La EPA revela que la economía española continúa destruyendo puestos de trabajo
  1. Economía
EL PARO BAJA POR EL DESPLOME DE LA POBLACIÓN ACTIVA

La EPA revela que la economía española continúa destruyendo puestos de trabajo

La economía continúa destruyendo empleo. Esto es lo que se desprende de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al primer trimestre

La economía continúa destruyendo empleo. Esto es lo que se desprende de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al primer trimestre del año, que incorpora un dato revelador. Entre enero y marzo se destruyeron 184.600 puestos de trabajo.

No se trata de un fenómeno coyuntural o asociado a razones estacionales. En los últimos doce meses, la ocupación se ha reducido en 79.600 personas, lo que indica, frente a la información que ofrece la afiliación a la Seguridad Social (que muestra un aumento del número de cotizantes ya desde el mes de febrero), que España sigue destruyendo puestos de trabajo. Incluso en términos desestacionalizados, en el primer trimestre de 2014 la tasa de variación trimestral del empleo se situó en el –0,10%.

placeholder

La noticia positiva es que lo hace a un menor ritmo, y, de hecho, es muy probable que ya en el segundo trimestre de este año la economía vuelva crear empleo en términos netos. La tasa interanual de ocupación cae un 0,47%, en todo caso, lejos ya de los niveles del -4,64% que se llegaron a registrar en el segundo trimestre de 2012, en plena recesión económica.

Pero lo que ha ocurrido en el primer trimestre es que el número de ocupados total se ha situado ya por debajo de los 17 millones (16,95 millones), y la cifra hubiera sido mayor si no hubiera sido porque el sector público ha vuelto a crear puestos de trabajo. En concreto, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), la ocupación baja en 195.800 personas en el empleo privado y aumenta en 11.100 en el público. En el conjunto del año la ocupación se reduce en 48.400 en el sector privado y en 31.200 en el público.

placeholder

Como suele ocurrir en esta época del año, los datos de ocupación están sesgados por razones estacionales. Y así, mientras que el empleo en la agricultura aumenta en 31.800 personas, baja en los servicios (126.000 menos), la construcción (–48.200) y la industria (–42.200). El empleo desciende con más intensidad entre los hombres (–141.200) que entre las mujeres (–43.400). Por nacionalidad, la ocupación baja en 100.000 entre los españoles y en 84.600 entre los extranjeros.

placeholder

Caída de la población activa

Esta mala evolución del empleo, sin embargo, no ha sido incompatible con una reducción del número de parados. La clave está en la evolución de la población activa, que continúa desplomándose. En concreto, el número de parados disminuye en el trimestre en 2.300 personas y se sitúa en 5.933.300. Es decir, sigue rondando los seis millones. La variación trimestral del desempleo es del -0,04% (del -2,20% en términos desestacionalizados). Aún así, y debido a la evolución de la población activa, la tasa de paro sube dos décimas hasta el 25,93%. La cifra total de desempleados se ha reducido en 344.900 personas en un año. Es el mayor descenso anual del paro desde el tercer trimestre de 2005.

Hay que tener en cuenta, sin embargo, que en ese periodo la población activa (la suma de quienes tienen empleo y quienes lo buscan de forma decidida de acuerdo con la metodología con la que se hace la EPA) ha descendido en nada menos que 424.500 personas. Eso quiere decir que si la población activa se hubiera mantenido estable, el paro actual sería más alto que el que existía hace un año.

placeholder

Mo hay que olvidar que el número de activos descendió entre enero y marzo en 187.000 personas, hasta 22.883.900. Y como resultado de esta evolución, la tasa de actividad se sitúa en el nivel más bajo desde el segundo trimestre de 2007, al situarse en el 59,46%.

Ahora bien, si en vez de hacer la comparación con los activos se hace sólo con los ocupados, el resultado es todavía más representativo. La tasa de ocupación (porcentaje de ocupados respecto de la población de 16 y más años) se sitúa ya en el 44,05%, 41 centésimas menos que en el cuarto trimestre de 2013, pero ocho centésimas más que en el mismo trimestre del año anterior.

Un dato muestra la extrema debilidad del mercado de trabajo. En el primer trimestre de este año, tan sólo en tres comunidades autónomas (en términos trimestrales) se creó empleo neto (en Navarra, Andalucía y Murcia), pero por razones estacionales derivadas de su especialización productiva en tareas agrícolas de temporada. En el resto se siguió destruyendo empleo. En términos anuales, variación mucho más representativa, la Región de Murcia (3,60%), Andalucía (2,56%) y Extremadura (2,20%) presentan los mayores crecimientos porcentuales anuales de la ocupación. Por su parte, los mayores descensos se dan en Comunidad de Madrid (–4,52%) y País Vasco (–3,29%.

placeholder

La causa de esta abrupta caída de la población activa tiene que ver con un doble fenómeno: el llamado efecto desánimo (cada vez hay más trabajadores en paro que no buscan de forma activa un empleo porque creen que no lo encontrarán, y, sobre todo, por la inmigración. Continúa saliendo trabajadores extranjeros de España, lo que explica que la población española siga cayendo, ya lejos de los 47 millones que se llegaron a contabilizar. Los descensos más acusados del número de activos se dan en Comunidad de Madrid (38.900 activos menos), Cataluña (–37.400) y Comunidad Valenciana (–26.100).

Paro Seguridad Social Población Sector público Periodismo de datos Encuesta de Población Activa (EPA)
El redactor recomienda