La pregunta que atormenta a Zapatero y todavía plantea a Miguel Sebastián
  1. Economía
el exministro cuestiona a los "bancos buenos"

La pregunta que atormenta a Zapatero y todavía plantea a Miguel Sebastián

Club Español de la Energía. Pasan las diez de la mañana. El cónclave, 'think tank' de referencia, tiene un invitado de excepción: Miguel Sebastián.

placeholder Foto: El expresidente del Gobierno, José Luís Rodriguez Zapatero (i), junto a Miguel Sebastián. (EFE)
El expresidente del Gobierno, José Luís Rodriguez Zapatero (i), junto a Miguel Sebastián. (EFE)

Club Español de la Energía. Pasan las diez de la mañana. El cónclave, un think tank de referencia en el sector, cuenta con un invitado de excepción, en el sentido estricto de la palabra. “Me prodigo poco”, justifica el exministro de Industria Miguel Sebastián, moderadamente optimista sobre la evolución de la economía española, pero muy crítico con la banca. Tras su alocución, las preguntas. “¿Por qué pasamos en su día tan rápido del 2% al 10% de déficit público?”, le espeta a bocajarro uno de los asistentes. “Esa pregunta todavía me la hace Zapatero”, bromea el economista. Y se explica.

“Tenemos una tasa promedio de paro del 15% desde que murió Franco. A la que entras en recesión, te vas muy por encima y se dispara el gasto público vía desempleo”, arranca. Y recuerda que un tercio del mercado laboral lo conformaban trabajadores temporales, cuyo despido masivo llevó la tasa del 7% al 22% a velocidad de vértigo. Por el lado de los ingresos tampoco hubo árnica. Los multiplicadores fiscales que miden el impacto del desempleo son muy altos, por lo que “se recauda mucho menos”. Un cóctel explosivo –y “estructural”– con el que chocó de lleno el Gobierno Zapatero.

Claro que no fue el único frente que el Ejecutivo socialista fue incapaz de manejar. Sebastián está lejos de ser políticamente correcto al referirse a la banca. “En España hemos tenido mala suerte. Hemos tenido bancos buenos y malos. En otros países eran todos malos y se pudo arreglar desde el ámbito público. Aquí los bancos buenos no dejan que se arregle el problema de los bancos malos”, expuso, apuntando a los primeros por poner “palos en la rueda”. Un estado de cosas que explica que ni Zapatero ni Rajoy hayan sido capaces de solucionar el problema un lustro después. Y, de paso, que no ceda la espiral de menor crecimiento, aumento de la mora y reducción del crédito.

“El rescate financiero se hizo para solucionar ese bucle, pero eso no ha sucedido –continúa el otrora responsable de la Oficina Económica de Moncloa–. El crédito a las familias ha ido a peor desde el rescate. O el saneamiento de la banca no se ha completado o hace falta un mayor ajuste del precio de los activos inmobiliarios”. Una reflexión que conduce a una segunda espiral no resuelta: la de la vivienda. “Una vez creado el banco malo, se esperaba que los ajustes fueran un poco más rápidos. Sin embargo, la cuestión tampocose ha resuelto y, en la espera, se deterioran los activos”, zanja sin concesiones.

Bajo estas premisas, también tiene sus cálculos para el pinchazo definitivo de la burbuja de la vivienda. En su opinión, hasta ahora el precio de los inmuebles se ha ajustado en un 40%, pero aún tendría recorrido a la baja en un 15% o un 20% adicional, sin tener en cuenta los últimos descensos publicados esta semana por la sociedad de tasación Tinsa. Si se prolonga el ritmo de contención del precio actual, este casaría con la demanda en el año 2015. El tercer y último bucle, el de la austeridad, que sobre todo implica una menor recaudación vía impuestos, se cae por sí mismo: “Cada vez tiene menos adeptos a ambos lados del Atlántico”.

Misterios, ‘default’ y paella

Pese a esos lastres, Sebastián estima que la economía española se comportará en 2014 mejor de lo que anticipa el Gobierno, que estima un crecimiento del 0,7%, un desempeño que no debería ocultar el bosque. Según el exministro, España sigue inmersa en una crisis de proporciones históricas, “estilo argentino”, cuyo origen estaría en un problema de deuda privada. Un escenario que tradicionalmente se ha superado por tres vías: con una guerra, con inflación o con una declaración de insolvencia. “Si no hay una depreciación del euro en torno al 20% o el 30%, tendrá que haber algún tipo de default. El lío no está resuelto”, alertó en unas jornadas sobre riesgo crediticio promovidas por TDX Indigo.

Y es que la divisa constituye, para el hoy profesor universitario, uno de los mayores enigmas de la crisis. “El tipo de cambio del euro no depende del BCE, depende del Consejo Europeo. El euro nació con la idea de paridad con el dólar. Desde que empezó la crisis, siempre ha estado por encima, de media en 1,37. Con una depreciación del 30% o el 40% del euro, el impulso que habría en la economía europea nos evitaría muchos problemas. Es un misterio por qué no se hace. El euro es la única moneda que –a excepción del yuan– se ha apreciado frente al dólar en el último año. También sería bueno para la industria alemana”.

Finalmente, una reivindicación y una defensa. La reclamación, sobre la mejora del sector exterior. Según expuso, la mejora de las exportaciones arrancó en sus últimos meses al frente del Ministerio de Industria y no es patrimonio exclusivo del Partido Popular. “Estamos en casa calladitos, pero hombre…”, dejó caer. Además, un respaldo que le convierte en esquirol en su propia casa: el de Eurovegas. “Soy de los pocos en el PSOE que lo defiende. Se trata de atraer al turismo asiático. Y a los chinos no les gusta la playa ni la paella”. Sebastián dixit.

Miguel Sebastián Banco Central Europeo (BCE) Banco Malo Rescate Moncloa
El redactor recomienda