ven "lógico" que el estado financie las prejubilaciones o bajas incentivadas

Carrera por las ayudas a la estiba: las empresas también apremian al Gobierno

Los sindicatos no son los únicos que echan a alguien en falta en las negociaciones. La patronal se compromete a mantener el empleo pero considera necesario que el Gobierno entre ya en escena

Foto: La huelga de estibadores arrancará este viernes y se prolongará durante una semana en días alternos. (EFE)
La huelga de estibadores arrancará este viernes y se prolongará durante una semana en días alternos. (EFE)

Las jubilaciones anticipadas irrumpen en el debate de la estiba. El Ministerio de Empleo ha recogido el guante de la patronal al prometer que destinará fondos públicos a la reconversión del sector, una decisión “lógica” a ojos de las empresas. La patronal ya dejó claro que las administraciones deben comprometerse a sufragar “íntegramente” tanto las prejubilaciones para los trabajadores de mayor edad como las desvinculaciones voluntarias para los que no puedan acogerse a la primera medida. Ahora exige que el Gobierno se siente en la mesa de negociaciones para estampar su sello -como vienen reclamando los sindicatos desde el principio-, pero de momento solo ha recibido la callada por respuesta.

“Es lógico que el Gobierno se haga cargo de estos aspectos, sobre todo si tenemos en cuenta que los estibadores eran empleados públicos antes de la Ley de Puertos de 2010”, argumentan fuentes empresariales a este periódico. El Ministerio de Empleo se ha puesto en contacto con la patronal Anesco para anunciar formalmente ese paquete de ayudas adicionales. Decimos ‘adicionales’ porque Puertos del Estado ya contempla una ‘bolsa’ de 350 millones de euros como máximo, una partida que se destinará a pasivos laborales. Es decir, Fomento asumirá las hipotéticas indemnizaciones de trabajadores que pierdan su empleo durante el proceso.

Fátima Báñez no ha hecho lo mismo con los sindicatos, quienes solo se han enterado de los planes de Empleo a través de la prensa. “Sí, éramos empleados públicos pero ya no lo somos. Cuando se privatiza, se hace con todas las consecuencias”, defienden fuentes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar. Los estibadores dependían directamente del Estado antes de la creación de las Sociedades Anónimas de Gestión de Trabajadores Portuarios (Sagep) en 2010. Las compañías hoy están obligadas tanto a participar en el capital de las mismas como a contratar a sus trabajadores, una situación monopolística que cambiará por completo tan pronto como salga adelante la reforma de la estiba. Así lo exige la sentencia del Tribunal Europeo de Justicia.

Fomento contempla un período transitorio de tres años para que las empresas puedan adaptarse al nuevo modelo: deberán contratar al 75% de los empleados inscritos en las Sagep el primer año, al 50% de dicha plantilla el segundo y al 25% el tercero. El objetivo es que todas las compañías tengan libertad para contratar a quien quieran, ya sea directamente o a través de centros portuarios de empleo o ETTs.

Estibadores del puerto de Bilbao, en defensa de sus puestos de trabajo. (EFE)
Estibadores del puerto de Bilbao, en defensa de sus puestos de trabajo. (EFE)

Doble moral

Los sindicatos critican el “doble discurso” de las empresas. “Por un lado quieren liberalizar el sector y por otro piden al Estado que se haga cargo de las jubilaciones anticipadas. ¿Quién lo entiende? Siempre va en función de sus intereses”, sostienen fuentes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar. Sí están de acuerdo con la patronal en la necesidad de que el Gobierno entre en escena de una vez por todas y se siente a negociar. Con matices.

"Por un lado quieren liberalizar el sector y por otro piden al Estado que se haga cargo de las prejubilaciones"Anesco no condiciona la posibilidad de alcanzar un acuerdo a que Fomento cambie el texto aprobado en el Consejo de Ministros hace más de dos semanas, a diferencia de los estibadores. “La patronal no puede obligar a todas las empresas a que mantengan el empleo. Por eso, lo que acordemos aquí debe quedar reflejado en la ley”, explicó el secretario general de la Coordinadora este miércoles. Antolín Goya y sus compañeros han aplazado una semana el inicio de la huelga en los puertos tras constatar que el Gobierno sigue sin tener apoyos suficientes en el Congreso. Y el tiempo para convalidar el real decreto ley se acaba.

El PSOE, Podemos y Ciudadanos han dado la espalda al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, pese al claro respaldo de la comisaria europea de transporte. Violeta Bulc ha visitado Madrid en una semana crítica para el conflicto de la estiba y ha recordado que las sanciones millonarias podrían aumentar si la reforma se retrasa. “Por favor, venid con vuestras propuestas a Bruselas. Aún no he recibido ninguna”, invitó a los sindicatos en un acto al que también asistió un grupo de estibadores enfurecidos.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, junto a la comisaria europea de transporte, Violeta Bulc. (EFE)
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, junto a la comisaria europea de transporte, Violeta Bulc. (EFE)

El Ministerio de Empleo prefiere esperar a que concluyan las negociaciones entre patronal, sindicatos y mediador antes de dar detalles sobre el misterioso paquete de ayudas públicas adicionales. No obstante, fuentes del Gobierno confirmaron a este periódico que una parte de las mismas se destinará a financiar jubilaciones anticipadas de carácter voluntario. Tampoco Fomento aclara si se sentará con las partes esta semana para desatascar un conflicto que amenaza con parar los puertos a partir de este viernes.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios