Despega el aprendizaje virtual

Los empleos de 2020: las empresas pagarán 100.000€ al año por estos 'mirlos blancos'

El auge de la inteligencia artificial y la robótica requerirá aprender nuevos conocimientos técnicos, pero al mismo tiempo crecerá la demanda de habilidades humanas difíciles de sustituir

Foto: Una entrevista de trabajo ficticia con un cíborg. (iStock)
Una entrevista de trabajo ficticia con un cíborg. (iStock)

Por mucho que las tecnologías de la información hayan dejado atrás la etiqueta de nuevas, la cuarta revolución industrial sigue avanzando imparable por encima de apocalípticos e integrados. Así lo demuestra el informe sobre las profesiones emergentes que cada año elabora LinkedIn, plataforma especializada en la búsqueda de empleo, que para 2020 prevé un aumento notable en la demanda de profesiones relacionadas con el desarrollo de algoritmos y la automatización de procesos informáticos.

Concretamente, sobresalen las especializaciones en inteligencia artificial, mientras que siguen proliferando los puestos relacionados con el tratamiento de datos y empuja con fuerza la robótica, una industria en auge cuyas inversiones rozaron los 15.000 millones de euros el pasado año. En el lado opuesto se sitúan los desarrolladores de criptomonedas, que ante el pinchazo del bitcoin y otras divisas virtuales han visto menguar su parcela.

"La inteligencia artificial requerirá que toda la fuerza de trabajo aprenda nuevas habilidades, ya sea para mantenerse al día con un puesto existente o para emprender un nuevo rol como resultado de la automatización", explica Guy Berger, economista que dirige el estudio. De ahí que, según sus estimaciones, también esté despegando "el multimillonario campo" del aprendizaje virtual como forma de "captar tanto ventas como talento tecnológico".

Nunca es mal momento para ser ingeniero

Las ingenierías no son profesiones nuevas, pero sí lo son los roles que adoptan desde hace unos años. Tanto es así que más del 50% de la lista se compone de funciones que habitualmente desempeñan ingenieros, estén o no vinculadas directamente con la disciplina que aprendieron en la universidad. Así, por ejemplo, la industria automotriz reclama cada vez más especialistas en robótica, pero también desarrolladores de 'software' y expertos en inteligencia artificial que permitan tomar ventaja en la carrera por el coche autónomo.

Otras de las profesiones que aparecen en el informe son 'product owner' —encargado de garantizar que un equipo aporta valor a la empresa— y responsable de satisfacción del cliente, habilidades que difícilmente pueden automatizarse. Especial mención merece la creciente demanda de especialistas en salud mental, sustentada, por una parte, en las crecientes necesidades de la sociedad; y, por otra, en la progresiva introducción de estos servicios en los sistemas sanitarios públicos y privados.

Usando los datos de sus más de 300 millones de usuarios activos, LinkedIn ha identificado los 15 puestos de trabajo más importantes que han surgido en los últimos cinco años y ha cruzado la información con las habilidades que se asocian a estas profesiones y la información sobre las áreas geográficas donde su desarrollo es mayor. Los datos de los puestos de trabajo y sus salarios corresponden a Estados Unidos, pero son extrapolables en el resto del mundo al ser este el país que lidera las tendencias laborales a nivel global.

15. 'Product owner'

"Si desea trabajar en el desarrollo de productos, pero no es ingeniero, este es su empleo ideal", reza el documento. A grandes rasgos, un 'product owner' se dedica a sacar el máximo rendimiento a los departamentos de una empresa, especialmente en las grandes tecnológicas. "Pueden hacer cualquier cosa, desde estudios de mercado hasta gestionar relaciones con los clientes", por lo que requieren conocimientos de metodologías ágiles y desarrollo de 'software', entre otras materias.

14. Desarrollador JavaScript

Una de las habilidades más cotizadas del mercado es el conocimiento de JavaScript, un lenguaje de programación que permite realizar actividades complejas en una página web. Con un crecimiento del 25% anual, esta profesión rebasa el sector informático y tiene presencia, además, en consultoras financieras, en empresas de 'marketing' y en medios de comunicación digitales.

13. Ingeniero de la nube

La computación en la nube ha cambiado las reglas del juego, al permitir que las empresas puedan generar y ofrecer productos tecnológicos sin necesidad de utilizar sus propios servidores. Tanto es así, que cada vez está más solicitada la capacidad de trabajar con plataformas como Amazon Web Services, Docker Products, Ansible o Jenkins.

12. Director de ingresos (CRO)

La figura del 'Chief Revenue Officer' surge de la necesidad de conjugar las ventas y el 'marketing'; en definitiva, el CRO es el responsable de cualquier actividad que genere ingresos en la empresa, lo cual explica que muchos expertos en algunos de los campos anteriores se hayan tenido que reconvertir. LinkedIn estima un crecimiento anual del 28% para este campo, si bien prevé que se estancará próximamente.

11. Programador 'back end'

Un programador 'back end' es aquel que trabaja la arquitectura interna de una página o aplicación móvil; en otras palabras, quien hace que toda la lógica de una web funcione. Su labor es más reclamada a medida que crece el entorno digital, hasta el punto de que esté previsto un incremento del 30% anual en la demanda de programadores con esta especialidad. Entre las habilidades que las empresas reclaman están Nod.js, JavaScript, Amazon Web Services, Git y Mongo DB.

10. Experto en ciberseguridad

En la misma línea, cada vez son las compañías que invierten en ciberseguridad, habida cuenta de que las guerras del futuro —también las económicas— se librarán en el terreno digital. Para las entidades financieras, bancos e instituciones públicas ya es vital proteger sus datos y los de sus usuarios, necesidad que gradualmente se extiende a otros sectores. De hecho, la demanda de estos puestos ha aumentado un 50%.

9. Técnico de salud mental

La progresiva introducción de la salud mental en los programas sanitarios públicos y privados, unida al tratamiento de las adicciones y la mejora de la atención a las personas con autismo y otros trastornos del comportamiento, han creado las condiciones idóneas para que los expertos en salud mental encuentren empleo. Más allá de los psiquiatras y psicólogos, no se requiere un título específico para tratar de primera mano los problemas de conducta, pues profesionales de muchas ramas pueden acabar ejerciendo como técnicos de salud mental en centros especializados, siempre y cuando adquieran conocimientos sobre análisis conductual aplicado.

8. Ingeniero de datos

Los datos se han convertido en el recurso más valioso de las grandes empresas, que ahora se preguntan qué hacer con ellos. No en vano, la tasa de contratación de ingenieros que sean capaces de organizarlos y utilizarlos para obtener ventajas frente a la competencia ha aumentado casi un 35% desde 2015. A las ya codiciadas habilidades en el manejo de Apache Spark, Hadoop, Python y ETL se suma la demanda de Amazon Web Services.

7. Representante de ventas (SDR)

Es indiscutible que el área de ventas es esencial para el crecimiento de las empresas. En este contexto hay que enmarcar al SDR, acrónimo en inglés de 'Sales Development Representative', que además de ejecutar funciones de comercial, se compromete a maximizar los resultados de la compañía, en estrecha colaboración con el equipo de 'marketing'.

6. Responsable de satisfacción del cliente

Un concepto clave en las estrategias de 'marketing' actuales es la satisfacción del cliente, que determina hasta qué punto los productos ofertados cumplen con las expectativas de los compradores y, por tanto, propicia que el negocio pueda diferenciarse. Concretamente, los responsables de este ámbito que buscan las empresas han de mostrar habilidades 'blandas' y 'duras', considerando la relación con el cliente entre las primeras y las destrezas tecnológicas entre las últimas.

5. Ingeniero de fiabilidad de la página (SRE)

Si la ciberseguridad y la satisfacción del cliente aparecen en la lista, es porque se antoja imprescindible garantizar que las 'apps' y webs que utilizan miles de usuarios funcionen correctamente. "Es muy probable que la demanda de este trabajo continúe aumentando a medida que sigamos utilizando la tecnología en nuestra vida cotidiana", señala el informe, que apunta como destrezas requeridas algunas transferidas de ramas como la ingeniería en la nube o la programación 'full stack'.

4. Desarrollador 'full stack'

Un desarrollador 'full stack' es el todoterreno con el que cualquier empresa sueña. A resumidas cuentas, es un programador con un perfil técnico muy completo, que conoce bien tanto lo referente a 'back end' (las tripas de una págin web) como a 'front end' (la parte que ve el usuario) y demuestra capacidad de manejar servidores, redes, 'data modeling' y API. Desde 2015, el crecimiento de contratación para esta profesión ha sido del 35% y no se espera que el suflé se desinfle a corto plazo.

3. Científico de datos

La ciencia de datos ha encabezado la clasificación de empleos emergentes durante tres años consecutivos. Aunque ha caído hasta la tercera posición, LinkedIn estima que continuará creciendo significativamente en todas las industrias. "Parte de este crecimiento se puede atribuir a la evolución de trabajos previamente existentes como estadísticos o informáticos y al impulso de los datos en la investigación académica".

2. Ingeniero robótico

La era de la robótica ya está aquí. Buen ejemplo de ello reside en la empresa UiPath, una de las más punteras en el desarrollo de plataformas para la automatización de procesos industriales, cuyo valor asciende a más de 6.000 millones de euros. Todo parece indicar que pronto estarán a su nivel muchas otras, de forma que cada vez están más demandados ingenieros robóticos, tanto especializados en 'software' como en 'hardware'.

1. Especialista en inteligencia artificial

El desarrollo de la inteligencia artificial se ha convertido en sinónimo de innovación. Aunque suene lejana, la tecnología capaz de combinar algoritmos para sustituir las capacidades del ser humano es una realidad y tiene múltiples aplicaciones prácticas: desde la detección facial de los móviles, a los todavía primitivos coches autónomos, pasando por el reconocimiento de voz de los asistentes virtuales, las numerosas industrias relacionadas con el 'machine learning' (crear sistemas que puedan aprender por sí mismos) y el 'deep learning' (crear redes neuronales artificiales) crecen a un ritmo anual del 74%.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios