Los bancos 'sacan' de bolsa a Metrovacesa para no tener que valorar a precio de mercado
  1. Economía
RESULTA MÁS BARATO QUE PROVISIONAR

Los bancos 'sacan' de bolsa a Metrovacesa para no tener que valorar a precio de mercado

Año tras año, Metrovacesa ha generado un dolor de cabeza anual a sus bancos accionistas desde que entraron en el capital, cuando la burbuja inmobiliaria tocó a su

placeholder Foto: Los bancos 'sacan' de bolsa a Metrovacesa para no tener que valorar a precio de mercado
Los bancos 'sacan' de bolsa a Metrovacesa para no tener que valorar a precio de mercado

Año tras año, Metrovacesa ha generado un dolor de cabeza anual a sus bancos accionistas desde que entraron en el capital, cuando la burbuja inmobiliaria tocó a su fin. Las siete entidades originales -Santander, BBVA, la Caixa, Caja Madrid, Popular, Banesto y Sabadell- han tenido que ir provisionando al cierre de cada ejercicio el desajuste. De esta manera, en los últimos tres años los bancos accionistas han tenido que dotar pérdidas por valor de más de 2.000 millones de euros para una compañía que ha seguido acumulando pérdidas y depreciación.

De acuerdo con fuentes próximas al Consejo de Administración, "la cuestión de fondo es que hasta ahora se permitía a los bancos valorar las acciones de Metrovacesa por el método de valor neto de los activos (NAV, o precio teórico de liquidación) y no a precio de cotización". Este modelo, repetido año tras año, obligaba a revisar ese parámetro de acuerdo a la valoración que ofrecía el Banco de España, referencia a partir de la cual los bancos accionistas tenían que provisionar la pérdida correspondiente para cubrir el desfase, independientemente de cuál fuera el valor que marcara el precio de cotización.

Este año, sin embargo, la historia no iba a repetirse. Según las fuentes consultadas, "la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) obliga a hacerlo a partir de ahora a precio de cotización en vez de al contable (2,28 euros)", modificación que obligaría a Santander, BBVA, Bankia, Sabadell y Popular a afrontar provisiones para cubrir el desajuste entre el valor de liquidación de la acción del año pasado al que tienen las acciones en sus libros (2,9 euros) y el de cotización (0,8 euros). Un esfuerzo cuyo coste -más de 2.000 millones- es infinitamente superior al desembolso por realizar una oferta de exclusión, que no supone más de 100 millones. Una simple cuestión de números. 

Esos 2,9 euros por acción suponían valorar el 100% de la compañía en unos 2.860 millones de euros frente a los 790 en que la valoraba el mercado antes de la OPA; esto es más de 2.000 millones de diferencia. Elevar ese valor a 2,28, que es lo que podrán hacer los bancos al sacarla de bolsa, supone un coste de sólo 600 millones, más los 100 que tendrán que pagar por la OPA.

El esfuerzo que exigía ahora la CNMV llega después del varapalo sufrido a principios de 2012, cuando tuvieron que rebajar el valor de la compañía a 2,90 euros frente al precio de 21 euros por acción al que lo tenían registrados en sus balances el año anterior. De esta forma, culminaba una cuesta abajo que comenzó a los 57 euros por acción que se fijó en febrero de 2009, cuando los bancos se hicieron con el control de Metrovacesa al ejecutar la deuda de la familia Sanahuja, entonces primer accionista de la inmobiliaria.

Así pues, el resultado es sencillo, ya que si Metrovacesa deja de cotizar, la necesidad de provisionar a valor de mercado desaparece. Paradójicamente, cuando el valor de la cotización era superior al valor neto de liquidación, la CNMV obligaba a valorarlo en libros de acuerdo al NAV. Ante este cambio de criterio, la operación se hace "en legítima defensa de los intereses de los principales accionistas", que desembarcaron en el capital de la inmobiliaria tras convertir en febrero de 2009 parte de la deuda que tenían comprometida con la familia Sanahuja.

En el momento de presentar la oferta, el principal accionista de Metrovacesa es el Grupo Santander, con un 34,8% tras asumir el porcentaje de Banesto, mientras que Bankia tiene el 19%; BBVA, un 17,3%; Sabadel, un 12,3%; y Banco Popular, otro 12%. Todos, menos el banco que preside José Ignacio Gorigolzarri, se han comprometido a comprar las acciones de los minoritarios en la OPA de exclusión lanzada a 2,28 euros por acción, precio que supone una prima del 175% sobre la última cotización antes del anuncio. 

La decisión de sacar el valor de bolsa es la primera actuación de envergadura del nuevo presidente, Ignacio Moreno. Nombrado a finales de octubre en sustitución del discutido Vitalino Nafría, el financiero es un hombre de máxima confianza del presidente de BBVA, Francisco González. A partir de este momento, Metrovacesa se gestionará de puertas adentro en un momento sencillamente decisivo en el que las inmobiliarias van a tener que competir a brazo partido con ese gigante llamado Sareb, que puede monopolizar todo el sector.

Metrovacesa