A TRAVÉS DE UBS Y SOCIETÉ GÉNÉRALE

ACS inicia la venta del 3,69% de Iberdrola para calmar a los acreedores

ACS ha iniciado a través de UBS y de Société Générale un proceso de colocación acelerada entre inversores profesionales y cualificados del 3,69% del capital de Iberdrola,

Foto: ACS inicia la venta del 3,69% de Iberdrola para calmar a los acreedores
ACS inicia la venta del 3,69% de Iberdrola para calmar a los acreedores

ACS ha iniciado a través de UBS y de Société Générale un proceso de colocación acelerada entre inversores profesionales y cualificados del 3,69% del capital de Iberdrola, donde hasta ahora controla un 18,5%. Las acciones de Iberdrola han cerrado a 3,90 euros tras una subida del 2,93%, lo que supone una valoración del paquete que se va a colocar en bolsa de 860 millones de euros.

La constructora que preside Florentino Pérez se ha visto obligada a vender con importantes pérdidas. En lo que va de año los títulos de la eléctrica han caído un 19,4% y se sitúan en los niveles más bajos de 2004. Por lo tanto ACS asume unas muy fuertes minusvalías por acción. El precio medio al que ha construido su participación de casi el 20% en Iberdrola es de 6,9 euros por acción.

Las circunstancias han obligado a ACS a vender un paquete de acciones que cuestionan su estrategia en el que grupo que preside Ignacio Sánchez Galán. Según consta en el informe anual de 2010 –último conocido- de la constructora presidida por Florentino Pérez, cuatro euros era la valoración a partir de la cual la banca acreedora puede ejecutar la deuda concedida al grupo. Lo haría por el método de liquidación por diferencias en lugar de por entrega física de las acciones. El matiz es relevante porque puede empujar a la sociedad a una situación complicada.

El sistema de la entrega de los títulos a cambio de cancelar los préstamos supone que los bancos se quedan con la participación sin ninguna potencial reclamación posterior. Si se salda la deuda por diferencias, ACS tendría que pagar el resultante de restar el precio de compra -6,9 euros de media- respecto al precio de mercado. 

La eléctrica es uno de los valores más castigados del sector en Europa. La incertidumbre sobre la regulación en España, el frenazo a las subvenciones en Estados Unidos y la caída del consumo han mermado sus cuentas hasta el punto de que Galán ya avisó en la presentación de los resultados de 2011 que a la compañía le costaría conseguir los objetivos financieros a los que se había comprometido en el nuevo plan estratégico. Una advertencia que se entendió como un profit warning con la consiguiente reacción negativa de los inversores. Pese a ello, Iberdrola se ha esforzado por mantener el rating, siendo la única de España y una de las pocas de Europa que ha conseguido evitar una rebaja de la calificación financiera.

ACS tuvo que admitir en el último trimestre de 2011 un deterioro de su inversión en la eléctrica, que provisionó en cerca de 370 millones. Un reconocimiento al que se había negado hasta bien mediados del pasado año pese a que ya era más que evidente que las minusvalías superaban los 2.000 millones de euros. Esa cifra supera ya los 3.500 millones respecto a los cerca de 8.000 invertidos. De esa cantidad, 4.962 millones fueron financiados con préstamos bancarios mediante vehículos especiales.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios