las exportaciones, claves para sobrevivir

Por qué la crisis es inevitable y qué pueden hacer las empresas españolas para esquivarla

La desaceleración mundial parece evidente y las empresas españolas deben prepararse para ello. Esto es lo que pueden hacer para salir airosas del nuevo contexto económico

Foto:

Llevamos varios meses haciéndonos la misma pregunta a un lado y otro del globo terráqueo: ¿nos acercamos a una nueva crisis económica mundial? Los datos apuntan en esa dirección: en el mejor de los casos nos enfrentamos a una grave desaceleración económica que tendrá consecuencias en prácticamente todos los mercados.

Así lo evidencia el Global Economic Prospects, elaborado por la OCDE. Si nos fijamos en los mayores datos de su informe veremos cómo las principales economías mundiales ya están descendiendo su nivel de crecimiento y seguirán haciéndolo durante los próximos años con casi una sola excepción: Latinoamérica.

¿Y qué pasa en España? La tendencia es muy similar. Según las previsiones de la Comisión Europea, el PIB de nuestro país crecerá, pero cada vez menos: en 2019 un 1,9%, en 2020 un 1,5% y en 2021 un 1,4%.

En contraprestación, el crecimiento de la economía mundial será muy inferior. Por ello, los mercados serán más volátiles, los flujos de capital más volubles, las monedas más débiles y los productos básicos más caros. Este contexto hará que las insolvencias empresariales aumenten cerca de un 8%, según datos de Euler Hermes.

Exportación, una vía de escape con riesgos

Con este escenario presente y futuro, ¿hay alguna forma de que las empresas españolas esquiven la recesión? Podría haberla a través de las exportaciones, que compensarían la caída del consumo interior en España y harían que las compañías de nuestro país la soporten ampliando su actividad comercial a otros países.

Los datos demuestran esta vía de escape. Desde 2011, las exportaciones de las empresas españolas no han parado de crecer, desde los 215 millones de euros generados en 2011 hasta los 285 millones de 2018. Entre enero y agosto de este año, de hecho, España ya ha exportado por valor de 192,1 millones, según los datos del ICEX.

De hecho, hay sectores especialmente punteros para las empresas de nuestro país. Es el caso del aceite de oliva, el vino o las aceitunas, que, con sus subidas y bajadas, en general vienen manteniendo un tono ascendente en los últimos años, sobre todo en mercados tan importantes como el de Estados Unidos.

Sin embargo, las exportaciones también tienen sus riesgos, y hay uno especialmente peligroso: los impagos, que en ocasiones pueden provocar en las empresas serios problemas de tesorería que incluso pueden desembocar en un cierre de la compañía. Por tanto, las empresas españolas que se lancen a exportar deberán prever los posibles impagos, actuar ante ellos y salvaguardar sus resultados financieros.

Seguros de crédito ante los impagos

En este escenario, los seguros de crédito se plantean como una opción para las empresas que se lancen a exportar y quieran preservar sus cuentas ante posibles impagos. Es la labor que hace Solunion, una 'joint venture' de seguros de crédito y de caución y servicios de gestión del riesgo comercial participada por Mapfre y Euler Hermes, que ofrece sus soluciones y productos en España y Latinoamérica.

Teniendo en cuenta que la internacionalización a veces complica la gestión de los impagos, la compañía pone al servicio de sus clientes una red internacional de vigilancia de riesgos desde la que analiza la estabilidad financiera de empresas, países y sectores de actividad. Es decir, el servicio va más allá de la cobertura, ya que también sirve como guía a la empresa para conocer dónde y con quién debería operar para hacerlo con mayor seguridad.

Esta gestión del riesgo comercial no solo es importante en las empresas exportadoras, sino que aquellos negocios que se ciñen al ámbito local también deberán vigilar sus riesgos de cerca. Empresas con un buen historial de pagos podrían verse afectadas por ese aumento de las insolvencias y poner en aprietos a sus proveedores.

Si la gestión del riesgo no ha sido suficiente y finalmente se produce el impago, Solunion lo cubre mediante sus servicios de recobro o indemnización. La compañía cuenta con más de 6.000 clientes en España y Latinoamérica y se apoya en una base de datos con información de más de 40 millones de empresas. Una red de cerca de 1.500 analistas ubicados en todo el mundo se encarga de mantenerla actualizada y la compañía cuenta con capacidad de recobro en más de 130 países.

Economía