Por la crisis del coronavirus

El consumo sufrió un desplome histórico en abril: cayó un 32%, el doble que en marzo

Triplica la caída de la crisis de Lehman Brothers. Sólo se salvó el sector de la alimentación. El más afectado fue el textil, que sufrió un desplome inédito del 81% respecto a abril de 2019

Foto: Cartel en la entrada de una tienda de Valencia. (Efe)
Cartel en la entrada de una tienda de Valencia. (Efe)

Abril empezó con el confinamiento endurecido previo a la Semana Santa y sus efectos fueron fatales sobre la economía española. El consumo minorista se hundió un 32% en abril respecto al mismo mes del año anterior, una caída nunca antes registrada en España. No solo eso, sino que duplica la caída de las ventas minoristas registrada en marzo, mes en el que comenzó la pandemia y el estado de alarama, y que era la mayor caída del consumo hasta ahora. Y triplica la mayor caída registrada durante la crisis de Lehman Brothers. Es de esperar que los datos mejoren levemente en mayo, mes en el que ha comenzado la desescalada, aunque la caída del turismo afectará gravemente a todo el sector del comercio minorista.

Los datos del comercio minorista publicados este jueves por el INE reflejan una caída histórica del consumo de los hogares, que es el principal sustento del PIB. Esto anticipa una contracción sin precedentes de los niveles de actividad en España. En concreto, la caída fue del 31,6% ajustada de estacionalidad y calendario. El sector de la alimentación fue el único que aguantó el golpe manteniéndose prácticamente estable, y eso a pesar de que no hubo turismo. El resto de sectores, todos se hundieron.

Los peores datos se los lleva la categoría de bienes personales, principalmente textil, calzado y aparatos electrónicos. Este tipo de comercio estuvo obligado al cierre durante todo el mes y las pocas ventas que realizó fue a través de internet. En total, experimentó un hundimiento inédito del 81,4% en comparación con las ventas de abril de 2019. También se desplomaron las ventas de bienes del hogar, con una caída del 59,1%. Cifras que muestran cómo realmente el consumo de bienes no esenciales se paró en seco como consecuencia de las medidas de confinamiento.

Las grandes cadenas de distribución, esto es, las marcas más populares, consiguieron capear la crisis gracias a sus canales de venta online. Esto permitió rebajar la caída de las ventas al 6,4%. Influye también que en esta categoría se encuentran las grandes cadenas de supermercados, que son las únicas que están rentabilizando la crisis. Por el contrario, los peores registros fueron los de las pequeñas tiendas de barrio, cerradas a cal y canto por la crisis del coronavirus y sin capacidad para desarrollar la venta online. Las pequeñas cadenas sufrieron un hundimiento de las ventas del 51,1% y las tiendas unilocalizadas, del 33,4%. También sufrieron un fuerte desplome las grandes superficies, completamente cerradas durante todo el mes de abril al público y así siguen en mayo. Las ventas en estos negocios se hundieron un 48,6%.

En comparación con el mes de marzo, la caída del consumo en abril fue del 20,4%, cinco puntos peor que en marzo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que las primeras semanas de marzo fueron ordinarias, ya que el estado de alarma se anunció el día 13 del mes. En abril, por el contrario, se produjo confinamiento durante todo el mes y no solo eso, también se produjo el confinamiento más severo con el decreto para el permiso retribuido recuperable, que redujo los niveles de actividad al mínimo imprescindible para mantener el suministro de bienes de primera necesidad.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios