgenes cuando estalló Pescanova

El expresidente de Pescanova tenía acciones de Sodesco, sociedad que controlaba la mayoría de su participación en la empresa, en una firma 'offshore' de Islas Vírgenes

placeholder Foto: El expresidente de Pescanova Manuel Fernández de Sousa. (EC)
El expresidente de Pescanova Manuel Fernández de Sousa. (EC)

10 de julio de 2013. Alain B. Levy, un abogado de Ginebra, envía un correo electrónico a Mossack Fonseca solicitando un certificado donde se acrediteque la sociedad International Gestion Finance SA habíasido dada de baja después de 2004 y que todos sus bienes habían sido transferidos a su accionista.

[Especial los papeles de Panamá: destapamos a Mossack Fonseca,la gran trama de las sociedades 'offshore']

Este era Manuel Fernández deSousa, que por aquellas fechas vivía sus últimas horas como presidente de Pescanova, ya que apenas seis días después, el 17 de julio, presentó su dimisión tras destaparse la presunta estafa de la compañía gallega, un escándalo que la auditora KPMG acababa de certificar conun informe forensic en el que acreditaba que la empresa operaba con un elenco de sociedades 'offshore'repartidas por todo tipo de paraísos fiscales.

Perono se trataba solo de la sociedad, sinoque los principales accionistas de Pescanova también contaban con sus propias 'offshore'. En el caso de Fernández deSousa, según los documentos de Mossack Fonseca a los que han tenido acceso El Confidencial y La Sexta, gracias a una investigación liderada por el Consorcio Internacional de Periodistas (ICIJ) y 'Süddeutsche Zeitung', al menos una de ellasse registró en Islas Vírgenes en octubre de 1998.

Sin embargo, el empresario la dejó morir ocho años después, cuando no pagó la cuota correspondiente al ejercicio 2005 y se olvidó de ella... hasta queestalló el escándalo de Pescanova. Fue justo en ese momento cuandoel despacho panameño vio como este viejo cliente del pasado revivíay volvía a aparecer en su más absoluto presente por medio de Alain B. Levy.

Tras recibir la confirmación del despacho panameño de que la sociedad estaba dada de baja en el registro de Islas Vírgenes y de que podían conseguirle un certificado, el abogado de Fernández de Sousa optó por guardar silencio hasta el 12 de agosto de 2013, es decir, hasta dos días antes de que Damm y Luxempart, accionistas también de Pescanova, presentaran su propuesta para constituir el nuevo consejo del grupo gallego.

A partir de ese momento, Levy comenzó un intercambio de correos con Mossack Fonseca en el que solicitaba que el certificado indicara que International Gestion Finance no tenía ningún activo desde 2004 y que sus únicos bienes habían sido 8.564 acciones de Sodesco que "se transfirieron al accionista beneficiario Mr. Manuel Fernández de Sousa Faro".

Sodesco es una de las sociedades a través de la cuales el expresidente de Pescanova controlaba por aquellas fechas el 15% de la compañía, según aparecía en los registros oficiales de la CNMV -Comisión Nacional del Mercado de Valores-, aunque la realidad es que desde finales de 2012 el empresario había ido desprendiéndose de títulos de la compañía sin comunicarloen regla, lo que había reducido su peso real al 7,5%. De este porcentaje, la mayoría (5,47%) correspondía a Sodesco.

Tras consultar la petición de Levy con sus asesores legales, desde Mossack responden quees imposible atender su petición, entre otros motivos, porque tras revisar el expediente de la sociedad habían comprobado carecer de "la información/documentos que indiquen lo que solicita que se incluya en la certificación", aunque dejan abierta la puerta a que Fernández deSousa remita la documentación que acredite lo que dice para dejarlo recogido.

El abogado responde en otro 'mail' que "el propietario de la empresa [Manuel Fernández]está en disposición deconfirmar que las acciones de Sodesco en poder de IGF fueron transferidas a él yliberar a los miembros del consejo". Y continúa: "La versión del cliente confirmando la recepción de los bienes de la empresacubriría cualquier responsabilidad del consejoy esta es la razón por la que sugiere aceptar esta propuesta".

En los documentos de Mossack Fonseca a los que ha tenido acceso este medio, en ningún momento aparece que Fernández de Sousa acreditara dicha información ni detallara quiénes son losmiembros del consejo a los que se intenta exculpar, aunque en el registro español aparecen una docena de nombres diferentes que han actuado como administradores de la sociedad entre 1998, año en que se crea la sociedad 'offshore' ligada a Sodesco, y 2013, cuando se intercambian estos correos.

Justo cuando estalló Pescanova, Fernández de Sousa trató de ordenar su antigua 'offshore' y poner todo a su nombre con idea de exculpar al resto del consejo

Finalmente, en el certificado oficial de baja de la sociedad en el registro de Islas Vírgenes no se incluyó la solicitud de Levy, quien durante el mes de agosto de 2013apremió a los trabajadores de Mossack Fonseca para que les remitieran este documento cuanto antes. Consultado al respecto, unportavoz de Fernández de Sousaha destacado que "International Gestion Finance se disolvió hace 10 años. En el tiempo en que estuvo operativa, no recibió ningún ingreso, no obtuvo ningún dividendo ynunca se utilizó para obtener ninguna ventaja fiscal. Por tanto, fue solo de tenencia".

Respecto al interés del expresidente de Pescanova por centrar en él toda la responsabilidad, señala que "la gestión a la que ustedes se refieren tuvo exclusivamente por contenido que se certificara que la sociedad ya no existe ni es titular de nada", al tiempo queafirma desconocer la sociedad Corporate Invoicing Control, con sede en Niue, otro de los paraísos fiscales donde más activo era Mossack Fonseca y a la que se remitieron facturas de International Gestion Finance, según aparece en la documentación a la que ha tenido acceso este medio.

Un consejo afiliado a las 'offshore'

Se da la circunstancia de que el grueso del accionariado de Pescanova anterior al escándalo era cliente de Mossack Fonseca. Como ya informaron El Confidencial y La Sexta,los Carceller, dueños de Damm, contaban con un rosario de sociedades repartidas por Niue y Samoa que están detrás del juicio abierto contra el patriarca de la saga, Demetrio Carceller Arce, y uno de sus hijos.

Además,José Alberto Barreras Barreras, uno de los cuatro accionistas de Pescanova que fue imputado por el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, junto a Fernández de Sousa, está detrás de tres sociedades -Jypsy Developments Limited, Lianne Ventures Limited y Stamps Investments Limited-. En todas ellas, el empresario aparece acompañado por sus hijas, Marta, Teresa y Ana Belén, que cuentan con poderes generales.

Según la documentación de Mossack Fonseca, Barreras registró estas 'offshore',que operaban con cuentas deHSBCen Nueva York y Panamá,en Islas Vírgenes en 2001, y en 2004 decididó prescindir de los servicios del despacho panameño para irse con el agente registrado Overseas Management Company Trust y transferir la administración a Gestrust SG en Ginebra.

José Alberto Barreras poseía, hasta el ejercicio justo anterior al estallido del escándalo de Pescanova, casi un 4% de la compañía a través de la armadora viguesa Transpesca.

Papeles de Panamá Pescanova Islas Vírgenes Luxempart Grupo Damm LaSexta Manuel Fernández de Sousa Accionistas Mossack Fonseca Panama Papers Demetrio Carceller
El redactor recomienda