GASTOS DE GUARDERÍA

Hacienda formalizó meses después por qué deja a miles de madres sin deducirse 1.000 €

La Dirección General de Tributos emite una respuesta vinculante que justifica la decisión de dar la deducción solo si los niños están en centros con autorización autonómica

Foto: Declaración de la renta. (EFE)
Declaración de la renta. (EFE)

Hacienda ha decidido vincular una deducción creada para facilitar la conciliación entre la vida familiar y laboral a la educación. El incentivo fiscal de 1.000 euros por gastos de guardería se dará únicamente, por ahora, cuando sean centros o escuelas de educación infantil, que necesitan una doble autorización del ayuntamiento y de la comunidad autónoma.

La Agencia Tributaria fue el año pasado más allá de la Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018, los últimos aprobados —presentados por Cristóbal Montoro—, al dejar fuera a las madres con niños en miles de guarderías sin la nueva deducción de estos 1.000 euros. La Dirección General de Tributos (DGT), meses después de esta decisión de Hacienda, ha formalizado por qué lo hace.

Ante la consulta de un centro, la DGT formalizó la postura de la Agencia Tributaria, que impidió a las guarderías que no sean centros educativos, por no tener autorización autonómica, presentar el documento 233, necesario para que a las madres les apareciera la deducción en el borrador. La Ley de Presupuestos hizo mención específica al concepto de guarderías. Sin embargo, según Tributos, la medida está “vinculada al ámbito educativo (primer ciclo de educación infantil)”, por lo que se aplica solo si son “centros de educación infantil, públicos o privados, que desarrollan el referido ciclo, que abarca de los cero a los tres años”.

La respuesta vinculante afirma que en el texto redactado por Hacienda en 2018 se usó el término guarderías, “que es un concepto no definido en la normativa, como sinónimo del anterior (centros de educación infantil), ya que es un término coloquial asociado a dichos centros, dada la no utilización habitual de la denominación legal centro de educación infantil fuera del ámbito estrictamente educativo”.

De esta forma, Tributos interpreta el texto de los Presupuestos. Estos dicen que la deducción de 1.000 euros por gastos de guardería, que supone un incentivo fiscal adicional a la maternidad (en este caso, de 1.200 euros), se concede cuando se soportan “gastos por la custodia del hijo menor de tres años en guarderías o centros educativos autorizados, lo que no solo estimulará la incorporación de la mujer al mercado laboral sino que, al tenerse en cuenta tales gastos, facilitará la conciliación de la vida familiar y laboral y el acceso del hijo menor de tres años al primer ciclo de la educación infantil”, señalan los Presupuestos de 2018.

En otro apartado, el mismo texto alude a “gastos de custodia del hijo menor de tres años en guarderías o centros de educación infantil autorizados”. Hasta cinco veces hace mención la Ley de Presupuestos de 2018 al término guarderías, pese a que, como recuerda Tributos, es un concepto no definido en la normativa. El órgano pone como ejemplos de centros por los que no se tiene deducción a “locales de celebraciones de cumpleaños o fiestas infantiles, ludotecas, locales de mera custodia, campamentos infantiles, etcétera”.

La decisión de Hacienda vincula, por lo tanto, la deducción al ciclo educativo y no solo a la conciliación, ya que miles de guarderías tienen autorización del ayuntamiento (necesaria para operar), pero no de la comunidad autónoma, y sirven para el cuidado de los niños pero sin un plan de estudios homologado.

Reclamaciones

En su momento, todos los centros eran guarderías, pero la Ley Orgánica de Educación de 2006 (la LOE, que sustituyó a la Logse) evitó este término para regular la educación infantil como la primera etapa del sistema educativo. Cualquier centro necesita licencia municipal, que se basa en la salubridad de las instalaciones, pero para ser educativo, necesita además la autonómica, que exige más requisitos.

En los últimos años, por lo tanto, han convivido los centros educativos para menores de tres años —o que tienen niños en estas edades— con centros dedicados al cuidado o custodia de los niños, asemejándose al concepto tradicional de guardería. Hacienda se posicionó en favor de la reivindicación de la Asociación de Centros Autónomos de Enseñanza Privada (Acade), que calcula que hay unos 5.000 centros de educación infantil en España y, al menos, el mismo número de centros sin autorización autonómica, pero sí del ayuntamiento. La Comunidad de Madrid ya aprobó una ayuda de 100 euros mensuales con el cheque-guardería solo para centros con autorización, pero lo distinguió específicamente en la norma.

El 15 de febrero expiró el plazo para que los centros pudieran enviar el documento 233, con el que Hacienda cruzó datos e incluyó la deducción en las madres con sus hijos en los centros de educación infantil, quedándose el resto de guarderías sin la opción. Muchas madres han reclamado a través de rectificaciones a la declaración de la renta 2018.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios