LA AIREF PIDE ANALIZAR LAS POLÍTICAS PÚBLICAS

Tres gráficos evidencian que España debe mejorar en la lucha contra la desigualdad

La AIReF evalúa cómo las políticas públicas consiguen una redistribución menor que en otros países como Holanda o Alemania. Duplicará la cifra de dinero público analizado

Foto: José Luis Escrivà. (Efe)
José Luis Escrivà. (Efe)

España tiene margen para mejorar la evaluación, eficacia y eficiencia de sus políticas públicas. Demasiado, como ha evidenciado este viernes la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF). El gasto público del Estado español es inferior al de otros países, pero la clave está en la calidad de este desembolso, según el ‘sheriff fiscal’.

“Uno de los países que peor redistribuye es Italia y tiene 10 puntos más de gasto que la media. Lo fundamental no está en el nivel de gasto, aunque tiene influencia, la clave está en la calidad”, insistió este viernes José Luis Escrivà, presidente de la AIReF, en su participación en el curso de finanzas sostenibles en Santander organizado por la APIE y la Universidad Menéndez Pelayo, en colaboración con BBVA.

Para la AIReF, las finanzas sostenibles deben contemplar tres ámbitos: medio ambiente, impacto social y gobernanza. El primer ámbito hace referencia a la lucha contra el cambio climático y contra el deterioro medioambiental; el segundo, en el que ha puesto el foco, en la inclusión o redistribución de la renta; y el tercero muestra la correlación entre el crecimiento sostenible y la calidad de las instituciones.

Escrivà ha apoyado su argumentación con tres gráficos que demuestran que España debe reevaluar sus políticas de lucha contra la desigualdad, porque son insuficientes y no funcionan adecuadamente. “Es importante incluir la dimensión de desigualdad en los análisis”, asegura el antiguo economista jefe de BBVA. “Se debe evaluar el diseño de políticas para corregir la desigualdad sin generar desincentivos (‘spending reviews’), algo que no se ha hecho de forma sistemática y sobre lo que hay margen”, insiste, al tiempo que recuerda que el año pasado la AIReF analizó incentivos o gasto público por valor de más de 30.000 millones y en 2019 duplicará la cifra.

Entre los tres gráficos mencionados, el primero es la curva de Kuznets, que relaciona el índice de Gini (concentración de la renta, cuanto más bajo, más distribución) con la renta per cápita. “Vemos que España es uno de los países con más desigualdad. Nos estamos alejando del patrón normal de esta relación en otros países, con aumento de la desigualdad a la vez que crece la renta per cápita”, arguye.

Curva de Kuznets. Fuente: AIReF
Curva de Kuznets. Fuente: AIReF

El segundo tiene dos partes, y sirve para comparar la influencia de las políticas públicas en la redistribución de la renta. La vía para conseguirlo es calcular un índice de Gini sin políticas públicas y enfrentarlo al existente. España parte de una posición similar a Holanda y Alemania, dos ejemplos a seguir a juicio de Escrivá, y se queda lejos al incorporar la intervención pública. Es decir, el impacto del Estado español es menos redistributivo.

Índice de Gini sin intervención pública. Fuente: AIReF
Índice de Gini sin intervención pública. Fuente: AIReF
Índice de Gini tras intervención pública. Fuente: AIReF
Índice de Gini tras intervención pública. Fuente: AIReF

El tercer gráfico es un mapa que incluye movilidad social y desigualdad con cuatro cuadrantes. Se conoce como la curva del Gran Gatsby, y en este caso “hay una relación directa entre falta de movilidad social e igualdad por Gini, y estamos en el cuadrante malo”, junto a países como Argentina, Estados Unidos o Italia.

Mapa de desigualdad y movilidad social. Fuente: AIReF
Mapa de desigualdad y movilidad social. Fuente: AIReF

La AIReF cree que hay que poner el foco en el análisis de estas políticas, como recuerda que hace Holanda desde 1954 a través del organismo CPB. Por ahora, pone ejemplos como que las becas, un gasto público enfocado a la igualdad de las oportunidades, es menos eficiente por los plazos: los jóvenes que se plantean ir a la Universidad deben matricularse antes de saber si tendrán ayuda, ya que se pide en septiembre, se recibe la aprobación en diciembre y llega el dinero al final del curso.

“Es un ejemplo de una política que sin gran coste podría mejorar su objetivo redistributivo. Cuando hemos preguntado a los gestores, nos hacen pensar en la falta de reflexión sobre el objetivo de la beca y la inercia de la administración. Su respuesta es que no recuiben los datos de Hacienda hasta el mes de octubre. Entonces, como hacen en otros países, ¿por qué no coge el dato de renta del año anterior?”, resume el presidente de la AIReF.

Para Escrivà, el análisis del impacto del desempeño público no tiene una cuestión idológica, “es ir institución por institución, requiere una sistemática muy grande”. “Cuando se comparan países con mejor desempeño económico en una definición amplia de bienestar más allá de la renta per cápita, lo que emerge es la calidad del marco institucional como elemento decisivo”, añade.

Por otro lado, en cuestión medioambiental, Escrivá explica que la evidencia aún no permite ver con claridad si hay un ‘trade off’ entre emisiones de carbono y crecimiento. La recaudación a través de impuestos verdes alcanza el 1,83% del PIB en España, según cálculos de la AIReF, menos que hace dos décadas y lejos del 2,4% de media en Europa, con lo que las administraciones públicas tienen margen por esta vía. Así, hay camino por recorrer en cuanto a la intervención pública, ya que “las distintas redefiniciones de la inversión sostenible desde las corporaciones locales, en vez de focalizar a ámbito medioambiental, se ha ido ampliando a otros ámbitos, con lo que en vez de focalizarse en medio ambiente que es donde están los grandes retos y objetivos de 2030, vamos en dirección contraria. Es un ejemplo de falta de coordinación general en los distintos ámbitos”, sentencia.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios