EJECUTARÁN DEUDA POR CAPITAL EN DOS AÑOS

Los bancos acreedores entran en el capital de Prisa como uno de los accionistas de referencia

Los bancos acreedores del Grupo Prisa han dicho basta y han decidido entrar en el capital de la compañía. Según anunció este lunes la sociedad a

Foto: Los bancos acreedores entran en el capital de Prisa como uno de los accionistas de referencia
Los bancos acreedores entran en el capital de Prisa como uno de los accionistas de referencia

Los bancos acreedores del Grupo Prisa han dicho basta y han decidido entrar en el capital de la compañía. Según anunció este lunes la sociedad a la CNMV, las entidades capitalizarán deuda por valor de 334 millones de euros, tras un acuerdo con la familia Polanco para recibir dentro de dos años 324 millones de títulos y convertirse en uno de los accionistas de referencia de la empresa. El anuncio provocó a primera hora de la mañana que la acción del grupo se disparara un 40%. La sociedad, que cerró por debajo de los 0,30 euros por título, apenas capitalizaba 200 millones de euros. Debe a los bancos en torno a 3.500 millones.

Según el hecho relevante remitido al regulador, la compañía someterá a la opinión de los accionistas en la Junta del próximo día 30 “un acuerdo de emisión de bonos obligatoriamente convertibles en el término de dos años en acciones Clase A de Prisa, destinados a ser suscritos por inversores institucionales por un importe de 100 millones de euros en efectivo, y por entidades financieras acreedoras de la sociedad por un importe de 334 millones de euros mediante la capitalización parcial de sus créditos”.

Un pacto que hace de 2014 un año clave para el grupo, ya que en esa fecha se convertirán también en acciones Clase A -con derecho de voto- todas los títulos clase B entregados en su momento en paralelo a la operación de entrada en el capital de los fondos de Liberty. "El accionariado de la compañía debería tener entonces en torno a 1.400 millones de acciones. Cuando se ejecute la operación anunciada este lunes, los bancos serán un accionista relevante", explican fuentes del mercado. 

Lo cierto es que las entidades financieras están desde hace años entre la espada y la pared, situación que hasta ahora han resuelto aplazando los vencimientos al grupo de medios. La última de las refinanciaciones se cerró a finales del pasado año. De hecho, los 3.500 de deuda se dividen en dos créditos. Uno de ellos, el denominado préstamo puente, fue contraído a comienzos de 2008 con HSBC, Santander, Banesto, Caja Madrid, BNP Paribas y Natixis. Contemplaba un importe inicial de 1.950 millones de euros, de los que aún quedan pendientes de pago 1.540. La última refinanciación pactada por la firma hace apenas un trimestre retrasa el vencimiento hasta el año 2015.

Dilución de la familia Polanco

Además, la compañía tiene que hacer frente a otro préstamo, el sindicado con un grupo de 39 entidades financieras, que a 31 de diciembre de 2011 implicaba obligaciones adicionales para la sociedad de 1.382 millones de euros. Según explicaba recientemente la compañía a la CNMV, con los fondos procedentes de una ampliación de capital de 150 millones llevada a cabo a principios de año “se han amortizado 100.000 miles de euros del préstamo sindicado, quedando pendiente una deuda de 1.282.544 miles de euros, cuyo vencimiento se extiende hasta el 19 de marzo de 2014 o hasta el 19 de diciembre de 2014, si se cumplen ciertos hitos”. La emisión del bono lanzado es precisamente uno de ellos.

También se sometará a la Junta –que deberá aprobar ambas cuestiones por el 75% de los votos- que el pago del dividendo preferente de la acciones clase B -en torno a 68 millones de euros- se abone este año en acciones clase A y no en efectivo. “En el caso de que el pago de dividendo se realice en acciones, el precio sería de 1 euro/acción; se prevé que el pago de dividendo mínimo anual correspondiente al año 2011 se realice en acciones Clase A”, subraya el hecho relevante. Un medida que supondrá una dilución adicional de los principales accionistas, con la familia Polanco a la cabeza. No es la primera. La entrada de los fondos y sociedades de inversión de Liberty ya les supuso a finales de 2010 pasar de un 70% del capital a apenas un 30%.

Los bancos también salieron al rescate de los problemas de tesorería de la sociedad hace apenas meses. Fueron precisamente Bankia, La Caixa, Santander y HSBC quienes financiaron a los Polanco y sus socios americanos la ejecución de 75 millones de warrants (opciones sobre acciones) a finales de 2011, en plena sequía del crédito. Una operación que permitió a los dueños de la sociedad inyectar 150 millones en la firma y paliar los serios problemas de liquidez que atraviesa. De paso, también facilitaba la citada refinanciación de la deuda.

“El 3 de enero de 2012, Otnas ejecutó 75.000.0000 warrants para suscribir acciones clase A del emisor a dos euros (…) utilizando fondos de un contrato de préstamo a plazo de 150 millones de euros fechado el 21 de octubre, por y entre Banco Santander, S.A., Caixabank, S.A., Bankia S.A., y HSBC Bank, PLC”, explica la información enviada a la SEC. Otnas es la sociedad creada ad hoc por los Polanco -a través de sus empresas patrimoniales-, Nicolas Berggruen –vía Berggruen Acquisition Holdings, sociedad radicada en Holanda- y Martin E. Franklin. Los dos americanos eran la punta de lanza de Liberty, sociedad que agrupaba una veintena de hedge funds y firmas de inversión que inyectaron 650 millones en Prisa en diciembre de 2010.

Comunicación
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios