EL AMPLIO CONSENSO DA VALOR AL DOCUMENTO

Los 'sabios de Nadal' avisan: cerrar ya las nucleares encarece la luz y sube emisiones

El informe sobre la transición energética encargado por Energía supone una enmienda a la totalidad de la fiscalidad del sector. Avisa que la generación atómica sería sustituida por gas

Foto: El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal. (EFE)
El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal. (EFE)

Todos los lunes por la tarde desde septiembre un grupo de hombres sabios se reúne en el Ministerio de Energía. El Gobierno solo les ponía un botellín de agua para que elaboraran el informe que sirva de base para la Ley de Cambio Climático y Transición Energética. Pese a la falta de medios, el documento está terminado con un amplio consenso que le da valor, porque entre los presentes hay miembros desde las eléctricas a Podemos. El texto, según fuentes próximas al grupo, supone una enmienda a la totalidad de la política fiscal del sector, en especial la reforma del Gobierno de Rajoy. Y en sus escenarios plantea qué ocurre si se cierran ya las nucleares, como están pidiendo las eléctricas: que subiría el precio de la luz y las emisiones porque serían sustituidas por centrales de gas. Aunque no es una parte sustancial del documento, supone un respaldo para el ministro, Álvaro Nadal, y su empeño por mantenerlas abiertas.

El grupo de expertos ha estado coordinado por Jorge Sanz, ex alto cargo de Industria y actualmente en la consultora Nera. También forman parte de él Ignacio Grangel (OMIE), Miguel Duvisón (REE), Javier Arana (ex director general de Energía Nuclear), Diego Rodríguez (propuesto por el PP), Luis Atienza (por el PSOE), Pedro Linares (Cs), Cristóbal Gallego (Podemos) y otros seis a propuesta de otros partidos y de UGT, Comisiones y CEOE.


"Ha habido debates muy interesantes y de nivel. No era un grupo sectario", cuentan. El empeño del equipo ha sido alcanzar el máximo consenso posible. No se trata ya tanto de ver cuánto costaría hacer el sistema renovable sino cómo hacerlo, al asumir que la fotovoltaica y la eólica son ya competitivas con las energías tradicionales (la prueba es que las eléctricas ya empiezan a planear grandes plantas fotovoltaicas en suelo sin prima). La clave es cómo hacer esa transición de forma ordenada, que el sistema lo aguante: con qué ritmos, en qué orden, cómo minimizar los vertidos de energía renovables, qué hacer en un pico de demanda por la noche sin viento...

El informe está ya listo, cumpliendo el calendario previsto. Listo para entregárselo a Nadal. El acuerdo ha sido amplio en la mayoría de los puntos. "Que haya acuerdo lo va a hacer más relevante de lo que mucha gente esperaba", aventura una fuente del sector. Al llegar el PSOE al Gobierno, encargó al profesor Ignacio Pérez Arriaga un 'Libro blanco de la electricidad' que nada más ser entregado pasó a acumular polvo en un cajón. Nadal tampoco ha esperado a tener el informe para acometer cambios legislativos de importancia.

Va a gustar más al Ministerio de Medio Ambiente que al de Energía, y no digamos al de Hacienda

El informe plantea una reforma radical de la fiscalidad energética. Actualmente, y especialmente desde la reforma de 2012, los impuestos a la electricidad están pensados para acabar con el déficit de tarifa. De ninguna manera incentivan el uso de energía limpia. Lo mismo ocurre con los carburantes y el impuesto de matriculación de vehículos, el único vinculado a las emisiones, que quedó desfasado hace mucho por la mejora tecnológica, de forma que hay coches contaminantes que ya están exentos. Va a gustar más al Ministerio de Medio Ambiente que al de Energía, y no digamos al de Hacienda, pronostica una fuente del sector.

Lo que sí puede gustar a Energía es el escenario sobre qué pasa si se cierran las nucleares conforme vayan cumpliendo 40 años, lo que plantean las eléctricas y algo que sucederá en la próxima década. La conclusión de los sabios es que esa potencia sería sustituida por el uso de gas en ciclos combinados, un combustible fósil que emite más que la nuclear. Su conclusión es que antes de 2030 seguirá haciendo falta potencia térmica de base y que en una década no estarán desarrollados las baterías ni el vehículo eléctrico en masa como para que modulen la energía renovable a la escala necesaria.

Además del aumento de las emisiones, los sabios entran en el agujero que tiene la empresa pública Enresa para desmantelar las nucleares. Antes de empezar, el sistema creado en los ochenta para que el cierre nuclear no costase dinero al contribuyente ya hace agua y necesita 3.000 millones. Nadal ha planteado que sean las eléctricas quienes paguen este desmantelamiento para que el coste no caiga sobre el contribuyente (con la ley actual, lo tiene que pagar Enresa). Prolongar la vida nuclear una década permitiría paliar ese agujero, ya que las eléctricas pagan unos 300 millones al año en el impuesto especial de las nucleares para pagar su cierre. Eso no significa que no se puedan cerrar nucleares, sino que tiene un coste y es una decisión política, advierten fuentes del sector.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios