¿Cómo le va a El Salvador con el bitcoin? Fallos, protestas y una escena que "puede ser terrible"
  1. Economía
decisión del Gobierno

¿Cómo le va a El Salvador con el bitcoin? Fallos, protestas y una escena que "puede ser terrible"

El país implantó el pasado mes de septiembre esta criptomoneda como divisa nacional y desde entonces están soportando el escrutinio internacional, los golpes del mercado y un puñado de dificultades técnicas

Foto: Protestas contra el Bitcoin en El Salvador. (Reuters)
Protestas contra el Bitcoin en El Salvador. (Reuters)

El pasado 7 de septiembre El Salvador comenzó a recorrer una senda difícil. Los caminos del bitcoin, como los del Señor, son inescrutables, por lo que nadie podía saber cómo le iba a ir a un pequeño país centroamericano que se decidió a entrar en los libros de historia por ser el primero del mundo en establecer dicha divisa digital como moneda de curso legal.

El mundo, claro, se puso a mirar con curiosidad cómo funcionaba todo. Mes y medio después, el escenario no es el más esperanzador del mundo y las críticas de los mercados, los organismos internacionales y los propios ciudadanos de El Salvador se han convertido en algo muy habitual. Les voy a hacer un 'spoiler': el experimento no está funcionando.

Foto: Nayib Bukele. Foto: Reuters.

De hecho, esta misma semana el Banco de España publicaba un informe en el que hacía un análisis del marco existente en El Salvador y daba unas conclusiones de la situación actual. En dicho estudio explican cómo la ley sobre la que se sostiene la implantación del bitcoin "carece del carácter técnico que sería, 'a priori', esperable" y critican las irregularidades con las que deben lidiar los ciudadanos.

El marco legal en el que se aprobó dicha norma, impulsada por el presidente del país, Nayib Bukele, y con el visto bueno de la Asamblea Legislativa, dejaba manga ancha al Banco Central para la parte técnica. Está visto que el trabajo no ha sido el más fino posible. "Tal y como está concebido el proyecto, está rodeado de numerosas incertidumbres prácticas que ofrecen dudas sobre la evolución de la iniciativa", dice el informe del Banco de España, que señala que "no es fácil dilucidar quién asume en realidad el riesgo del tipo de cambio derivado de la propia fluctuación del bitcoin en el mercado".

placeholder El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, en la presentación de la Ley Bitcoin. (Reuters)
El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, en la presentación de la Ley Bitcoin. (Reuters)

Relata también la entidad cómo los usuarios que se han decidido a utilizar el bitcoin en sustitución del dólar tienen muchas dificultades. Empezando por la propia naturaleza de la criptomoneda, cuya operativa no permite revertir operaciones ya ejecutadas, ni restablecer las claves de acceso de un usuario en caso de pérdida, sin entrar siquiera en los riesgos cibernéticos y el fraude que casi caminan en paralelo con las divisas digitales en general.

Toda esta normativa podría ser soslayable si la situación socioeconómica de El Salvador permitiera que se masificara el uso de una criptomoneda como divisa habitual. Pero ese escenario está lejos de ser real. Con casi un 25% de los hogares en situación de pobreza, apenas la mitad de la población tiene acceso a internet y la cuota de mercado de los 'smartphones' alcanza por poco el 40%. De nuevo, parece que la situación no es la más adecuada por la implantación de una forma de pago exclusivamente digital.

Foto: El presidente de El Salvador, Nayib Bukele. (Reuters)

Para terminar de crear la tormenta perfecta, los mercados financieros. Tras la entrada en vigor de la ya conocida como 'Ley Bitcoin' se produjo un fuerte ajuste a la baja del precio de los bonos a corto y largo plazo, y las agencias crediticias rebajaron la calificación de El Salvador, tal y como explica el informe del Banco de España.

Un alud de fallos

Dicen por ahí que lo que mal empieza, mal acaba. Ese refrán, claro, no ha llegado a oídos del presidente Bukele. El día que el bitcoin comenzó a ser moneda de curso legal en el país el precio de la divisa digital se desplomó un 17%, justo después de que El Salvador se hiciera con 400 unidades por 21 millones de dólares. Aprovechando la caída, las autoridades del país decidieron comprar 150 unidades más.

La idea de que se iba a producir un fuerte ahorro en las arcas públicas porque el bitcoin iba a reducir la fuerte dependencia del dólar que tenía la economía del país, con el coste de importación que eso supone, quedó descartada rápido. En apenas unos días el activo digital había sufrido una potente depreciación. De hecho, el Banco Central se gastó 150 millones de dólares en crear un fideicomiso en el Banco de Desarrollo de El Salvador, pues debía garantizar la conversión a dólares del bitcoin circulante casi como si de un casino se tratara.

placeholder Un comercio en El Salvador en el que se aceptan Bitcoins. (Reuters)
Un comercio en El Salvador en el que se aceptan Bitcoins. (Reuters)

Si soslayamos esto, que es mucho soslayar, nos encontramos con que los ciudadanos, como ya hemos visto, no lo están teniendo fácil para usar el bitcoin. El Gobierno puso a disposición de todo el mundo una billetera digital, bautizada como Chivo Wallet, que permitía hacer operaciones sin ningún tipo de comisión, con la idea de así estimular su utilización.

Una vez que los usuarios trataron de hacerse con su monedero se encontraron con que los contenedores de aplicaciones todavía no permitían su descarga. Una vez que pudieron hacerlo, los problemas de configuración han hecho que poca gente pueda usarlos. Si menos de la mitad de la población tiene 'smartphones' y los que los tienen no pueden instalar los programas necesarios la cosa se pone casi imposible.

Parece que de poco ha servido el programa de educación que puso en marcha el Ejecutivo, y que alaba el propio Banco de España en su informe. Así, se distribuyeron por el país más de 4.000 formadores en 50 puntos fijos de información, muchos de ellos cerca de entidades bancarias o grandes núcleos de consumo, a los que cualquiera se podía acercar.

El FMI ya lo advirtió

El Banco de España no ha sido el único organismo en valorar la aventura de El Salvador. El Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó un informe firmado por Tobis Adrian y Rhoda Weeks-Brown en el que advertía, si bien sin mencionar al país centroamericano, de que las consecuencias de adoptar bitcoin como una divisa nacional "pueden ser terribles".

Foto: Cartel de Bitcoin en El Salvador (EFE)

"Si los bienes y servicios tienen precios en una divisa real y otros en una criptomoneda, hogares y empresas van a pasar más tiempo escogiendo qué moneda tener que en emprender actividades más productivas", dicen en el informe que, de nuevo, no aludía directamente a El Salvador, pero en el que la alusión era obvia.

Del mismo modo, apuntaban a ese supuesto ahorro para las arcas públicas y esa reducción de la dependencia del dólar, señalando que "los ingresos del Gobierno se van a ver expuestos a los tipos de cambio si es que los impuestos acaban recaudándose en criptomoneda mientras la divisa real sigue activa y con un alto porcentaje de uso".

El Salvador no va a parar este experimento, pues el país se ha embarcado de manera decisiva rumbo a un territorio desconocido. ¿Aquí hay dragones?

Banco de España El Salvador
El redactor recomienda