ULTIMA UN PACTO COMERCIAL CON LA TOMA DE CONTROL EN EL HORIZONTE

Telefónica negocia una gran operación con Digital+ en pleno declive de los Polanco

Telefónica y el Grupo Prisa estrechan sus lazos. Según aseguran fuentes conocedoras de las conversaciones, ambas compañías ultiman un gran pacto comercial en torno a Digital+

Foto: Telefónica negocia una gran operación con Digital+ en pleno declive de los Polanco
Telefónica negocia una gran operación con Digital+ en pleno declive de los Polanco

Telefónica y el Grupo Prisa estrechan sus lazos. Según aseguran fuentes conocedoras de las conversaciones, ambas compañías ultiman un gran pacto comercial en torno a Digital+ que permitiría a la teleco acceder a los contenidos premium que atesora la plataforma de pago y desarrollar ofertas de cuádruple play [telefonía fija y móvil, Internet y televisión digital] para explotar al máximo la convergencia de tecnologías. El acuerdo supondría un nuevo balón de oxígeno para el grupo de medios, que la semana pasada anunciaba la entrada de los bancos en su capital. Será su principal accionista, por delante de los Polanco.

“Prisa tiene los contenidos y el soporte para que la teleco pueda lanzar ofertas ambiciosas de cuádruple play. Y Telefónica tiene el acceso a los clientes que Digital+ no puede atraer. Buscan cómo poder atender a una demanda conjunta. Además, la teleco se ha dado cuenta de que la fibra óptica que utiliza en Imagenio como soporte está en declive frente al satélite, sobre todo por las inversiones que requiere. Sobre esa base están trabajando, pero el acuerdo no está rematado. Puede firmarse mañana o en un mes”, apuntan estas fuentes.

¿Implicará la operación un incremento de la participación de la compañía de César Alierta en Digital+, rumbo a una adquisición de la plataforma a medio plazo? “El pacto no tiene implicaciones jurídicas. No se va a producir una modificación accionarial. Telefónica está un proceso de desinversiones y no está para esas”, se asegura desde el entorno de las compañías. Diversas fuentes del sector, sin embargo, dan por hecho que la toma de una participación de control por parte de Telefónica está sobre la mesa. Una posibilidad que ayudaría a reducir la deuda de 3.500 millones de euros que acumula Prisa, pero que topa con el rechazo de parte de la cúpula del grupo de medios, tradicionalmente contraria a restringir el perímetro de la sociedad.

Ambas compañías ya son socios en la plataforma de pago. Telefónica compraba el 21% de Digital+ a finales de 2009, un porcentaje que meses después elevaba hasta el 22% que actualmente atesora. Una operación valorada en torno a 500 millones de euros, parte abonados mediante canje de deuda. Todo un primer rescate al grupo de medios, acuciado entonces por los bancos y una deuda superior a 5.000 millones. De hecho, la relación entre ambas compañías es de largo aliento, con sus altos y bajos. Al punto que Telefónica está indirectamente en el origen de las angustias de los Polanco.

Corría mediados de 2008 y el grupo de medios tenía que solicitar un crédito de 1.950 millones de euros para afrontar los pagos por la opa lanzada para hacerse con el 100% de Sogecable, de la que atesoraba sólo el 50,07%. Y es que el consejero delegado de Prisa, Juan Luis Cebrián, no esperaba que Telefónica se acogiera a la oferta. Contra todo pronóstico, la multinacional fue con el argumento de que necesitaba liquidez. Y obtuvo unos jugosos 650 millones por el 16,79% de su participación, al tiempo que mandaba a Prisa a la UVI. Paradójicamente, la teleco compraba apenas meses después un 21% por 180 millones menos. Un negocio redondo.

Las conversaciones entre ambos grupos vuelven al primer plano en un nuevo momento de apuro para Prisa. Los bancos acreedores del grupo de medios decían basta la semana pasada y decidían entrar en el capital de la compañía, que les adeuda 3.500 millones de euros. Según la información remitida a la CNMV, las entidades capitalizarán deuda por valor de 334 millones de euros en el plazo de dos años, al tiempo que otros inversores institucionales entrarán en el capital compañía por un importe de 100 millones de euros en efectivo. Una operación que convertirá a los bancos en el principal accionista de la compañía por delante de la familia fundadora. Su cuota del capital rondará en el 20% en 2014. La familia Polanco mantendrá –a través de su sociedad patrimonial Rucandio- apenas un 16% de la compañía en el mejor de los escenarios.

El papel de Alierta

 La posible ampliación de la participación de Telefónica en Digital+ contrasta con la estrategia recientemente anunciada por la multinacional de vender todo tipo de activos para reducir su abultada deuda de 57.000 millones de euros. A la empresa dirigida por César Alierta le han rebajado su calificación financiera por las dudas sobre su capacidad de generar la caja suficiente para hacer frente a su endeudamiento.

Por ese motivo, y pese a la opinión contrario del propio Alierta, la empresa ha modificado dos veces en apenas seis meses su política de dividendo. Primero, con un recorte sustancial de la retribución en metálico y segundo, con un aumento del pago con papeles a partir de este mismo año. Para calmar a Standard & Poor's y a Moody's, Telefónica ha anunciado la puesta a la venta de una parte de su filial alemana, de otros activos en Latinoamérica y de Atento, la empresa de atención telefónica. El domingo comunicó la desinversión de casi el 5% de China Unicom por algo más de 1.100 millones.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios