El fichaje de Navarro por Iberdrola reaviva las críticas por las puertas giratorias en la UE
  1. Economía
VARIOS CASOS EN LOS ÚLTIMOS AÑOS

El fichaje de Navarro por Iberdrola reaviva las críticas por las puertas giratorias en la UE

La llegada de Navarro a Iberdrola devuelve el debate sobre las puertas giratorias de la Unión Europea y las ONG señalan que “crea 'de facto' una situación de conflicto de intereses”

placeholder Foto: La exvicepresidenta del BEI Emma Navarro y el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.
La exvicepresidenta del BEI Emma Navarro y el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.

Las puertas de la Unión Europea fueron durante bastante tiempo giratorias. Las cosas se comenzaron a complicar a partir de 2014, cuando cambió la sensibilidad hacia este tipo de movimientos, y especialmente después de que el expresidente de la Comisión Europea José Manuel Durao Barroso fichara por la oficina de Goldman Sachs con el resultado del referéndum del Brexit todavía coleando, lo que obligó al Ejecutivo comunitario a revisar sus normas éticas.

Ahora las puertas vuelven a girar. Emma Navarro, que fue vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones hasta octubre de 2020, fichó menos de tres meses después por la compañía española Iberdrola. Durante su periodo en la institución europea, Navarro firmó créditos para la compañía española por valor 1.200 millones de euros, incluido uno de 600 millones de euros el pasado mes de julio.

Navarro cuenta con el visto bueno del ECC (Ethics and Compliance Committee), una comisión que debe dar el plácet a que los antiguos miembros de la dirección de la institución asuman cargos durante su periodo de 'cooling-off' o incompatibilidad, que es de 12 meses. La antigua vicepresidenta tenía la oferta de Iberdrola sobre la mesa ya en diciembre.

Foto: La exvicepresidenta del BEI Emma Navarro y el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán.
Iberdrola ficha a Emma Navarro menos de 3 meses después de dejar la cúpula del BEI
Juan Cruz Peña Jorge Zuloaga Miquel Roig Nacho Alarcón. Bruselas

“El Comité de Ética y Cumplimiento del BEI no tuvo objeciones a su nombramiento para el cargo mencionado anteriormente, sujeto a su compromiso de abstenerse de cualquier relación con el Grupo BEI y sus órganos de gobierno durante el periodo de reflexión de 12 meses”, señalaron a El Confidencial desde la institución de crédito de la Unión Europea.

Desde distintas ONG de gobernanza corporativa, señalan que el caso de Navarro es un nuevo ejemplo de puertas giratorias. Pascoe Sabido, del observatorio Corporate Europe, centrado en el 'lobby' en Bruselas y en casos de este tipo, señala que Navarro “conoce los entresijos de la obtención de préstamos del mayor banco público del mundo, especialmente para proyectos españoles”. “Sin duda, se beneficiarán de su pequeño libro negro de contactos, así como de la reputación que ha construido mientras trabajaba allí. Las puertas giratorias representan un claro conflicto de intereses y otro ejemplo de captura empresarial de la toma de decisiones de la UE”, señala Sabido, que señala que “Iberdrola debe estar muy contenta con su nueva contratación”.

placeholder Sede del Banco Europeo de Inversiones en Luxemburgo. (Reuters)
Sede del Banco Europeo de Inversiones en Luxemburgo. (Reuters)

Xavier Sol, que pertenece a una coalición de ONG llamada Counter Balance y que monitorea las actividades del BEI desde el año 2007, señala que el caso de Navarro deriva de la costumbre de que los vicepresidentes gestionen su propio país de origen. “Dado que la exvicepresidenta del BEI Emma Navarro estuvo a cargo de los préstamos del grupo a España durante su mandato en el banco, esto crea 'de facto' una situación de conflicto de intereses”, explica Sol, que critica la tendencia de que los vicepresidentes beneficien a los gigantes bien conectados de sus propios países. En un informe de Transparencia Internacional, se señala en la misma dirección: “Existe un riesgo constante de que los altos directivos del banco tengan demasiada discreción para favorecer a las empresas de sus países de origen”.

“Creemos que debería haber un periodo de incompatibilidad más largo para los vicepresidentes del BEI una vez abandonen el banco, para evitar una situación de conflicto de intereses. Las puertas giratorias son un problema muy común en el ámbito de las instituciones de la UE y, lamentablemente, el BEI no es inmune a este fenómeno”, señala Sol, que recuerda que en este mismo mes de enero de 2021 el BEI firmó un crédito de 100 millones de euros más con Iberdrola.

Otros casos

Y no es un caso aislado. Además del mencionado caso de Barroso en 2016, ha habido otros muy sonados de puertas giratorias y conflictos de intereses. La comisaria Neelie Kroes, que ocupó los cargos de Competencia entre 2004 y 2010 y de Agenda Digital entre 2010 y 2014, olvidó señalar en sus declaraciones de conflictos de interés que durante casi una década (2000-2009) había estado en la junta directiva de una empresa en Bahamas, algo que se descubrió gracias a los BahamaLeaks. Al poco tiempo de abandonar la Comisión Europea se unió a Bank of America con el visto bueno del Ejecutivo comunitario.

Otro caso fue el de Karel de Gucht, que al poco de abandonar el cargo de comisario de Comercio (2010 - 2014) se unió a la mayor empresa de telecomunicaciones de Bélgica, Belgacom, de nuevo, con el visto bueno del comité ético de la Comisión Europea. Los casos se comenzaron a disparar a partir de 2014 por un aumento de la atención a estos casos y por un cambio en el comportamiento de los antiguos trabajadores de las instituciones: si antes volvían a sus países de origen, ahora muchos de ellos prefieren quedarse en Bruselas, el ecosistema que conocen a la perfección, trabajando para el sector privado.

Foto: José Manuel Durao Barroso durante una rueda de prensa en la sede de la Comisión Europea, en Bruselas, el 29 de octubre de 2014 (Reuters).

La defensora del pueblo de la UE, Emily O’Reilly, anunció hace pocos días que investiga un posible conflicto de interés en el fichaje del español Jorge Domecq, exdirector de la Agencia Europea de la Defensa, como director de Relaciones con Inversores del fabricante europeo Airbus. La alta funcionaria europea ha señalado que las nuevas actividades de Domecq como director de Relaciones Internacionales en Airbus "generan preocupación" sobre un posible caso de "conflicto de intereses", al apuntar que el fabricante europeo se benefició de contratos durante su etapa al frente de la EDA.

A final del año pasado, la defensora del pueblo también analizó una denuncia contra Adam Farkas, quien pasó a liderar AFME, la patronal de la banca de inversión europea, desde su puesto de director ejecutivo de la Autoridad Bancaria Europea, el organismo encargado de diseñar la regulación bancaria europea y, entre otras cosas, las pruebas de resistencia a las entidades.

Unión Europea Transparencia Internacional Inversores Agenda digital Autoridad Bancaria Europea (EBA) Neelie Kroes Bank Of America Banco público Domecq ONG José Manuel Durao Barroso Banco Europeo de Inversiones Comisión Europea Relaciones internacionales
El redactor recomienda