La subida del SMI en 2019 provocó la pérdida de entre 90.000 y 170.000 empleos según el BdE
  1. Economía
El salario mínimo subió un 22%

La subida del SMI en 2019 provocó la pérdida de entre 90.000 y 170.000 empleos según el BdE

La fuerte subida del SMI del 22% afectó a casi 1,6 millones de asalariados. La mayor parte de ellos, entre el 89% y el 94%, siguieron trabajando con mayor sueldo

placeholder Foto: Una oficina de empleo, en una imagen de archivo. (EFE)
Una oficina de empleo, en una imagen de archivo. (EFE)

La subida del salario mínimo profesional del año 2019 fue la más alta nunca registrada, del 22%, hasta 1.050 euros al mes en 12 pagas. Tal magnitud hizo que el porcentaje de trabajadores afectados por esta medida fuese significativo. En total, uno de cada 10 asalariados cobraba en 2018 una cuantía inferior al nuevo SMI, lo que supone un número muy elevado de trabajadores, casi 1,6 millones. El Banco de España ha detectado, usando los microdatos de la Muestra Continua de Vidas Laborales, que a lo largo del año 2019 se produjo una reducción importante del número de empleos en el tramo de renta próximo al nuevo SMI si se compara con el resto de tramos salariales.

A partir de estos microdatos y diferentes metodologías, el Banco de España cuantifica la pérdida de empleo por esa subida del SMI de entre el 6 y el 11% en el grupo de trabajadores afectados por el nuevo salario mínimo. Si se tiene en cuenta el número de asalariados a diciembre de 2018, esto implicaría la pérdida de entre 90.000 y 170.000 empleos a lo largo del año. Este dato incluye tanto empleos destruidos como puestos de trabajo no creados. Una cifra que se sitúa en línea con la advertencia inicial que dio el propio Banco de España y que dio una previsión de pérdida de empleo de unos 125.000 puestos de trabajo. Lo que hace el Banco de España es comparar la evolución del empleo en el tramo de trabajadores que se encontraban en el entorno del nuevo SMI con un grupo de control elaborado con trabajadores con ingresos superiores y que, por lo tanto, no se vieron afectados por el incremento del SMI.

Foto: (EFE)

“El incremento del 22% del SMI habría supuesto entre 0,6 y 1,1 puntos porcentuales de menor empleo”, escriben los autores del estudio, Cristina Barceló, Mario Izquierdo, Aitor Lacuesta, Sergio Puente, Ana Regil y Ernesto Villanueva. Sin embargo, como la economía española siguió creciendo en 2019, el número total de trabajadores mantuvo su aumento. Los datos agregados escondieron la realidad del grupo de población que se encuentra en los tramos salariales inferiores.

El incremento del SMI habría supuesto entre 0,6 y 1,1 puntos de menor empleo

El número de empleos iguales o inferiores al nuevo SMI se redujo bruscamente en unos 200.000 puestos de trabajo tras la subida del salario mínimo. Esta cifra no se recuperó a lo largo del año, ni siquiera a pesar de la recuperación económica. Sin embargo, todos estos empleos no se destruyeron, ya que una parte pasaron al tramo de renta superior, de entre 1.051 euros hasta 1.250 euros al mes en 12 pagas, lo que indica que la subida del SMI provocó un efecto desplazamiento hacia cotas algo superiores. Pero este salto hacia la franja superior de salarios no compensó todo el empleo perdido en la franja del SMI, ya que el aumento fue de unos 100.000 contratos.

Esto significa que, aunque la subida del salario mínimo impulsó al alza la retribución de casi todos los trabajadores que cobraban por debajo del nuevo SMI, una parte de ellos vieron cómo su empleo se perdía. En concreto, fueron entre un 6% y un 11% (la diferencia varía en función de la metodología de cálculo empleada) los que perdieron su empleo o no tuvieron posibilidad de entrar en el mercado laboral. Estas personas, entre 90.000 y 170.000, fueron quienes pagaron los costes del incremento del SMI.

Una de las cuestiones sorprendentes que muestra el análisis del Banco de España es que la subida del SMI de 2019 no supuso un incremento significativo del riesgo de desempleo en comparación con la subida del SMI de 2017. Y eso a pesar de que el incremento de 2017 fue del 8% y el de 2019 fue del 22%, esto es, casi tres veces superior. “Este hecho es, en principio, un tanto sorprendente, dado que la subida de 2019 es mucho mayor que la de 2017 y, por tanto, cabría esperar impactos más que proporcionales cuanto mayor sea el incremento del SMI”, señalan los investigadores. Una posible explicación que encuentran a partir de la literatura existente es que el impacto de la subida del SMI es reducido cuando este se sitúa lejos del 60% del salario mediano.

De esta forma, los efectos de la subida del salario mínimo sobre el riesgo de que los trabajadores acaben en desempleo todavía son reducidos como para experimentar un salto exponencial. “Sería posible que incluso con la subida de 2019 no se hubiera alcanzado un nivel de salario mínimo en relación al salario mediano lo suficientemente elevado como para evidenciar una no linealidad”, concluyen los autores.

Efectos secundarios

A modo complementario, el Banco de España ha analizado la evolución del empleo desagregada en diferentes grupos: territoriales, sectoriales, franjas de edad, etc. En todos estos grupos, la evolución del empleo en 2019 fue peor cuanto mayor era la incidencia del salario mínimo. Aunque estos datos desagregados no son definitivos, sí aumentan la evidencia sobre el impacto negativo diferencial que provocó la subida del SMI.

Foto: Agricultores de Andalucía se manifiestan por unos precios justos en el campo. (EFE)

Es importante tener en cuenta que la incidencia del SMI es casi insignificante en algunos grupos sociales, por ejemplo entre los trabajadores de alta cualificación. Sin embargo, en algunos grupos es muy significativa. Es el caso de los jóvenes menores de 24 años, ya que el 23% tenían un salario en 2018 inferior al nuevo SMI. Lo mismo ocurre con los trabajadores temporales, con una incidencia del SMI del 17%.

En cuanto al impacto por segmentos de empresas, las más afectadas, con gran diferencia, fueron las microempresas. En los establecimientos de hasta cinco trabajadores, uno de cada tres trabajadores tenía en 2018 un salario inferior al SMI de 2019. Y en el tramo siguiente, de pymes de entre seis y 10 trabajadores, la incidencia fue superior al 10,9%. En la gran empresa, por el contrario, la incidencia del SMI era inferior al 5% de los asalariados.

El Banco de España también ha analizado el efecto de la subida del SMI sobre la posibilidad de conseguir un empleo entre los grupos de población que se mueven con unas retribuciones muy bajas. Lo que detecta la entidad es que el incremento del salario mínimo en 2019 redujo entre un 2,3% y un 3,2% las posibilidades de encontrar un empleo para este grupo de población. El efecto fue superior para los trabajadores de más edad, llegando hasta el 5,4%.

Además de la pérdida de empleo, la subida del SMI puede afectar por otras vías al mercado laboral. Una de ellas es la reducción del número de horas de trabajo, de modo que el empleador esquiva el aumento del coste salarial. El Banco de España ha detectado que al final del año 2019 entre un 0,5% y un 1% de los trabajadores afectados por el SMI que tenían un contrato a tiempo completo han pasado a otro a tiempo parcial. Este porcentaje es mayor en el caso de los trabajadores jóvenes, con un porcentaje que supera el 1% en todos los casos analizados. Lo que indica que, aunque conservaron su empleo, su retribución no mejoró con la subida del SMI.

Otra de las hipótesis que surgieron en 2019 fue la posibilidad de que muchas empresas optaran por reducir costes externalizando el empleo, esto es, despidiendo a sus asalariados y contratando los servicios de trabajadores autónomos. El análisis del Banco de España demuestra que esta transición es insignificante.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Empleo Banco de España SMI