Suele ser un mes VOLÁTIL en los parqués

Abiertos por vacaciones: ¿alargará China la mala fama de agosto en los mercados?

El cartel de 'Cerrado por vacaciones' no va con los mercados. Ellos no bajan la persiana en agosto, que se ha convertido en uno de esos meses que causan escalofríos en los inversores

Los mercados financieros no cuelgan el cartel de cerrados por vacaciones en agosto. Para ellos no hay descanso. Con un matiz: aunque su persiana permanece subida y sus mostradores siguen abiertos, hay menos clientes. Es decir, menos inversores. Y, por tanto, menos operaciones y menos dinero. Y cuando se produce esa combinación -menos inversores, menos operaciones, menos dinero- el terreno queda abonado para que la volatilidad y los nervios se apoderen de las cotizaciones. 

Agosto, de hecho, es uno de esos meses que cuentan con mala fama entre los inversores. Y lo cierto es que se lo ha ganado a pulso en los últimos años. ¿Algún ejemplo? Varios, de hecho. Como la crisis rusa de 1998, que se precipitó en agosto, con la devaluación del rublo y el impago de la deuda rusa, que tuvo luego una posterior -y notable- réplica en la quiebra del fondo estadounidense Long Term Capital Management (LTCM). O como la intervención de urgencia del Banco Central Europeo (BCE) y la Reserva Federal (Fed) para suministrar liquidez a los bancos el 9 de agosto de 2007, una actuación que dio lugar a que quedara grabada como el pistoletazo de salida oficial de la crisis financiera. O como cuando, en agosto de 2011, al BCE no le quedó otro remedio que empezar a comprar deuda pública española e italiana para intentar rebajar la creciente presión que estaba sufriendo. O como cuando, en agosto de 2012, el mercado se sintió decepcionado cuando el presidente del BCE, Mario Draghi, no concretó con hechos su compromiso de "hacer lo que sea necesario para salvar al euro" -hubo que esperar un mes para conocer la medida que reforzó ese mensaje-.

En los parqués españoles, y según los datos recogidos por BME, agosto ha sido el mes en el que menos dinero ha circulado en siete de los 10 últimos años

En resumen, el octavo mes del año suele venir con sorpresas, casi siempre desagradables o de urgencia, para los mercados. Con el agravante de que sus impactos se ven incrementados porque se reduce el dinero que se negocia, con lo que los saltos en los precios pueden ser más acusados. En los parqués españoles, y según los datos de negociación recogidos por Bolsas y Mercados Españoles (BME), agosto ha sido el mes en el que menos dinero ha circulado en 7 de los 10 últimos años

¿Y cómo se presenta 2015? Como el tiempo: calentito. Con permiso de Grecia y la Eurozona, que nunca salen de la actualidad y que durante este mes deberían concretar las condiciones del tercer rescate o, de lo contrario, la crisis se abriría de nuevo de par en par, los candidatos que han contraído más méritos en los últimos días para agitar los mercados son China y las materias primas. Sin olvidar, por supuesto, una cita tan relevante como el Simposio de Jackson Hole, la reunión de banqueros centrales más importante del mundo y que este año se celebrará entre el 27 y el 29 de agosto. Si la Fed tiene previsto elevar los tipos de interés en septiembre, este cónclave sería el escaparate perfecto para preparar definitivamente el terreno para esa primera subida de los intereses desde junio de 2006. Sería el broche para un mes que se promete intenso. Un nuevo agosto caliente en los mercados... Otro más. 

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios