Es noticia
Menú
La AIE prevé un récord de bombeo de crudo en 2023 por la sorprendente resistencia de Rusia
  1. Economía
EL KREMLIN VENCE A LAS SANCIONES

La AIE prevé un récord de bombeo de crudo en 2023 por la sorprendente resistencia de Rusia

Putin apenas disminuyó en 250.000 barriles sus exportaciones de petróleo durante el mes de junio, lo que permite una revisión al alza de las estimaciones para este año y el que viene

Foto: Una refinería. (Reuters/Edgard Garrido)
Una refinería. (Reuters/Edgard Garrido)

El año que viene marcará un récord histórico de la oferta mundial de crudo: 101,1 millones de barriles diarios, según las previsiones de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). El organismo ha revisado al alza su pronóstico por la "sorprendente" resistencia de Rusia a las sanciones de Occidente, según se recoge en su informe mensual

Al contrario de lo que intentan los países occidentales con sus sanciones a Moscú, las exportaciones rusas de crudo resisten y, sobre todo, sus ingresos han crecido significativamente, gracias al aumento de los precios desde el inicio de la guerra en Ucrania. Así, Rusia ha recibido 700 millones de dólares más en el último mes, hasta los 20.400 millones. Eso significa que si se compara con un año antes, el incremento es del 40%.

El país presidido por Vladímir Putin apenas disminuyó en 250.000 barriles sus exportaciones de petróleo durante el mes de junio, hasta los 7.4 millones diarios. Gracias a este dato inesperado, el bombeo mundial subió en 690.000 barriles, hasta 99,5 millones. Ante este dato, solo se podía producir una revisión al alza para este año (100,1 millones) y para el que viene. Pero esto no significa que se acaben las tensiones.

Foto: Una refinería de petróleo en México (Reuteurs)

Entre junio y diciembre, se espera que salgan al mercado 1,8 millones de barriles diarios adicionales, de los cuales únicamente 380.000 vendrán del cártel OPEP+ que constituyen la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus socios, a la cabeza de los cuales está Rusia. Eso significa que el resto de los productores aportarán 1,4 millones de barriles diarios más, sobre todo Estados Unidos.

A corto plazo, uno de los problemas que, según el análisis de la AIE, podría volver a generar tensión es la reducción de los márgenes de producción disponible de Arabia Saudí y de los Emiratos Árabes Unidos, que podrían quedar en 2,2 millones de barriles diarios en agosto con el levantamiento total de los recortes que aplicó la OPEP+. En paralelo, las reservas de crudo almacenadas en el mundo progresaron solo en 5 millones de barriles en mayo, después del tirón de más de 100 millones en abril, y se encuentran a un nivel relativamente bajo.

Pesimismo sobre la demanda

El organismo se muestra más pesimista que la OPEP sobre las perspectivas de la demanda global de petróleo para este año y el próximo, cuando no se descarta el riesgo de recesión, y ha revisado ligeramente a la baja sus previsiones. La AIE calcula que en 2022 se consumirán de media 99,2 millones de barriles diarios, lo que supone un incremento del 1,8% respecto a 2021 y una décima menos de lo que había anticipado en junio.

Foto: Un pozo petrolífero. (EFE/Wu Hong)

Los autores del informe justifican esa corrección a la vista de los últimos datos que evidencian que el consumo está siendo inferior de lo esperado en las tres grandes regiones de la OCDE (Europa, Norteamérica y Asia-Pacífico). Según su análisis, los elevados precios están teniendo un impacto y explican las caídas constatadas en abril en los principales países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Eso pese a que en mayo hubo un repunte en otros países emergentes, y en particular en China tras los cierres en los meses precedentes por la covid. Pero que no basta para revertir la tendencia general.

De cara a 2023, con el espectro de una posible recesión que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ya no descarta ahora, las expectativas también son inferiores a las anticipadas en mayo por la propia AIE, con un incremento de la demanda de crudo que se limitará al 2,2% hasta 101,3 millones de barriles diarios. Unas proyecciones claramente menores que las de la OPEP, que en su informe mensual publicado este martes pronosticaba un alza del 3,47% en 2022, hasta 100,29 millones de barriles diarios, y del 2,7 % en 2023, hasta 103 millones.

El año que viene marcará un récord histórico de la oferta mundial de crudo: 101,1 millones de barriles diarios, según las previsiones de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). El organismo ha revisado al alza su pronóstico por la "sorprendente" resistencia de Rusia a las sanciones de Occidente, según se recoge en su informe mensual

OPEP Exportaciones Petróleo
El redactor recomienda