tras 30 horas buscando vías de avance

Naufraga sin acuerdo la 'macrocumbre' de la UE para cerrar presupuestos

Los Veintisiete son incapaces de alcanzar un acuerdo tras una desastrosa organización por parte del presidente del Consejo Europeo

Foto: Cumbre de líderes de la Unión Europea. (Reuters)
Cumbre de líderes de la Unión Europea. (Reuters)

Todo apuntaba en la mala dirección, en la del no acuerdo respecto al futuro Marco Financiero Plurianual (MFP) que correrá del 2021 al 2027. Y la estructuración de la cumbre que hizo Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, terminó de hundirla en la mañana del viernes. Tras muchas horas buscando posibles vías de avance, los líderes han concluido la cumbre sin acuerdo poco después de las siete de la tarde.

Los Veintisiete han sido incapaces de siquiera acercar posiciones tras 30 horas de cumbre que dejan claro que las posiciones entre los distintos Estados miembros son muy grandes, y que ni la Comisión Europa ni el propio Michel han sido capaces de acercar.

El presidente del Consejo Europeo ha usado en la ‘macrocumbre’ las mismas técnicas que le permitieron ser primer ministro de Bélgica, la negociación belga, la basada en el cansancio, en las horas y horas de conversaciones ininterrumpidas hasta que un puñado de partidos políticos que se odian acaben poniéndose de acuerdo. Y esa era la estrategia. Pero no ha funcionado.

De hecho ha tenido el efecto contrario. Michel ha decidido hablar uno con uno con todos los líderes durante la madrugada, en una ronda de bilaterales que ha durado hasta más allá de las seis de la mañana. Un “consultorio” que ha hecho que muchos jefes de Estado y de Gobierno hayan tenido que esperar su turno toda la noche.

“Necesitamos más tiempo”, ha explicado Michel, que ha admitido que no ha sido posible acordar unas cuentas con las que la UE debe afrontar nuevas prioridades sin los entre 60.000 y 75.000 millones de euros que aportaba el Reino Unido. Menos dinero, pero más cosas en las que gastarlo. “El trabajo continúa”, ha explicado Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.

Desde el primer momento la cumbre tenía nubarrones en el horizonte. La propuesta de Michel, que situaba el presupuesto en el 1,074% de la renta nacional brutal (RNB) de los Veintisiete con importantes recortes en Política Agraria Común (PAC) y en la política de Cohesión, del 14% y del 12% respectivamente. Esa cifra les parecía demasiado alta a los ‘frugales’, un grupo conformado por Países Bajos, Austria, Dinamarca y Suecia, que cuentan con el apoyo externo de Alemania, y que apuestan por unas cuentas reducidas del 1% del RNB.

Frente a ellos estaban los ‘Amigos de la Cohesión’, un gran grupo con España, Portugal, Italia, Grecia y los países del este, que defienden el mantenimiento de la cohesión y de un presupuesto grande que permita a la UE afrontar los nuevos retos a los que se enfrenta el club comunitario, y que también rechazan la propuesta de salida de Michel.

Propuesta de la Comisión

El día ha sido un ir y venir de reuniones, contactos bilaterales, encuentros de varios jefes de Estado y de Gobierno. Todo en la búsqueda de una nueva propuesta a partir de la cual comenzar a volver a construir un acuerdo. Han bailado varias cifras. La más sólida ha sido la propuesta que han realizado los técnicos de la Comisión Europea, que dejan las cuentas en el 1,069% del RNB.

Ante la situación de bloqueo, y un endurecimiento de las posiciones de los ‘Amigos de la Cohesión’, el Ejecutivo comunitario ha buscado desatascar la situación con nuevos movimientos. Bruselas ha intentado ganarse apoyos de países como Francia o España moviendo 2.000 millones de euros al Pilar I de la PAC, la de los pagos directos a los agricultores, en la que fuentes diplomáticas españolas han estado insistiendo en los últimos días como un punto clave, y otros 2.400 millones en el Pilar II sobre desarrollo rural.

A media tarde, y por primera vez en 24 horas, el grupo de los países que buscan un presupuesto más grande reaccionaban ante el discurso fijo que habían marcado los países más conservadores. Intentaban darle la vuelta a la situación y por primera vez la cumbre carburaba.

Tras varias horas de reuniones bilaterales, todos los líderes se han vuelto a reunir de forma conjunta para certificar que no era posible avanzar sobre la actual propuesta que había sobre la mesa, por lo que han decidido levantar la cumbre y moverlo todo a una nueva reunión en los próximos días.

“La propuesta para España era decepcionante”, ha asegurado Pedro Sánchez en una rueda de prensa celebrada después de la finalización de la cumbre, explicando que las distintas propuestan han ido menguando cada vez que se han ido actualizando, desde el 1,3% del Parlamento Europeo, al 1,114% de la Comisión en 2018, al 1,074% de Michel.

Sánchez ha lamentado que el debate se haya enfocado como una serie de políticas antiguas, PAC y Cohesión, contrapuestas a las modernas. El presidente del Gobierno ha explicado que, de hecho, se han “estigmatizado” estas dos partidas, cruciales para el Ejecutivo español.

“No ha habido ningún avance”, ha lamentado Sánchez, algo en lo que ha coincidido Angela Merkel, canciller alemana, que ha explicado que las diferencias entre los distintos Estados miembros era demasiado grandes. Ahora la negociación vuelve a un nivel técnico, con las distintas capitales intentando acercar posturas mientras Michel continúa con los contactos y busca una posible fecha para una nueva cumbre europea.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios