Bitcoin como moneda legal: el experimento de El Salvador que tiene en vilo al mundo
  1. Tecnología
¿Puede sustituir al dinero tradicional?

Bitcoin como moneda legal: el experimento de El Salvador que tiene en vilo al mundo

La criptomoneda vive un nuevo momento histórico después de que el país de Centroamérica aprobase su uso como moneda de curso legal, pero su impacto no está nada claro

placeholder Foto: Nayib Bukele. Foto: Reuters.
Nayib Bukele. Foto: Reuters.

En El Salvador este miércoles se vivía una votación histórica y pionera a nivel global. Pero como en una genial distopía, lo más importante del suceso no estaba ocurriendo en el parlamento nacional, sino que se narraba en un 'space' de Twitter. Allí, en el 'clon' de Clubhouse creado por los del pajarito, el polémico presidente del país, Nayib Bukele, daba muchos más detalles sobre la ley a miles de oyentes que puntos tenía la norma que los diputados debatían en la cámara. El país centroamericano se acababa de convertir en el primero del planeta en legalizar el bitcoin como moneda de curso legal. ¿Y qué significa eso? Pues aún es demasiado pronto para saberlo, pero esto es lo que dice la, corta, ley, la experiencia del país, y, claro, el 'space'.

No se puede decir que Bukele no haya actuado con presteza. La noticia de la votación llega menos de una semana después de que el propio presidente anunciase en el evento más grande e importante sobre criptomonedas de los que se han celebrado hasta ahora, la loca fiesta de Bitcoin 2021 celebrada en Miami, que su gobierno estaba a punto de lanzar esta propuesta. A la mayoría les pilló por sorpresa, en su país nadie había oído hablar de esta iniciativa y de la noche a la mañana El Salvador se convirtió en un nuevo icono 'cripto'. Con empresarios como Justin Sun, creador de Tron, anunciando aperturas de sedes en el país caribeño y con varios mandatarios de varios países latinoamericanos emulando a Bukele y editando sus fotos en las redes sociales sumándose a la moda de los 'ojos láser' que usan todos los seguidores de las criptomonedas.

Foto: Nayib Bukele. (EFE)

Solo 4 días después y todavía con el 'hype' por las nubes, y el bitcoin sin frenar su caída, tenía a todos sus parlamentarios, que lideran la cámara con holgura (Bukele ha sido acusado de enfilar un camino de autoritarismo en el país) votando a su favor. Pero a pesar del poco texto que conforma la normativa votada y la rapidez de todo el proceso, lo cierto es que detrás hay más base de lo que aparenta. Y, según los expertos, no tiene por qué ser, o no solo, una operación marketiniana.

¿Qué dice la ley?

Todo ha sido tan rápido que ha sido imposible parar a pensar en el efecto que puede tener un movimiento como este en la economía del país, pero puede que ni siquiera los políticos de El Salvador lo hayan hecho si leemos la ley. Por lo dicho en el decreto, el reglamento no entrará en vigor hasta 90 días después de ser aprobado en sede parlamentaria, por lo que hay tiempo para ir conociendo más detalles, pero a primera vista deja bastantes lagunas, o preguntas en el aire. Un decreto de 3 páginas y 16 puntos no parece suficiente para responder a un cambio como este, y así lo mencionan también expertos como la abogada especializada en 'cripto', Cristina Carrascosa, en su blog.

En esos 16 puntos destacan artículos como el segundo, en el que dejan claro que el tipo de cambio del bitcoin y el dólar estadounidense (moneda oficial del país desde el año 2000) lo establecerá "libremente el mercado", el cuarto que se aceptará bitcoin como moneda para pagar impuestos, el tercero, que todo precio podrá ser expresado en criptomoneda o el séptimo, que establece que todo agente económico deberá aceptar este medio de pago cuando un ciudadano ofrezca. Eso sí, este último párrafo viene con excepciones más adelante cuando se detalla que queda exentos de tener que aceptar bitcoins los que de forma notoria y evidente no tengan acceso a las herramientas tecnológicas que permitan la transacción, unos utensilios que el Estado se encargará de promover y extender.

La norma también libera al bitcoin de cualquier cargo adicional sobre las ganancias del capital, como cualquier otra moneda de curso legal, y anuncia la creación de un fondo que garantice el acceso de los ciudadanos, además de dejar claro que no será un sustituto del dólar sino otro activo en el sistema. Pero en al menos tres artículos se dejan lagunas tecnológicas y reglamentarias y es ahí, en ese instante, en el que entra la charla de Bukele en Twitter.

Porque aunque en la norma no se dan detalles sobre, por ejemplo, el tipo de herramientas que va a promover el país o en qué base tecnológica se va a apoyar para extender su uso, sí tienen algunas ideas. E incluso hay experimentos anteriores que han sido claves para llegar a la situación actual y que van a ser estrictamente necesarios.

Strike, el nombre clave

Puede que el nombre de Strike, el de Zap o el de Jack Mallers no te suenen de nada, pero son los actores que más han hecho por conseguir el hito de El Salvador. Esta 'startup' originaria de Chicago es la empresa que pone la base tras el salto promocional de Bukele y le ha convencido (lleva meses en ello) para que definitivamente se tire a la piscina. Es más, fue el propio Mallers el que presentó la noticia durante el evento de Miami y por su buen hacer pasa el éxito o el desastre de la iniciativa. ¿Qué hace su compañía? Pues unir el entorno 'fintech' y el mundo 'cripto' de una forma un tanto especial.

En concreto Strike se trata de un proyecto de la compañía Zap, una empresa con poco más de un año de vida y que lanzó Strike Global al inicio de este 2021. Pero Mallers y su equipo no han perdido el tiempo, y tenían dinero para aprovecharlo. Respaldada y financiada por VISA, el gigante de los pagos internacionales, a través de su programa Fast Track y levantando millones de Green Oaks Capital y Morgan Creek Digital (su última ronda llegó a los 3 millones de dólares) se podría comparar con una especie de Bizum, Verse o PayPal. Con una sola 'app' puedes enviar o recibir dinero y también realizar pagos. ¿La diferencia? Que usa criptomonedas para las transacciones y es el primer modelo que explota con éxito una tecnología que los 'bitcoiners' llevan años desarrollando para intentar acabar con los problemas de escalabilidad y comisiones de su moneda: Lighting Network.

Mallers, un niño prodigio que ahora tiene 27 años, y que también destacó en el ajedrez, ha conseguido explotar esta tecnología como ningún otro en estos momentos. El 'lighting', como explica Fernando Gutiérrez, inversor y experto en criptomonedas que ha participado en varios proyectos punteros de este sector, es un sistema descentralizado que genera una capa por debajo de la 'blockchain' de bitcoin y permite realizar transacciones sin los costes que acarrea estar grabando todo en la cadena de bloques de forma continuada. Básicamente solo tienes que generar un canal entre el emisor y el receptor del dinero ya sea a través de un nodo compartido o contando con un intermediario que haga de enganche. Después de realizar las transacciones necesarias y cuando quieras retirar el dinero definitivamente del canal se pagará el 'fee' correspondiente a la blockchain de un solo movimiento.

Lo que además hace Strike es que, al menos por ahora, te permite olvidarte de todos estos tecnicismos y la 'app' los hace por ti de forma gratuita. Descargando su 'app' y teniendo un número de teléfono y un identificador de EEUU o El Salvador (de momento solo ha abierto este corredor intencionadamente) para pasar los chequeos antiblanqueo de capitales, puedes realizar pagos en dólares y que tu receptor los reciba en la misma moneda, solo el sistema se encarga de cambiar todo a bitcoin y realizar el intercambio por ambas partes. Obviamente, también te permite tanto meter el dinero en bitcoin y recibirlo igual. Puedes unir de cuenta bancaria a cuenta bancaria, aunque también está pensado para la gente que no cuente con ningún tipo de producto financiero y quiera moverse con efectivo y cajeros 'cripto'. Todo de forma gratuita incluso, y aquí viene algo clave para El Salvador, de forma internacional.

Su uso, como comenta Gutiérrez no es perfecto y tiene problemas e inconvenientes. Por ejemplo necesitas tener dinero metido en el canal para que la comisión que se genere al retirar el dinero no se quede sin pagar y está en una versión aún temprana de desarrollo, pero lo cierto es que podría solucionar gran parte de los problemas de 'bitcoin'. "Es el ejemplo que llevaban años esperando los 'bitcoiners' para demostrar que su idea funciona. El tema de las comisiones generó incluso una gran guerra dentro de la comunidad creando la separación entre bitcoin y bitcoin cash y esta solución muestra un camino alternativo y que, la verdad, creo que puede funcionar".

Lo cierto es que en el propio país de Bukele esta aplicación ya se ha convertido en una de las más descargadas y cuenta con un experimento iniciado en los últimos meses llamado Bitcoin Beach. Un proyecto en la playa El Zonte en la que todo un pueblo funciona con bitcoin y, por tanto, con Strike. Es decir, aunque la norma de Bukele es nueva y parece rompedora con lo visto hasta ahora, lo cierto es que lo que hace es oficializar su relación con Strike e impulsa la situación de un país pequeño como el suyo, con apenas 6 millones de habitantes, como un lugar para experimentar.

¿Es suficiente?

Vale, o sea que ya hay una tecnología detrás y un proyecto que apoya el movimiento del país, pero, ¿es suficiente para dar un golpe sobre la mesa a nivel internacional? Gutiérrez señala el problema de la volatilidad, que hace casi imposible que una criptomoneda pueda sustituir al dólar o al dinero FIAT en general, pero sí cree que puede abrir un nuevo camino, sobre todo con el asunto de las remesas. "Varios países latinoamericanos ya se están acercando a lo hecho por El Salvador y lugares como Panamá cuentan con un importante desarrollo que puede ayudar a que soluciones como estas se implementen más fácilmente. De todos modos, en el caso de El Salvador con que este cambio ya atraiga a más gente al sistema financiero y llame la atención de empresas y demás ya es un gran paso".

El movimiento de Strike no es casual y es que en El Salvador, el 20% de todo el Producto Interior Bruto lo representan las remesas. Ese porcentaje, de momento porque sus números no paran de crecer, solo lo supera en el continente Haití, y la mayor parte de esos giros vienen de Estados Unidos. ¿Qué tienen que ver las criptomonedas con esto? Pues que permiten enviar dinero de país a país saltando un mercado tan regulado y caro como el de los envíos internacionales y reducir muchísimo los costes. Además, otro dato llamativo es que, según Bukele, el 70% de la población del país no tiene acceso al sistema financiero, es decir no tiene ningún tipo de cuenta bancaria o similar. Aplicaciones como Strike podrían ayudar a que más gente se acercase al sistema, o esa es la idea. El propio Mallers denomina su invento como "el primer neo-banco nativo de Lightning".

En cuanto a su impacto internacional, lo cierto es que lo sucedido ha puesto a El Salvador en un nuevo mapa, ha repuntado el precio de la criptomoneda y son muchos los que se han interesado por la iniciativa. Bukele incluso ha hablado de utilizar la energía geodinámica de los volcanes para poder minar bitcoin y crear nuevos proyectos, el movimiento de personas no será problema, pues tendrá la residencia salvadoreña todo el que invierta 3 bitcoins en el país. Pero más allá es difícil saber cómo será su implantación y cómo su futuro puede impactar en el precio de las criptomonedas. Además, otros expertos también señalan ciertas dudas.

Autoritarismo y dominio

El presidente Bukele, que lleva en el poder desde 2019, ha sido señalado en los últimos meses por su deriva autoritaria e incluso ha llevado a cabo acciones bastante cuestionables en su relación con el poder judicial. En febrero de 2020 incluso llevó a los militares al parlamento en una medida de presión para que los congresistas aprobaran una medida para combatir las pandillas en el país, y se ha hablado de varios intentos de golpes de estado por parte del presidente. Su forma de gobernar se ha llegado a tildar de 'populismo' milenial por su amor por las redes sociales y en este caso lo ha vuelto a demostrar. Incluso la rapidez con la que ha convertido su idea en ley despierta reticencias.

Expertos como Michael Paarlberg, profesor de ciencias políticas de la Virginia Commonwealth University, ha sido muy crítico y cree que un movimiento como este puede tener detrás una intención que no se muestra: ayudar a evadir potenciales sanciones económicas de Estados Unidos. Unas sanciones con las que el país norteamericano ya ha amenazado si Bukele continúa con su deriva. No sería el primer país que hace algo así ya que tanto Venezuela como Corea del Norte han jugado con el terreno de las criptomonedas para poder saltar las vallas estadounidenses que basan buena parte de su fuerza en el control del dólar.

A esto hay que sumar que el goobierno salvadoreño está negociando durante las últimas semanas con el Fondo Monetario Internacional para recibir una ayuda económica de hasta 1.400 millones de dólares, y que esto se podría complicar si las empresas e instituciones estadounidenses siguen tensando la cuerda tras la destitución de varios puestos clave del sistema judicial del país.

Otras quejas no van tan lejos, pero sí creen que Bukele está jugando con su país, aprovechando el interés por las criptomonedas y las tendencias de internet. Así, el economista Ricardo Castaneda, del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) para El Salvador y Honduras, ha reprochado la forma en la que se anunció una medida de tal escala. "Hacer política económica no es jugar Monopoly. Cada decisión puede afectar a millones de personas. Es una absoluta vergüenza que la población tenga que enterarse sobre decisiones tan importante a través de terceros. La política económica es política pero también técnica".

El Salvador
El redactor recomienda