LA LEY OBLIGA A convocar UN NUEVO CONCURSO

El 'Kuwait español' se muere: abandono en el yacimiento que nos iba a hacer ricos

El campo petrolífero de Ayoluengo, al norte de Burgos, prometía ser El Dorado español en los años 60. Su suspensión, decretada hace un año, aboca a sus pueblos a la desaparición

Foto: Extrabajadores del yacimiento de Ayoluengo frente a un balancín. (David Brunat)
Extrabajadores del yacimiento de Ayoluengo frente a un balancín. (David Brunat)

En 1970 había cinco bares abiertos en Sargentes de la Lora. Eran los años felices, los de la ilusión por que este recóndito paraje entre Burgos y Cantabria se convirtiera en el Kuwait español. Grandes bolsas de gas y petróleo esperaban en el subsuelo a ser ordeñadas. Íbamos a ser ricos. "¡Oro negro!", "el Oklahoma español", exclamaron las portadas de periódico con grandes letras y fotografías de paisanos sonrientes junto a las torres petroleras en junio de 1964, fecha en la que comenzaron las extracciones. Hasta 1.500 personas llegaron a vivir en este páramo durante casi una década en busca de El Dorado.

54 años y cientos de ilusiones rotas después, los pozos agonizan sobre las lomas de Sargentes y sus cinco aldeas, inmóviles y oxidados. Había petróleo, sí, pero por desgracia esto no era el golfo Pérsico. Hoy quedan 30 personas, un bar y ninguna ilusión. La sensación de que el pueblo se aboca a su desaparición vicia el ambiente. Hace un año que el campo está cerrado por orden ministerial y el alcalde y los vecinos dicen que no aguantarán otro año más así. El yacimiento era el último pilar económico para las gentes de este municipio. Sin embargo, la ley obliga a convocar un nuevo concurso público transcurridos ya 50 años del primero (1967) y el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital no se decide a licitarlo.

Portadas del año 1964 celebrando el gran hallazgo.
Portadas del año 1964 celebrando el gran hallazgo.

Los periódicos albergaban grandes esperanzas en el yacimiento de La Lora.
Los periódicos albergaban grandes esperanzas en el yacimiento de La Lora.

Esta aparente inacción tiene a 14 trabajadores especializados, un ayuntamiento y una empresa con ganas de invertir 90 millones en vilo. Los primeros están en el paro desde el 29 de marzo, cuando la empresa que explotaba el campo, Compañía Petrolífera de Sedano (CPS), filial de la británica Columbus ERP, rescindió sus contratos tras un año de ERE en el que esperó en vano alguna novedad sobre el concurso. Casi todos los empleados tienen entre 50 y 60 años y han estado en los pozos media vida. Dicen que es "casi imposible" que ninguna empresa les vaya a contratar ahora y no saben cómo van a ingeniárselas para llegar a la jubilación. Con regresar a los pozos de petróleo, visto el panorama, ya ni cuentan.

El yacimiento de Ayoluengo se ubica en las lomas de Sargentes de la Lora. (D.B.)
El yacimiento de Ayoluengo se ubica en las lomas de Sargentes de la Lora. (D.B.)

"Esto no es Arabia Saudí, pero sabemos que hay reservas importantes ahí debajo. En 2010 se habló de 117 millones de barriles. Hay empresas que quieren invertir y que hoy son la única esperanza de futuro para una región muy castigada por la despoblación. El ministerio nos dice que esta es una industria única en España y necesitan actualizar la legislación, pero ha pasado un año y seguimos igual. Para el país no somos nada, solo un 0,01% del consumo total, pero para nosotros este campo es toda nuestra economía", se queja Carlos Gallo, alcalde de Sargentes de la Lora.

Para el país solo somos el 0,01% del total, pero para nosotros este campo es toda nuestra economía

El Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital descarta que quiera dejar morir Ayoluengo, la aldea que da nombre al campo. Argumenta que el sector de los hidrocarburos en nuestro país es muy excepcional y por eso "es necesario seguir todos los pasos que establece la normativa". También esgrime "los estrictos requisitos de evaluación ambiental" como principal motivo para esta demora y destaca que su prioridad es "garantizar la seguridad de las personas y del medioambiente" para no dejar cabos sueltos en la que será la primera convocatoria de concurso para explotar gas y petróleo en España desde la publicación de la Ley 34/1998 del sector. Junto al campo de Burgos, la plataforma marina de Tarragona completa el escueto listado de explotaciones petrolíferas en territorio español.

Altos cargos del franquismo frecuentaron La Lora cuando se la conocía como el 'Texas español'.
Altos cargos del franquismo frecuentaron La Lora cuando se la conocía como el 'Texas español'.

Los balancines lucen hoy como vestigios de una ilusión de riqueza que nunca llegó. (D.B.)
Los balancines lucen hoy como vestigios de una ilusión de riqueza que nunca llegó. (D.B.)

Además de CPS, habría una segunda multinacional petrolera interesada en explotar el yacimiento para los próximos 30 años. Celia Díaz, portavoz y abogada de CPS, confirma que su empresa se ha limitado a explotar el campo con la actual maquinaria obsoleta a sabiendas de que estaba obligada a someterse a un nuevo concurso en 2017 en el que podría perder la licencia. "Pero con una concesión renovada a 30 años, nuestra intención es modernizar las instalaciones y ampliar los puestos de trabajo, que pasarían a ser 50 empleos directos y unos 350 indirectos", adelanta. Serían 90 millones de euros que caerían como maná en una región al borde de la despoblación. No ha trascendido el nombre ni el proyecto de la segunda empresa interesada.

Fachada del bar Gasolinera, antiguo 'Oro Negro', único comercio abierto en Sargentes. (D.B.)
Fachada del bar Gasolinera, antiguo 'Oro Negro', único comercio abierto en Sargentes. (D.B.)
Mariví Gallo junto a tres clientes del bar, que podría cerrar este verano. (D.B.)
Mariví Gallo junto a tres clientes del bar, que podría cerrar este verano. (D.B.)

Mariví Gallo, propietaria del bar Oro Negro, advierte de que ella no piensa esperar a que alguien reabra el campo y vuelvan los trabajadores a tomar cafés y platos combinados en la barra de su local. "He pasado todo el inverno aquí sola, sin gente. Estos meses me han minado mucho la moral y encima pierdo dinero cada día que tengo abierto. No creo que aguante hasta el verano", suspira. Del otro lado de la ventana, la estación de servicio luce como un decadente vestigio del pasado, cuando decenas de camiones repostaban en sus surtidores dando vida al pueblo y al bar. Si Mariví echa el cerrojo, Sargentes y sus cinco aldeas se quedarán definitivamente sin un solo comercio abierto. Únicamente el Museo del Petróleo, financiado por el ayuntamiento y con la ayuda de Repsol, quedará como testigo de que en este rincón helado de Burgos un día hubo vida.

La estación de servicio fue un enclave social importante en los años 70 y 80. (D.B.)
La estación de servicio fue un enclave social importante en los años 70 y 80. (D.B.)


Un yacimiento desconocido

Poca gente sabe que España tiene un campo petrolero en tierra firme porque Ayoluengo apenas ha hecho ruido en este medio siglo. Ni siquiera muchos turistas de la región son conscientes, cuando acuden a estos parajes a pasear y visitar los dólmenes, que hay 50 'caballitos' de extracción aguijoneando el terreno, aunque solo funcionan once. Solo los más viejos del lugar recuerdan los años en que la prensa destacaba la "gran sensación" que el yacimiento había provocado en todo el país, o las frecuentes visitas de ingenieros y altos cargos de la dictadura a su recién descubierta gallina de los huevos de oro. Incluso el rey Juan Carlos I y doña Sofía, en sus años como príncipes de Asturias, visitaron los pozos, que producían entonces 5.000 barriles diarios.

Petróleo saliendo a borbotones de un pozo en los años 60.
Petróleo saliendo a borbotones de un pozo en los años 60.

Cuando a mediados de los años 70 los políticos locales fueron avisando a los vecinos y trabajadores de que Ayoluengo no iba a dar las alegrías esperadas, el campo entró en una especie de rutina de baja intensidad. Siguió funcionando hasta enero de 2017, pero siempre en cantidades testimoniales y con hidrocarburos de baja calidad. Apenas unas docenas de barriles salían del subsuelo en los últimos meses, con una media de 115 barriles en los once años en que CPS explotó el terreno. Todos eran enviados en exclusiva a la fábrica de vidrios Vicasa, que lo empleaba como combustible para quemar.

En los años dorados llegó a haber cinco bares junto al yacimiento.
En los años dorados llegó a haber cinco bares junto al yacimiento.

Juan Carlos I y doña Sofía visitaron Ayoluengo cuando eran príncipes de Asturias.
Juan Carlos I y doña Sofía visitaron Ayoluengo cuando eran príncipes de Asturias.

"Es un petróleo muy denso que necesita de nuevas tecnologías para poder ser aprovechado. Hay pozos que se sellaron hace muchos años con un gran potencial de producción", indica Julián Núñez, representante de la plantilla. En Ayoluengo, los operarios han trabajado por generaciones. Cuando una se jubilaba, entraba la siguiente. "Es un trabajo muy especializado y con mucho riesgo, ya que se trabaja con gas y petróleo, que son muy inflamables. Hay que aprender a 'matar' un pozo para arreglarlo, a enganchar las mangueras de extracción, no es un trabajo convencional. Y al haber tan poco empleo en la zona, cuando alguien entraba en los campos solía quedarse hasta la jubilación", explica.

Tres sociedades han explotado el yacimiento de La Lora en estos 54 años. Primero llegaron 'los americanos', como los recuerdan en el pueblo

Tres sociedades han explotado el yacimiento de La Lora en estos 54 años. Primero llegaron 'los americanos', como los recuerdan en el pueblo. Ellos hicieron los primeros sondeos y señalaron estas gélidas lomas como el lugar soñado, con millones de toneladas de crudo de excelente calidad. Fue Chevron en alianza con Campsa. En los 80 fue el turno de Repsol, que se hizo con el 50% de la explotación ya con las expectativas desinfladas. Finalmente, en 2006 llegó el turno de la británica Leni Gas & Oil (actual Columbus ERP). Esta empresa planteó en 2015 una reconversión total del campo para extraer 1.500 barriles diarios, diez veces la media de la última década. Para ello solicitó al ministerio de Energía una prórroga de la concesión por diez años, pero este la denegó porque la ley obligaba a un nuevo concurso. Desde entonces, Ayoluengo ha permanecido bajo mínimos hasta alcanzar el paro actual.

Exoperarios de Ayoluengo miran con nostalgia las instalaciones cerradas. (D.B.)
Exoperarios de Ayoluengo miran con nostalgia las instalaciones cerradas. (D.B.)

Una decena de 'caballitos' almacenados tras las vallas de la instalación. (D.B.)
Una decena de 'caballitos' almacenados tras las vallas de la instalación. (D.B.)

"Aunque la producción de Ayoluengo era testimonial, hasta el momento del cese de su actividad constituía el único campo productor de hidrocarburos líquidos en España. Se estima que el yacimiento tiene cierto potencial", reconoce el ministerio, que además subraya su "relevancia económica para la zona". No obstante, tanto el ayuntamiento como CPS critican la lentitud administrativa, tanto en esta como en otras iniciativas en el sector de hidrocarburos. "Es algo generalizado que en España hay muchas trabas para invertir. Eso ha provocado que empresas que han venido con proyectos importantes de gas y petróleo se hayan tenido que ir a otros países por la lentitud de la administración. No puede llevar siete años cumplimentar todos los trámites", lamenta Díaz.

Los pozos llevan un año sin actividad a la espera de la nueva concesión. (D.B.)
Los pozos llevan un año sin actividad a la espera de la nueva concesión. (D.B.)

Los rostros felices, las cervezas y cigarros en el chiringuito del campo, las visitas de políticos importantes, todo eso nunca volverá. Pero en Sargentes de la Lora se conforman con algo tan simple como no desaparecer. El cálculo más optimista son dos años hasta que los caballitos vuelvan a bombear e insuflar algunas décadas más de vida a La Lora. "Ojalá sean dos años, pero me temo que pasarán muchos más entre que se resuelve el concurso y se aprueba el informe de impacto medioambiental de la empresa ganadora. En 2010 se hizo un estudio que resultó favorable, si tienen que volver a hacer otro lo vamos a pasar muy mal", especula el alcalde.

Si una sola cosa parece clara es que España no será pasto del 'fracking', la polémica técnica extractiva que ha puesto en pie de guerra a grupos ecologistas en todo el mundo. El ministerio es claro: "Este yacimiento se viene explotando desde los años 60 mediante técnicas convencionales, por lo que no parece que la aplicación del 'fracking' sea una cuestión que vaya a plantearse". CPS tampoco alberga dudas: "Nuestro proyecto para los próximos 30 años se basa en técnicas convencionales, no contemplamos el 'fracking' en nuestros planes para Ayoluengo".

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios