Según los datos anuales de la Central de Balances (CBI)

El Banco de España constata que la recuperación aún no se traslada a los sueldos

El BdE destaca que la mejoría del mercado laboral, manifestada en el descenso del número de parados, se traduce más en un aumento de los gastos de personal

Foto: El gobernador del Banco de España, Luis María Linde. (EFE)
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde. (EFE)

España crecerá más de un 3% en 2015. No alcanzaba un registro así desde 2007. Ahora bien, no todo crece a ese ritmo durante este año. El Banco de España (BdE) ha confirmado este martes que los sueldos de los trabajadores no están creciendo a esa escala, una realidad que alienta la sensación de que la recuperación todavía no se filtra al conjunto de la economía. De hecho, los datos que ofrece hasta la fecha la Central de Balances (CBI) revelan que, tras rebotar con fuerza en el conjunto de 2014, las tasas de crecimiento se están moderando en 2015. 

Partiendo de los resultados de las empresas no financieras, el BdE destaca que la mejoría del mercado laboral, manifestada en el descenso del número de parados y el incremento del volumen de empleados, se traduce más en un aumento de los gastos de personal, que crecen a tasas superiores al 2%, que en un aumento de los salarios, que en los tres primeros trimestres de 2015 se expanden menos de un 1%. 

Según los datos anuales de la CBI, en 2014 los gastos de personal crecieron un 2,4%, en tanto que las plantillas se ampliaron en un 1,3%. Los gastos no aumentaban tanto desde 2008 y también hay que remontarse hasta ese mismo año para observar un crecimiento neto en las plantillas de las compañías.

¿Y qué pasó con los sueldos? Que también subieron, pero menos. Lo hicieron en un 1%, su mayor ascenso desde 2011. Es decir, la "evolución favorable del empleo" a la que alude el BdE se manifiesta en un mayor coste de personal derivado de que las plantillas crecen, y no tanto del aumento de los salarios, que evolucionan a menor ritmo.

En 2015 la tendencia está siendo similar. Los gastos de personal y la generación de empleo siguen creciendo a ritmos mayores que los salarios

Este escenario es especialmente apreciable en las pequeñas y medianas empresas (pymes). En su caso, en 2014 el gasto de personal subió un 2,8% y el empleo neto de estas sociedades creció un 2,9%, pero los salarios registraron un descenso del 0,1%. 

En 2015, y ya según los datos trimestrales de la Central de Balances, la tendencia está siendo similar. Los gastos de personal y la generación de empleo siguen creciendo a ritmos mayores que los salarios. En el acumulado de los tres primeros trimestres, los gastos aumentan un 2,2%, las plantillas suben un 1,6% y las remuneraciones avanzan un 0,6%.   

Moderación "necesaria"

El Banco de España cree que la moderación salarial propiciada por las últimas reformas laborales, que se mantiene en la última remesa de datos que ha publicado, “era necesaria” en un momento de paro superior al 26%. “Era la única forma de ganar competitividad”, señaló el director general de Economía y Estadística del BdE, Pablo Hernández de Cos, en la presentación de la Central de Balances. Eso sí, considera que dichas reformas, aunque indispensables, no han sido suficientes para mejorar la productividad de las empresas.

Sí admite que el ajuste de los gastos de personal quizá se ha hecho “de forma desmesurada” para ganar competitividad. “Quedan cosas por hacer en el mercado de trabajo”, sobre todo en lo relativo a la productividad de empresas y trabajadores. Hernández de Cos atribuye el crecimiento del empleo temporal a la destrucción que este tipo de contratos sufrieron en plena recesión. “Es algo cíclico” que ahora cambia con la recuperación del empleo, explica.

Los datos de la Central de Balances concuerdan, a su vez, con dos características adicionales de la recuperación. La primera, que la continuidad de la mejoría, tras el primer rebote que sigue a los datos cuando tocan fondo, siempre es más complicada y lenta. Y la segunda, que la creación de empleo se apoya fundamentalmente en el trabajo temporal, algo que repercute en los salarios.

"La recuperación del empleo se caracterizó, tanto en 2014 como durante los nueve primeros meses de 2015, por ser más intensa en el de carácter temporal, que creció un 5% en 2014 y un 13,2% en los tres primeros trimestres de este año", detalla el BdE. Y continúa: "Los empleos fijos también experimentaron una mejoría, que llevó a que en 2014 aumentasen ligeramente, un 0,3%, hecho que no se producía en esta base de datos desde el comienzo de la crisis. Los datos trimestrales, en cambio, siguen reflejando descensos de este tipo de empleo en los tres primeros trimestres de 2015, si bien cada vez menos intensos, siendo en este caso del 0,4%, frente al 1,2% que se había reducido el año previo en las empresas de la Central de Balances". 

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios