salarios públicos

El Banco de España liga que los funcionarios cobren más a "la mayor presencia sindical"

Los sueldos del sector público superan a los del sector privado. Eso ya se sabía. Lo interesante es que el Banco de España vincula esa realidad a la influencia de los sindicatos en su último boletín

Foto: La sede del banco de España en Madrid. (EFE)
La sede del banco de España en Madrid. (EFE)

Primera realidad: los funcionarios cobran más que los empleados privados. Segunda realidad: la proporción de afiliados sindicales es mayor en el sector público que en el privado. ¿Hay alguna conexión entre ambas? Según el último Boletín Económico del Banco de España (BdE), sí, puesto que vincula los mayores salarios del sector público con "la mayor presencia sindical en este sector". Es decir, la mayor proporción de funcionarios afiliados a una fuerza sindical constituye uno de los elementos que explica que su sueldo sea más alto que el que se paga en las empresas.

El Boletín del BdE ese motivo junto a dos más que abonan el terreno a que los sueldos públicos sean mayores: la falta de competencia –"la naturaleza monopolística del sector público en la provisión de servicios"– y la ausencia del incentivo de las ganancias –"muchas entidades públicas no persiguen una maximización de beneficios"–. O dicho de otro modo: en un entorno sin competencia y donde el beneficio no lo es todo, la presencia sindical aporta un plus necesario para rascar unas mejores condiciones salariales. 

La lista de argumentos se completa con cuatro razones adicionales de corte más objetivo: "Los empleados del sector público tienen, en promedio, más edad, más cualificación y mayor antigüedad en sus puestos de trabajo y trabajan a tiempo completo con mayor frecuencia”. Estos elementos confirman que la mayor estabilidad del entorno laboral en el sector público se termina traduciendo en un sueldo más alto. 

Combinando estos ingredientes, el BdE pone cifras a la distancia existente entre los salarios públicos y privados: entre 2005 y 2012, el salario bruto anual ascendió, como media, a 25.900 euros entre los trabajadores públicos, frente a los 19.390 euros en el sector privado, y el sueldo por hora alcanzó los 11,81 euros, por encima de los 8,97 euros en los trabajadores privados –ver cuadro adjunto–. Estos datos se traducen en que la diferencia salarial arrojó un promedio del 36% en favor de los funcionarios para ese periodo.

Por sexo, las diferencias llegan a ser más apreciables. En el caso de las mujeres, el salario bruto fue un 55% mayor en el sector público –23.820 euros– que en el privado –15.320 euros–, porcentaje que se sitúa en el 40% en el salario por hora –11,32 euros frente a 8,11 euros–.

La crisis y los matices

Eso sí, aunque su sueldo sigue siendo más alto, la alargada sombra de la crisis también se proyecta sobre los funcionarios. Lo demuestra que la distancia salarial se está reduciendo. De hecho, el punto más alto se marcó en 2008, cuando se estiró hasta el 39%, por moderarse cuatro años después hasta el 31%

"Esta disminución reciente en la brecha responde fundamentalmente a la reducción de salarios reales e incluso nominales en el sector público", afirma el trabajo elaborado por Laura Hospido y Enrique Moral-Benito, de la Dirección General del Servicio de Estudios. Es decir, encaja en el tiempo con los ajustes que comenzaron a hacerse en la administración pública para reducir el déficit fiscal.

Junto al impacto de la crisis, el estudio afina más su calibre para matizar la brecha salarial. Ponderando variables como la edad, la experiencia o la comunidad autónoma, la diferencia salarial para el periodo 2005-2012 se estrecha desde ese 36% hasta el 20%. Y centrando aún más el tiro para incluir en la ecuación variables no observables, como la motivación o la habilidad del empleado, el salario por hora medio de los empleados públicos solo es un 10% superior al de los trabajadores privados.

Es más, en 2012 “se situaba por debajo del 5% en los tramos salariales intermedios y, en el caso de los hombres, se había vuelto incluso negativa” en los sueldos más altos. O lo que es lo mismo, la diferencia es más pronunciada entre los salarios más bajos y tiende a estrecharse, hasta el punto de converger conforme sube el escalafón salarial.  

El cualificado busca... seguridad

Otro aspecto destacado del estudio es que pone de relieve el tirón que sigue teniendo el sector público entre las personas con mayor cualificación. Pese a que en 2012 el sector público empleaba al 15% de los asalariados, acaparaba el 34,8% de los empleos de personas con alta cualificación y solo el 7% de los empleos con baja cualificación.

Centrando la imagen únicamente en el sector público, 38 de cada 100 empleados tenían una alta cualificación; 39, una cualificación media; y 23, un baja cualificación. En el sector privado, esa proporción era del 12,8%, del 33,9% y del 53,3%, respectivamente.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
40 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios