CASINOS, PARQUES DE ATRACCIONES Y CENTROS COMERCIALES EMERGEN EN PLENA RECESIÓN

Sueños faraónicos en tiempos de crisis

Puede que la explosión de la burbuja inmobiliaria y el final del boom económico acabasen con la inclinación, tan instalada en las concejalías de urbanismo del

Foto: Sueños faraónicos en tiempos de crisis
Sueños faraónicos en tiempos de crisis

Puede que la explosión de la burbuja inmobiliaria y el final del boom económico acabasen con la inclinación, tan instalada en las concejalías de urbanismo del país, de erigir monumentos pomposos, enormes auditorios blancos y puentes de autor. Pero el criticado faraonismo español no ha muerto. Al menos, no el comercial. A la "procesión de elefantes blancos" que acuñó la revista Time, "símbolo del exceso de los años de auge en España", se suma en plena recesión otra sucesión, esta vez de colosales complejos de ocio, juego y comercio que medran por el país con una frecuencia sólo comparable a su volumen. Soluciones a la crisis y el paro, según políticos y promotores, y más problemas para el país, según sus críticos. Lo cierto es que los nuevos proyectos faraónicos de la crisis no dejan indiferente a nadie.

Paramount Park (Murcia)

Un millón de metros cuadrados, una inversión estimada en más de 1.000 millones de euros, 22.000 empleos y tres millones de visitantes anuales. Y hasta tenía colocada ya su primera piedra. Son los incentivos que se agitaron hace exactamente un año en la conferencia de inversores con la que Proyectos Emblemáticos Murcia (Premursa) pretendió catapultar Paramount Park & Lifestyle Center, un gigantesco complejo de ocio proyectado por Paramount Pictures en Alhama de Murcia y apadrinado directamente por el Gobierno de la región. Entre otras ventajas, Ramón Luis Valcárcel ofreció la "flexibilización" de la ley murciana de Turismo y una módica licencia de 100 millones de euros para que Paramount instalase en la Costa Cálida el gran bastión europeo de su guerra contra los parques Disney.

 

Un año después, no obstante, los ánimos no podían haberse enfriado más. Pese a su presentación oficial en Madrid y sus viajes a Nueva York, Jesús Samper –dueño de Premursa, del Real Murcia C.F y de Santa Monica Sports– y el consejero murciano de Cultura y Turismo, Pedro Alberto Cruz, no han conseguido de momento que el proyecto de Paramount pase de eso mismo. Y hace escasos meses se conocía la intención de la major estadoudiense de instalar un gran parque temático –el "primero en Europa"– en Kent, Reino Unido, a escasos veinte minutos de Londres. En otras palabras: el británico Tony Sefton, director ejecutivo de la promotora que construyó el Parque Olímpico londinense, Vision XS, parece haberse llevado el gato al agua.

Puerto Venecia (Zaragoza)

Equivale en extensión a 28 estadios de La Romareda, una unidad de medida apropiada tratándose de Zaragoza. El nuevo y gigantesco centro comercial de la capital aragonesa, inaugurado hace dos semanas escasas, ya ha sido denominado en más una ocasión como "el mayor centro de comercio y ocio de Europa". Un "sueño hecho realidad", en palabras de Nick Hodson, uno de sus inversores, que ha costado cerca de 1.000 millones de euros y el esfuerzo incansable de los tres concejales de urbanismo que el Ayuntamiento de Zaragoza consagró al alzamiento de este titán a las afueras de la ciudad: Rafael Gómez Pastrana, Antonio Gaspar y Carlos Pérez Anadón.

 

El presidente de El Corte Inglés, Isidoro Álvarez, también glosó el día de su inauguración las virtudes de este nuevo gigante para el que ha adquirido casi 100.000 metros cuadrados de suelo y ha invertido más de 135 millones de euros. Es un proyecto, explicó, que nació en papel "hace catorce años", sin que la crisis económica y la recesión del consumo constituyan buenos motivos para posponerlo. Palmeras, fuentes y hasta un gran lago navegable reciben desde este mes al visitante de Puerto Venecia pese a que muchas de sus tiendas permanecen cerradas. Resta solo esperar que los 4.000 puestos de trabajo –"la mayor parte de ellos, permanentes"– que anunció el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, se hagan realidad.

Gran Plaza 2 (Madrid)

Una fachada de mármol rojo, grandes columnas ornadas al estilo del barroco veneciano y amplias cristaleras reciben al visitante en Gran Plaza 2, el nuevo centro comercial en Majadahonda, a 20 kilómetros de Madrid. Fuera, no obstante, se extiende en todas direcciones un paisaje inhóspito de campos de cultivo sólo alterado por las urbanizaciones al otro lado de la M-50, la más exterior de las circunvalaciones de Madrid. Con 60.000 metros cuadrados, Gran Plaza 2 fue el segundo centro comercial más grande inaugurado en 2012 en Europa Occidental, solo por detrás del Boulevard Berlin de la capital germana, según el Informe European Shopping Centre Development Report publicado por Cushman & Wakefield.

 

Promovido por la Sociedad General Inmobiliaria de España y diseñado por Chapman Taylor España –responsable del también madrileño Plaza Norte 2–, este enorme centro presume de 200.000 metros cuadrados construidos, 65.000 de ellos disponibles para alquilar. Meses después de su inauguración, en la que fue proclamado "una nueva apuesta de futuro para el desarrollo de la comunidad de Madrid" por su entonces presidenta, Esperanza Aguirre, muchos de sus locales siguen vacíos. Hoy muchos cuestionan la ubicación del Gran Plaza 2, erigido a tres kilómetros escasos de los veteranos Heron City Madrid y Las Rozas Village.

Eurovegas (Madrid)

Es el rey indiscutible de los proyectos colosales y sin duda, el más cuestionado. El complejo que Las Vegas Sands proyecta en Madrid ocupará 800 hectáreas y tendrá 12 hoteles, 6 casinos, tres campos de golf, centros comerciales y de ocio y espacios deportivos, culturales y feriales. De cumplirse la agenda prevista, sus edificios se alzarán en 2022 hasta los 140 metros y albergarán más de 3.000 habitaciones. El magnate del juego Sheldon Adelson pretende así convertir Madrid en el tercer vértice de su particular triángulo intercontinental del juego, junto a sus plazas fuertes en California y Macao.

 

En la operación Eurovegas concurren poderosos intereses, tanto corporativos como personales, aunque los jóvenes empresarios Pablo y Jaime González y Juan Benigno Alonso serán sus beneficiarios más directos de construirse en Alcorcón, como todo parece indicar. La del casi octogenario magnate es la tercera intentona de traer a España un gran complejo de casinos, después del sueño fallido de El Reino de Don Quijote en Ciudad Real y el pantagruélico proyecto Gran Scala, anunciado en 2007, que pretendía alzarse en Los Monegros. Esta verdadera ciudad del juego al más puro estilo Nevada –desierto incluido– constaba de 32 casinos, dos parques temáticos, 70 hoteles, 232 restaurantes y una colección de réplicas de las pirámides, del Partenón griego y hasta del Pentágono.

Barcelona World (Tarragona)

El pasado septiembre se reunieron en el Palau de la Generalitat su president, Artur Mas, el presidente de Caixabank, Isidre Fainé y el de Veromente, Enrique Bañuelos, y anunciaron ante la prensa la movilización de 4.500 millones de euros para construir nada menos que seis complejos turísticos en la Costa Dorada. El megaproyecto llevará por nombre Barcelona World, aunque muchos lo denominan, quizá con sorna, el Eurovegas catalán.

 

Este complejo de ocio se anunció poco después de que Las Vegas Sands se decantase por la capital del país y se construirá en las 600 hectáreas de terreno de La Caixa junto a Port Aventura, en Tarragona. Bañuelos firmará una opción de compra por estos activos y se aprovechará del polo de atracción que supone el parque temático de Tarragona, el más rentable de España. El consorcio Barcelona Worlds, constituido por Bañuelos para vehicular la inversión, cuenta ya con socios minoritarios que cubren el 20%. Ahora tiene dos años para recolectar los 3.600 millones restantes que necesita para levantar esta nueva y ambiciosa meca del ocio.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios