La mitad del sector está amenazado

El turismo atasca la reincorporación de los ERTE y pone en peligro 780.000 empleos

Al finalizar el estado de alarma todavía quedaban 1,83 millones de trabajadores afectados por un expediente temporal. En la hostelería son nada menos que el 76% de los afiliados

Foto: Las playas de Baleares seguían vacías a finales de junio. (EFE)
Las playas de Baleares seguían vacías a finales de junio. (EFE)
Adelantado en

La diferencia entre salvar la temporada turística y perderla asciende a un millón de trabajadores. La entrada en la nueva normalidad y el final del estado de alarma han permitido una recuperación significativa en la mayoría de los sectores más afectados por la crisis del coronavirus. Sin embargo, hay otro que todavía está lejos de la normalidad, el del turismo, el sector más afectado por el paro y los ERTE —Expedientes de Regulación Temporal de Empleo—.

En los meses de mayo y junio se reincorporaron al empleo más de la mitad de los trabajadores que sufrieron un expediente temporal como consecuencia de la pandemia del coronavirus y el establecimiento del estado de alarma. En concreto, el 54% ya habían vuelto al empleo con el final del estado de alarma. Sin embargo, en el sector del turismo la recuperación va mucho más lenta y dependerá de la temporada de verano.

A finales de junio, las empresas del sector todavía mantenían a una gran parte de sus trabajadores en el paro o en ERTE a la espera de conocer cómo será esta campaña estival. El turismo —suma de las actividades de hostelería, recreación y transporte— mantiene todavía a 782.000 trabajadores en expedientes temporales de empleo, esto es, el 43% de todos los ERTE que siguen activos en España.

En la hostelería siguen en ERTE el 60% de los trabajadores que llegó a haber a finales de abril, en las actividades artísticas y de recreación supera el 70% y en el transporte alcanza el 81%. Son los sectores que más están tardando en recuperarse y que ponen en peligro casi 900.000 empleos de cara a los próximos meses. Si el sector turístico no logra una buena campaña de verano, difícilmente podrá reintegrar a sus plantillas a estos trabajadores durante los meses de julio y agosto. Y menos al finalizar septiembre, que es cuando vencen los ERTE de fuerza mayor prorrogados por el Gobierno. ¿Tendrán alternativa a los despidos si no hay campaña de verano?

Para comprender la magnitud de la cifra basta un dato: de los 2,1 millones de trabajadores del sector turístico, el 38% siguen en ERTE, esperando para volver a trabajar. En la hostelería, este porcentaje asciende hasta el 49% al finalizar el estado de alarma. Esto significa que la mitad del sector empieza el verano sin trabajar y en claro riesgo de quedarse sin empleo.

Territorios ahogados

La situación de la hostelería ahoga a las provincias más turísticas. Al finalizar el mes de junio, Baleares todavía mantenía al 86% de los trabajadores afectados por ERTE al día 30 de abril. Es decir, sigue muy cerca de los peores momentos de la crisis en términos de empleo. Una situación similar ocurre con las provincias canarias: Las Palmas mantiene el 70% de los ERTE y Santa Cruz de Tenerife el 65%.

El sector del comercio, que sirve como contraposición a la hostelería, ya que también sufrió con dureza el golpe de la crisis, se está recuperando mucho más rápido. En su caso, la diferencia está en que tiene una mayor dependencia de la demanda interna. A finales de junio, se habían reincorporado al empleo casi el 60% de los trabajadores afectados por ERTE.

Si además se suman los empleos ya destruidos y los que no se están creando, la situación es mucho más dramática. El sector de la hostelería tenía en junio casi 300.000 afiliados menos que en el mismo mes de hace un año. Y si se excluye a los trabajadores en ERTE, entonces apenas resisten un 41% de los empleos que habría en circunstancias normales.

A esto hay que sumar el sector de las actividades artísticas y de entretenimiento, muy vinculado a la campaña de verano, y que ha perdido a más de 41.000 afiliados. En su caso, la situación es más grave porque lejos de empezar la recuperación con el inicio de la desescalada, sigue destruyendo empleo.

La construcción fue también uno de los sectores más golpeados por el estado de alarma. Durante el mes de abril se paralizaron la mayor parte de las obras activas, de modo que las empresas optaron por solicitar expedientes de regulación. Sin embargo, con el inicio de la desescalada, su situación ha mejorado rápidamente. A fecha de 30 de junio se habían reincorporado ya más del 60% de los trabajadores afectados por ERTE, lo que supone la vuelta de 85.000 trabajadores a su puesto.

Pero si hay un sector que casi ha logrado volver a la normalidad, ese es el de los servicios sociales y sanidad. Muchos centros de día y servicios sanitarios no esenciales que cerraron durante la pandemia ya han reabierto y están en la nueva normalidad. Esto ha permitido sacar de los ERTE a casi el 70% de los trabajadores afectados, que suman nada menos que 100.000 afiliados.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios