Rebaja su previsión en tres decimas

BBVA minimiza el impacto de Cataluña: España crecerá un 2,5% en 2018

La entidad destaca que los datos adelantados del tercer trimestre indican una cierta aceleración de la actividad en la recta final del año. En el peor de los escenarios, Cataluña restaría 1,1 puntos al PIB

Foto: El equipo responsable de BBVA Research
El equipo responsable de BBVA Research

España vive un mometo de vorágine en cuanto a las estimaciones económicas del impacto de la crisis política y social que vive Cataluña. Los economistas se enfrentan a una gran dificultad para anticipar cuál será el coste del desafío secesionista ya que se trata de un escenario nunca antes visto y, por tanto, no existe una comparación posible. BBVA Research ha publicado su informe 'Situación España' correspondiente al cuarto trimestre del año. Ahí ha revisado su estimación de crecimiento para España y, lejos de las señales alarmistas que han lanzado otros analistas, considera que el impacto de la situación en Cataluña será limitado y permitirá a España crecer un 2,5% en 2018.

Esta nueva previsión es tres décimas más baja que la que manejaba la entidad hace tres meses, pero se mantiene por encima de las últimas estimacione publicadas en las últimas semanas. La entidad reconoce que el "rango de impacto es muy amplio", explica Rafael Doménech, jefe de Economías Desarrolladas de BBVA Research. Así, el impacto sobre el PIB va de 0,2 puntos porcentuales en el mejor de los casos, a 1,1 puntos en el peor de los casos. "Va a depender de tres factores: la intensidad, la duración y el contagio al resto de España", explica Doménech. El escenario que maneja el equipo de BBVA Research es el más optimista y cree que el coste del desafío catalán será de entre 0,1 puntos porcentuales a 0,5 puntos. "Tenemos información para anticipar que el efecto estará en el rango bajo, porque los impactos están siendo más moderados", señala Doménech.

La entidad reconoce que el coste de la crisis de Cataluña podría estar próxima a los 12.000 millones de euros (1,1 puntos del PIB) en el caso de que la situación en Cataluña se deteriore rápidamente, pero descarta que vaya a ser el escenario más probable. Además, España cuenta con una inercia económica muy fuerte que seguirá tirando de la actividad durante el próximo ejercicio. De hecho, los analistas de la entidad perciben una cierta aceleración de la economía en el mes de octubre, por lo que consideran que el PIB podría crecer un 0,9% en el último trimestre del año, una décima más que en el tercero, y que en tasa interanual alcanzaría el 3,5%. "Tenemos lo que ha ocurrido con afiliación, que son datos buenos que muestran una aceleración del mercado laboral hacia el cuarto trimestre del año, y las cifras de confianza, que han sido muy buenas", explica Jorge Sicilia, responsable de BBVA Research.

Los analistas de BBVA explican que este repunte de la actividad será transitorio y finalmente impactará en 2018. Los canales de transmisión serán la inversión y el consumo, que son las variables macroeconómicas que más se ven afectadas por la incertidumbre. Sin embargo, una vez más, los analistas se encuentran con el problema de que es muy complicado anticipar cuál será el efecto final de este repunte de las dudas entre los actores económicos. La inversión es un indicador muy retrasado del ciclo económico, ya que hay proyectos que ya se han iniciado y que no se pueden frenar, por lo que el efecto real tarda entre tres y seis meses en percibirse.

Tenemos lo que ha ocurrido con afiliación, que son datos buenos que muestran una aceleración del mercado laboral hacia el cuarto trimestre

BBVA también alerta de los riesgos que supone el parón en la actividad legislativa en España, ya que el Congreso lleva meses bloqueado sin tramitar ninguna de las leyes importantes que están pendientes. "En particular, reformas importantes como las relacionadas con la financiación autónomica, el sistema de pensiones o la mejora en el funcionamiento del mercado laboral". Esta parálisis impedirá a España engancharse al repunte del ciclo económico que vive Europa en los últimos meses, con el correspondiente coste de oportunidad para el país.

Un buen ejemplo es el bloqueo de los Presupuestos Generales del Estado para 2018 que el Gobierno decidió retrasar a finales de septiembre porque no tenía los apoyos suficientes. BBVA considera que la prórroga presupuestaria permitirá rebajar el déficit hasta el 2,4% del PIB en el próximo ejercicio gracias a la congelación de los gastos y al avance cíclico de los ingresos. Sin embargo, no será suficiente para alcanzar el objetivo del 2,2% fijado por la Comisión Europea, por lo que España necesitará sacar adelante sus cuentas anuales para cumplir con las exigencias de Bruselas.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios