el mercado espera la recuperación económica

Los inversores empiezan a creer a Rajoy: cambian deuda alemana por española

El optimismo machacón de nuestro Gobierno sobre el final de la crisis por fin está encontrando eco en los mercados. Más allá de la engañosa bajada

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. (EFE)

El optimismo machacón de nuestro Gobierno sobre el final de la crisis por fin está encontrando eco en los mercados. Más allá de la engañosa bajada de la prima de riesgo (más motivada por el empeoramiento de la deuda alemana que por la mejoría de la española), algunos gestores de primera fila están rotando sus carteras para reducir sus posiciones en el Bund e incrementarlas en el bono español, porque confían en que la recuperación va a llegar de verdad. Además, la reducción de las emisiones del Tesoro tras el verano debería impulsar todavía más el precio de nuestros bonos y reducir su tipo de interés (que se mueve a la inversa).

El último en subirse a este carro ha sido la gestora de fondos británica Bluebay, no muy conocida en españa pero que tiene unos activos de 53.900 millones y cuyo fondo de deuda pública de la zona euro gana un 24,3% en los dos últimos años frente al 14,78% de su índice de referencia. Su gestor, Mark Dowding, tiene una calificación de AAA según el prestigioso servicio de análisis de fondos Citywire.

Dowding justifica su cambio de posiciones porque "España es el país que va más adelantado en su calendario de financiación  y esperamos que se reduzca el diferencial de los bonos españoles frente a los italianos". La primera de estas razones se basa en que el Tesoro ya ha cubierto el 76% de sus necesidades de emisión para este año frente al 57% del año pasado por estas fechas. Esto le ha permitido cancelar las subastas previstas para mediados de agosto y reducirá la oferta de papel en el tramo final del año, lo que siempre es alcista para los precios.

El segundo argumento es muy relevante, porque hasta ahora la deuda española y la italiana se han movido a la vez frente a la alemana, lo que evidencia un mayor apetito por el riesgo ante la creciente convicción de que ninguno de estos países tendrá que ser rescatado (durante las tensiones del año pasado, el dinero entró masivamente en el Bund como valor refugio, y ahora se está revertiendo ese movimiento). Lo que dice ahora este gestor es que España va a prolongar ese movimiento por sus propios méritos, lo que provocará que nuestra deuda lo haga mejor que la italiana.

España mejora, pero con cautela

No obstante, Dowding tampoco lanza las campanas al vuelo y cree que hay que ser muy cauteloso con ls previsiones de una recuperación: "La periferia tiene que crecer si queremos ver un reequilibrio. Lo que tenemos de momento es una serie de datos que indican que las cosas no están empeorando. Y el mercado está aplicando el razonamiento de que la falta de noticias es una buena noticia (no news is good news)".

El movimiento de Bluebay sigue a uno similar de BlackRock (la mayor gestora de fondos del mundo) a comienzos del verano. Pero no todo el mercado está convencido de la recuperación española. Así, Pimco (que gestiona el mayor fondo de bonos) redujo a finales de julio su exposición a España porque no se fía de la renqueante economía de la eurozona en general y le preocupa que no se hayan hecho progresos relevantes en la creación de una unión bancaria y fiscal. "El riesgo sistémico en la eurozona no se ha eliminado y la disposición del BCE a comprar deuda no se ha puesto a prueba aún", según Andrew Balls, director de gestión de carteras europeas de Pimco.

La ofensiva del Gobierno

El Gobierno de Mariano Rajoy lanzó en junio el mensaje de que la crisis tocó fondo en el segundo trimestre y lo hizo de forma masiva: los ministros Luis de Guindos Cristóbal Montoro se pusieron de acuerdo (por una vez) en esta tesis y contaron con el apoyo de la CEOE y de numerosos grandes empresarios individuales. Los indicadores adelantados así como el desempleo han mostrado avances, pero todavía no hay evidencias suficientes que confirmen este mensaje. Esta ofensiva se completa ahora con el intento de convencer a las agencias de rating para que mejoren la calificación de España.

Y no se trata sólo de los datos macro, sino de otras evidencias de mejoría de la situación espoañola. Victoria Torre, analista de SelfBank, alude a “la mejora de los resultados corporativos o que el banco malo haya comenzado a dar salida a sus activos", si bien con fórmulas que no suponen la venta real de los inmuebles, sino su traspaso a un vehículo conjunto con inversores privados. El bono a 10 años español cerró ayer en el 4,45% y el diferencial con el alemán se redujo a 2,56 puntos, su nivel más bajo desde hace dos años.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios