SÓLO BÉLGICA, SUECIA Y DINAMARCA TIENEN TIPOS MÁS ELEVADOS

España se convierte en el cuarto país de Europa con impuestos más altos

Paradojas de la política económica. España, que es el país de la Unión Europea con mayor tasa de desempleo y el tercero en volumen de déficit

Foto: España se convierte en el cuarto país de Europa con impuestos más altos
España se convierte en el cuarto país de Europa con impuestos más altos

Paradojas de la política económica. España, que es el país de la Unión Europea con mayor tasa de desempleo y el tercero en volumen de déficit público (por detrás de Grecia e Irlanda), se ha situado ya entre los países con tipos impositivos más altos. Sobre todo después de que ayer el presidente Rajoy anunciara un incremento del IVA.  

Sólo Bélgica, Dinamarca y Suecia, países con un potente Estado de bienestar, tienen hoy impuestos nominales más elevados. En el caso de España, los tipos impositivos se sitúan ya en el IRPF en el 52%; en el 30% en el Impuesto de Sociedades, y en el 21% en el IVA, una vez que la medida entre en vigor. Los ciudadanos y las empresas de países como Alemania, Francia o el Reino Unido, históricamente con tipos más elevados, pagan hoy menos impuestos que los españoles. La media de la eurozona se sitúa, respectivamente, en el 43,1% (IRPF)), 26,1% (Sociedades) y 20% (IVA).  

Lo más relevante, sin embargo, es la aceleración. Al comenzar la crisis, España era uno de los países europeos con tipos impositivos más bajos, pero desde 2010 ha subido el IRPF en siete puntos; el IVA, en cinco, además de haberse producido una revisión al alza de los tipos nominales que se aplican a los impuestos especiales (tabaco, alcohol, e hidrocarburos). Sin contar las nuevas tasas medioambientales que anunció ayer el Gobierno. Cuando se creó el IVA en España, en 1986, el tipo general era del 12%, prácticamente la mitad que ahora.

Con la revisión que anunció ayer el Gobierno, incluso, el tipo reducido español (que pasa del 8% al 10%) es ya más elevado que en Francia (5,5%-7%), Holanda (6%), Alemania (7%) o Reino Unido (5%). Y similar al de Italia o Austria.

Lo más llamativo, sin embargo, es que sólo Irlanda (con tipos mucho más bajos), Grecia y Portugal ingresan menos que España, según los datos que publica anualmente la Comisión Europea, y que analizan las tendencias fiscales en los países europeos. Los ingresos tributarios apenas alcanzaron el 31,9% del PIB en 2010, frente al 38.9% de media que se alcanza en la eurozona.

La causa de de esta reducida recaudación tiene que ver con el desplome de los impuestos vinculados al sector inmobiliario, y que llevaron en 2007 a que el Estado ingresara nada menos que 433.209 millones de euros. En 2011, sin embargo, la recaudación del conjunto de las administraciones públicas (recursos no financieros) cayó hasta 377.085 millones de euros, lo que significa una descenso de más de 56.000 millones que ahora el Gobierno intenta recuperar aumentando los impuestos.

Empeoramiento de las expectativas

La subida del IVA supone, en todo caso, una nueva vuelta de tuerca a la economía española. Sobre todo en términos de expectativas. Como señala el responsable del servicio de estudios de una importante entidad financiera, el efecto que tendrá la medida sobre el crecimiento será “limitado”. Lo relevante es que los agentes económicos se comportan de forma racional, y unas  expectativas negativas, como las que se trasladan tras una subida de los impuestos o el recorte de los salarios de los funcionarios, se trasladan necesariamente a la confianza de los consumidores.

 De ahí que, en su opinión, lo importante es que el BCE complemente el paquete de ajuste del Gobierno (65.000 millones entre ingresos y gastos) con una intervención en los mercados de deuda pública para rebajar la prima de riesgo. “Si el diferencial con Alemania no baja hasta el entorno de los 200 puntos básicos, la expectativas son muy negativas. No hay nada que hacer”, asegura. Y hay que tener en cuenta el enorme peso que tiene el consumo respecto del Producto Interior Bruto (PIB). En concreto, el gasto en consumo final de las familias alcanzó el año pasado los 625.363 millones de euros; es decir, casi las dos terceras partes del PIB.

Según sus cálculos, la subida del IVA apenas tendrá efectos sobre la inflación, que se sitúa en niveles muy bajos debido al desplome de la demanda interna, y, en particular, del consumo de los hogares, cuya renta disponible está más influida por el empleo que por el tipo de IVA. Entre otras cosas, asegura, porque es probable que el 50%-60% de la subida del Impuesto sobre el Valor Añadido se quede en el margen de las empresas, lo que significa que sólo el resto se trasladará a los consumidores. En un contexto recesivo como el actual, la tendencia general será absorber la subida del IVA para no perder cuota de mercado, como anunció ayer la cadena Inditex.

Según el Gobierno, España era en 2010 el país de la UE con menor recaudación de IVA en relación al PIB (5,4%), cuando la media de la UE es del 7,4%. Según sus estimaciones, sin la subida del IVA anunciada ayer por Rajoy, la recaudación del impuesto seguiría cayendo en términos relativos, hasta el 5% del PIB en 2013.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
201 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios