Es noticia
Menú
Los autónomos y el trabajo temporal hacen posible crear casi 1.700 empleos diarios
  1. Economía
el paro todavía se sitúa en el 23%

Los autónomos y el trabajo temporal hacen posible crear casi 1.700 empleos diarios

Oxígeno para el empleo. La economía española fue capaz de crear 151.000 puestos de trabajo en el tercer trimestre. El empleo ha avanzado un 0,87%

Oxígeno para el empleo. La economía española fue capaz de crear 151.000 puestos de trabajo en el tercer trimestre. O lo que es lo mismo, el empleo ha avanzado un 0,87%, aunque si se eliminan los factores estacionales (contrataciones de verano) el incremento se limita al 0,36%.

Dos son las causas del aumento del número de ocupados. En primer lugar, el comportamiento del empleo por cuenta propia: autónomos o empleadores, que creció en el tercer trimestre en 58.500 personas. Es decir, uno de cada tres puestos de trabajo creados fue empleo por cuenta propia. En la misma línea, el número de asalariados con contrato temporal sube en 122.400. Por el contrario, se ha producido otro descenso de la ocupación indefinida. Hasta el punto de que el total de asalariados con contrato indefinido baja en 26.700.

El resultado de todas estas variaciones es que el empleo ha crecido en 274.000 personas en los últimos 12 meses. La variación anual es del 1,59%. Aun así, si se compara la cifra de ocupación con la que había antes de la crisis, los resultados son tremendos. Hoy, después de varios trimestres de creación de empleo, hay 3,25 millones de ocupados menos de los que había en el tercer trimestre de 2007, que marca el pico en cuanto a número absoluto de puestos de trabajo (20,75 millones).

En cuanto al desempleo, los datos de la EPA muestran que la economía española continúa destruyendo población activa de forma importante. Un dato lo acredita. Como se ha dicho, entre julio y septiembre se crearon 151.000 puestos de trabajo; sin embargo, el número de parados baja en 195.200. Por lo tanto casi un 30% más. En términos anuales, la evidencia es todavía mayor. Hoy hay 515.000 parados menos de los que había hace doce meses, pero la economía española ha sido capaz de crear 274.000 puestos de trabajo.

La diferencia entre una y otra cifra esconde un doble fenómeno: la salida de inmigrantes (ante las dificultades del mercado laboral) y el llamado efecto desánimo, que hace que muchos trabajadores dejen de buscar empleo porque están convencidos de que no lo encontrarán. Principalmente, los de mayor edad. Para llegar a esta conclusión, sólo hay que observar que la tasa de actividad de los españoles prácticamente no varía este trimestre, situándose en el 58%.

La salida de extranjeros tiene que ver, lógicamente, con las elevadísimas tasas de paro entre ese colectivo. La tasa de paro de la población extranjera se sitúa en el 32,87%, lo que supone 10,5 puntos más que la de las personas de nacionalidad española (22,40%).

El paro baja al 23,6%

La creación de empleo y el descenso de la población activa, en todo caso, explican que la tasa de desempleo haya bajado hasta el 23,67%, casi un punto menos que en el anterior trimestre. En total, 5,432 millones de trabajadores está en paro, lejos ya de los seis millones que se llegaron a alcanzar en los peores años de la crisis.

El tercer trimestre de cada año es, normalmente, un buen año desde el punto de vista del empleo. Y este lo ha sido un poco más: 151.000 ocupados más frente a los 69.500 logrados en igual periodo de 2013. Ahora bien, con dos periodos muy diferenciados. Mientras que en julio y agosto se hacen muchas contrataciones al calor de la temporada turística, septiembre suele ser un mes malo debido al vencimiento de muchos contratos. La EPA, sin embargo, no desagrega esos datos por meses, lo que impide conocer en qué medida el enfriamiento económico en la eurozona (detectado a partir de agosto) está influyendo en el mercado laboral.

El fuerte aumento del empleo por cuenta propia entre julio y septiembre es singular. De hecho, en los 12 últimos meses el número de asalariados ha subido en 289.300, mientras que el de trabajadores por cuenta propia ha descendido en 10.600.

A destacar también que el empleo en el sector privado se incrementó el último trimestre en 154.900 personas, situándose en 14,6 millones. Por su parte, el empleo público disminuyó en 3.900 personas, hasta 2, 92 millones, cifra que sugiere que la destrucción de puestos de trabajo en el sector público prácticamente ha finalizado. De hecho, en el conjunto del año la ocupación se reduce en apenas 17.700 personas en el sector público y sube en 291.600 en el privado.

Oxígeno para el empleo. La economía española fue capaz de crear 151.000 puestos de trabajo en el tercer trimestre. O lo que es lo mismo, el empleo ha avanzado un 0,87%, aunque si se eliminan los factores estacionales (contrataciones de verano) el incremento se limita al 0,36%.

Trabajo Paro Sector público Laboral
El redactor recomienda