La AIReF recorta a la mitad el gasto previsto del IMV por el retraso de las ayudas
  1. Economía
Se quedaría en 1.500 millones

La AIReF recorta a la mitad el gasto previsto del IMV por el retraso de las ayudas

Los problemas de activación de la prestación obligarían a duplicar el ritmo de ejecución mensual para alcanzar los 3.000 millones de ayudas que anunció la Seguridad Social

placeholder Foto: La presidenta de la AIReF, Cristina Herrero. (EFE)
La presidenta de la AIReF, Cristina Herrero. (EFE)

En los Presupuestos Generales del Estado para 2021, el Gobierno habilitó una partida de 2.988 millones de euros para cubrir las necesidades del ingreso mínimo vital (IMV) aprobado a mediados de 2020. De esta forma, el Ejecutivo conseguiría alcanzar rápidamente el gasto potencial que estimó para esta medida extendiendo su protección a 850.000 hogares y 2,3 millones de personas. Sin embargo, a medida que pasan los meses estas previsiones se complican y la promesa de una ayuda a los hogares más necesitados se diluye.

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha sido la última institución en rebajar las expectativas del Ministerio de Inclusión y Seguridad Social y con un recorte muy significativo. Estima que Gobierno se gastará la mitad de lo presupuestado, esto es, 1.500 millones de euros. La AIReF muestra así sus dudas sobre la capacidad del ministerio para acelerar la tramitación de las solicitudes y de pulir los defectos de diseño que hacen que muchas peticiones sean rechazadas.

Foto: El alcalde de Vigo y presidente de la FEMP, Abel Caballero. (EFE) Opinión

La Autoridad Fiscal argumenta este recorte de previsiones en “los datos publicados, que muestran que el número de beneficiarios aprobados de la prestación está siendo muy inferior al número de beneficiarios potenciales que se habían estimado”. La institución constata así que el ritmo actual es claramente insuficiente para cumplir con las estimaciones del Gobierno, de modo que será muy difícil que esta política adquiera el papel relevante que anticipó el Gobierno en la lucha contra la pobreza derivada de la crisis del coronavirus.

El número de beneficiarios está siendo muy inferior al número estimado

La realidad es que los datos que ha publicado el ministerio hasta la fecha muestran los graves problemas a los que se está enfrentando esta prestación. Y no es porque las no se esté solicitando, sino que hay obstáculos en el ritmo de tramitación y en los umbrales de situación económica de las familias que dificultan su expansión. Y eso a pesar de que la situación económica de muchas familias es muy delicada, lo que significa que el número de beneficiarios potenciales de la actualidad será muy superior al de los próximos años, una vez que se asiente la recuperación.

[Consulte aquí los principales indicadores de la economía española]

La nómina de beneficiarios de marzo fue de 203.838 hogares con la prestación concedida en los que viven 565.000 personas. Estos 203.828 hogares son menos de una cuarta parte de los beneficiarios potenciales que estimó el ministerio cuando aprobó el ingreso mínimo vital. En total, la cuantía mensual de las prestaciones ascendió a 152 millones de euros, una cifra que explica el recorte de la previsión de ejecución que ha realizado la AIReF.

Foto: Plaza de Castilla, en Madrid. (EFE)

Para llegar a ejecutar los 3.000 millones presupuestados, el gasto mensual debería escalar hasta unos 300 millones de euros mensuales, esto es, debería duplicarse. Algo que no parece realista. Y, a medida que vayan pasando los meses, la capacidad del Gobierno para aproximarse a esa cifra se irá alejando. Sin embargo, el ritmo de gasto de 152 millones de euros mensuales sí permitiría superar levemente las previsiones de la AIReF, pero en ningún caso llegaría a los 2.000 millones de gasto.

Estos datos muestran las dificultades de activación que todavía tiene esta política. Hasta finales de marzo, el ministerio había recibido 1,15 millones de solicitudes de las cuales, más de 300.000 estaban todavía pendientes de tramitación. Además, de las 800.000 tramitadas, 600.000 se han denegado, esto es, tres de cada cuatro, en su gran mayoría porque los demandantes superan los umbrales de renta o patrimonio fijados por el Gobierno.

Como consecuencia de estos problemas de puesta en marcha de la medida, la AIReF ha rebajado drásticamente su previsión de ejecución hasta la mitad, de modo que se quedarían 1.500 millones aparcados a pesar de la situación dramática que viven muchas familias. La previsión de la AIReF implica que el gasto mensual apenas crecerá en lo que resta de año. Si se confirman estas estimaciones, significará que el despliegue de esta política tendrá un impacto limitado a la hora de cubrir a los hogares más afectados por la crisis económica. De hecho, cuando esta ayuda se despliegue completamente, alcanzando todo su potencial, la economía ya estará en una fase avanzada de la recuperación.

Seguridad Social Ayuda social
El redactor recomienda