no se conocen los motivos de la suspensión

Burgos pierde 90 millones y 250 empleos rurales por el no del Gobierno al petróleo

El Ministerio para la Transición Ecológica cancela el concurso público para el yacimiento petrolífero de Ayoluengo, dejando una empresa y a toda una comarca en la estacada

Foto: Vista de Sargentes de la Lora desde el yacimiento de Ayoluengo. (D. B.)
Vista de Sargentes de la Lora desde el yacimiento de Ayoluengo. (D. B.)

En Sargentes de la Lora, Burgos, el viento sopla más gélido de lo habitual por estas fechas. El lugar es un auténtico funeral. Resoplidos, quejas de "no lo entendemos", la sensación de que ahora sí va de verdad y el pueblo, quizá la comarca entera, morirá en unos pocos años. A la tristeza se suman la rabia y la impotencia de saber que el pueblo muere a pesar de que hay una empresa que quiere invertir 90 millones en él y generar 50 empleos directos y otros 250 indirectos para los próximos 20 años. Unas cifras que en un lugar recóndito como este, donde la industria principal es el cultivo de patatas y la población se cuenta por puñados, es un absoluto milagro. Pero el Gobierno ha dicho no a esa empresa, es decir, ha dicho no a que el único yacimiento petrolífero en suelo español siga funcionando.

"No conocemos los motivos. Solo sabemos que el ministerio nos pide por carta desmantelar toda la instalación", explica Celia Díaz, portavoz y abogada de Compañía Petrolífera de Sedano (CPS), filial de la británica Columbus ERP, titular de la concesión del yacimiento situado en la pedanía de Ayoluengo de la Lora. Este lugar, conocido en tiempos de la dictadura como el 'Oklahoma español' por la esperanza (luego truncada) de que su suelo albergara grandes bolsas de petróleo, era junto a la plataforma marina de Tarragona el único pozo petrolero en activo de España. Inaugurado en 1964, actualmente llevaba dos años sin actividad a la espera de que el Gobierno licitara un nuevo concurso público cumplidos ya 50 años y una prórroga desde su apertura.

El yacimiento de Ayoluengo, en sus años de esplendor durante la dictadura.
El yacimiento de Ayoluengo, en sus años de esplendor durante la dictadura.

"Estábamos esperando la convocatoria del concurso, al cual íbamos a presentarnos con nuestro proyecto. Calculamos que el yacimiento tiene 20 años más de vida útil, con una reserva de 104 millones de barriles, de los cuales solo se ha extraído un 15%. Ya hemos dicho más de una vez que vamos a usar técnicas convencionales, nada de 'fracking', y que íbamos a acometer todas las obras necesarias para cumplir con la legalidad medioambiental y renovar toda la instalación, ya muy obsoleta. En 10 años de gestión no hemos tenido ni un problema, por eso nos sorprende y decepciona que nos obliguen a desmantelar el yacimiento", prosigue.

El único bar del pueblo ya anunció que cerraría si el Gobierno clausuraba el campo de Ayoluengo

En Sargentes de la Lora viven unas 30 personas y solo queda un bar abierto, El Oro Negro, que ya anunció meses atrás que cerraría sus puertas si clausuraban el campo petrolífero. Es decir, Sargentes se queda definitivamente sin un solo negocio. Solo quedarán unas pocas casas abiertas y el Museo del Petróleo, que ya no podrá atraer a visitantes con el gancho de ver en directo un yacimiento de petróleo funcionando, con sus caballitos subiendo y bajando, hasta 50 de ellos repartidos por uno de los páramos más fríos de la Península.

Juanjo Pérez, director del museo, lo tiene claro: "Sin yacimiento, el museo pierde parte de su sentido. En 2017 tuvimos 4.000 visitantes y este año estábamos a punto de superarlo. Teníamos un plan para traer colegios de la zona para que aprendieran sobre el petróleo y sobre la historia de la zona, que vivió episodios importantes en la historia reciente de España como la Guerra Civil. Ahora no sabemos si a las escuelas les resultará interesante visitar un museo del petróleo donde ya no hay petróleo".

Uno de los 50 balancines del campo de Ayoluengo. (D. B.)
Uno de los 50 balancines del campo de Ayoluengo. (D. B.)

El yacimiento de Ayoluengo llevaba más de una década funcionando bajo mínimos, después del empujón inicial de los años sesenta y setenta, cuando se llegaron a sacar 5.000 barriles diarios, y el choque de realidad a partir de los años ochenta. Varias empresas, entre ellas Repsol y Cepsa, han gestionado los pozos sin demasiado énfasis. CPS ha estado 10 años manteniendo la instalación sin grandes inversiones, con una media de 115 barriles diarios, a la espera de que llegara el concurso público. El petróleo de Ayoluengo, además, es de muy baja calidad, y estaba siendo enviado en exclusiva a la fábrica de vidrios Vicasa, que lo empleaba como combustible para quemar. No obstante, los trabajadores aseguran que el petróleo no es malo sino "muy denso", y que con las nuevas tecnologías "tiene un gran potencial de producción".

El yacimiento ha estado muchos años funcionando a un nivel muy bajo, con 115 barriles diarios en la última década

A pesar de que Ayoluengo no es Arabia Saudí, el director del museo expresa el sentir general: "Esto es una sentencia de muerte para Sargentes. La única industria era el petróleo, no tenemos nada más. Habrá que reinventarse, pero será complicado". El alcalde de Sargentes de la Lora, Carlos Gallo, es algo más cauto, si bien no ha superado el mazazo. "Es un golpe muy duro. Llevábamos dos años esperando a que el Estado sacara el concurso que permitiera al campo volver a operar y generar economía en el municipio. Incluso nos dijeron fuentes de dentro que el borrador del concurso iba a quedar listo a mediados de julio, y ahora de repente, no sé por qué, deciden pararlo. Vamos a presentar mociones al Congreso y al Senado para saber qué pasa. Este yacimiento no hacía daño a nadie, en un municipio como el nuestro 20 empleos son muchísimos, hasta teníamos el apoyo de la Junta de Castilla y León".

Interior del bar El Oro Negro en Sargentes de la Lora. (D. B.)
Interior del bar El Oro Negro en Sargentes de la Lora. (D. B.)

El Ministerio para la Transición Ecológica no ha indicado a CPS los motivos del cierre del campo, si bien confirmó meses atrás a este diario su preocupación por el impacto medioambiental en la zona. Excusó su demora en lanzar el concurso público por "los estrictos requisitos de evaluación ambiental" y destacó que su prioridad es "garantizar la seguridad de las personas y del medioambiente".

"Solo podemos intuir que la decisión del ministerio se basa en motivos políticos y no técnicos", apunta la portavoz de CPS. "Sabemos que la explotación de hidrocarburos genera mucho rechazo social, pero jamás hemos tenido un problema. Al contrario, nuestras máquinas retiraban la nieve de la carretera que da acceso a Sargentes, generábamos empleo en una zona muy despoblada donde solo se vive de la agricultura y de las ayudas contra la desforestación. Teníamos el apoyo de todos los ayuntamientos de la zona, que sabían lo que este proyecto suponía para su futuro. Es una lástima por ellos y una noticia que nos sienta muy mal a nosotros, porque hemos estado dos años manteniendo un campo que no nos corresponde. Se han generado unos gastos y unos perjuicios y vamos a valorar si reclamamos a la Administración", prosigue.

Extrabajadores de CPS obligados a buscar un nuevo trabajo. (D. B.)
Extrabajadores de CPS obligados a buscar un nuevo trabajo. (D. B.)

El ayuntamiento, a su vez, pierde un 2% de los ingresos de CPS, en base a la nueva ley europea de hidrocarburos. Un 1% de pago al municipio y otro 1% por ser titular del terreno de la explotación. El alcalde se hace cruces: "Ahora que por fin la normativa europea nos permitía recuperar algo del dinero que generan estos campos y que íbamos a ver un poco de liquidez tras 50 años de explotación, viene el Gobierno y nos lo quita. Con solo sacar 200 barriles a razón de 10.000 euros diarios, eso nos vendría muy bien al presupuesto. Hemos tenido aquí empresas americanas que venían, cogían la subvención y se iban. Estos, en cambio, tenían un proyecto a largo plazo. Espero que al menos el ministerio nos explique un día las razones".

Los 14 empleados de CPS que llevaban dos años en paro esperando la resolución del concurso ven a su vez cómo el futuro se ennegrece. Casi todos tienen entre 50 y 60 años y saben que sin yacimiento ninguna empresa les va a contratar hasta el día de la jubilación, primero por su edad y luego porque en La Lora apenas hay industria. “Es una tomadura de pelo, aún lo estoy digiriendo", suspira Julián Nuñez, representante sindical de los trabajadores. Y acusa: "A estos [por el PSOE] ya les sobra la O de obrero. No han preguntado a nadie si el yacimiento era viable. Es una decisión política para contentar a la gente y decir que España se opone al petróleo, pero se están equivocando de plano. Están condenando a una comarca a la muerte".

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios