El Ayuntamiento de Sabadell dificulta la oferta de compra de Agbar sobre la compañía Aigües de Sabadell
  1. Economía
RECLAMA UN PLAN DE INVERSIONES A SUEZ

El Ayuntamiento de Sabadell dificulta la oferta de compra de Agbar sobre la compañía Aigües de Sabadell

“No va a ser tan fácil que el pez grande se coma al pequeño”. Así de contundente define un representante del Ayuntamiento de Sabadell a El

Foto: El Ayuntamiento de Sabadell dificulta la oferta de compra de Agbar sobre la compañía Aigües de Sabadell
El Ayuntamiento de Sabadell dificulta la oferta de compra de Agbar sobre la compañía Aigües de Sabadell

“No va a ser tan fácil que el pez grande se coma al pequeño”. Así de contundente define un representante del Ayuntamiento de Sabadell a El Confidencial la intención de Aguas de Barcelona (Agbar), presidida por Ángel Simón y controlada por la multinacional francesa Suez Environnement, de comprar y hacerse con el control de la gestión de la Companyia d’Aigües de Sabadell (Cassa), el segundo operador del mercado del agua en Cataluña precisamente por detrás de Agbar.

La principal razón de la dificultad del proceso de compra, que Agbar ha formalizado bajo la fórmula financiera de una OPA, es que el Ayuntamiento de Sabadell desconfía de que se vaya a mantener el carácter público de la gestión del agua en Sabadell y los municipios de su entorno. “Cabe tener en cuenta que la gestión de Cassa es actualmente pública y garantiza el suministro y el mantenimiento de la red de agua potable a toda Sabadell. Si Agbar, que está controlada por Suez, se queda con la gestión ¿tendrá en cuenta este carácter público o decidirá sus inversiones de futuro en base a la rentabilidad?”, explica a este diario un representante del comité de empresa de Cassa. La principal desconfianza en la operación viene por parte del equipo municipal de Sabadell, que encabeza el alcalde socialista Manuel Bustos y que controla el 23% del capital de Aigües de Sabadell. “Por el momento, no quieren acudir a la oferta hasta que Agbar o Suez presenten un plan de futuro que garantice sus 150 empleos y que certifique el compromiso de mantener el carácter público y de interés general del suministro de agua en Sabadell”, aseguran las mismas fuentes sindicales.

El pasado martes se reunieron los comités de empresa de Agbar y de Cassa y ambas organizaciones sindicales certificaron “que la principal oposición para sacar adelante la operación proviene de las dudas que plantea el Ayuntamiento de Sabadell, que exige a Agbar la presentación de un plan de futuro. Muchos, en la empresa de Sabadell, consideran que Agbar ha presentado una opa hostil porque el precio no se ajusta al valor de los libros de la compañía y porque no han presentado un plan de futuro para mantener la gestión pública ni las inversiones y por eso existe desconfianza”. Tanto Agbar como La Caixa, que garantiza el pago de la operación sobre Aigües de Sabadell, se sienten motivados por esta operación y esperan cerrar la compra en las próximas semanas. Sin embargo, por parte de los accionistas de la empresa de Sabadell cada día que pasa se ponen más pegas a la operación. “Al final, si todos los accionistas venden sus acciones y acuden a la opa de Agbar, el Ayuntamiento no se opondrá y venderá su 23%, pero a día de hoy son Agbar y Suez los que tienen que mover ficha”, señalan las fuentes conocedoras de la operación.

Lo que está claro es que la oferta de compra de Agbar no ha sentado nada bien en el Consejo de Administración de Cassa. Tanto es así, que la semana pasada el presidente de Cassa, Xavier Bigatà, hizo pública su protesta por cómo Agbar ha presentado la opa: "La oferta de Agbar no ha sido comunicada a la compañía antes de su presentación en la CNMV", se quejó en un artículo publicado en Diari de Sabadell. Tampoco el consejo de administración de Cassa está de acuerdo con el precio propuesto por Agbar a los accionistas de Aigües de Sabadell para vender sus acciones: 71 euros por acción. "Es una valoración de la compañía considerablemente inferior a la que el experto Gabinete Técnico de Auditoría y Consultoría dictaminó en un informe encargado el año pasado por la compañía”.

Aguas de Barcelona formalizó ya ante la CNMV la Opa sobre Cassa. Para ello, cuenta con un aval de 39,6 millones de euros. La Caixa, titular de Criteria, segunda accionista de Agbar, aporta esta garantía. La opa está supeditada a obtener un mínimo del 53,84% del capital, que sumado al que ya posee, le situaría con el 65%. El Ayuntamiento de Sabadell, primer accionista con el 23,65%, retendrá su cuota. El Banc Sabadell, con el 5,677%, seguirá la decisión de la mayoría de accionistas y Caixa Sabadell (5,78%), integrada en Unnim, aún no ha tomado una determinación sobre si vende sus acciones en esta operación. En el 2009, Cassa facturó 39,3 millones de euros y obtuvo un resultado neto de 2,05 millones de euros, prácticamente igual al del año anterior (2,04 millones). La empresa tiene también concesiones en otras poblaciones catalanas, así como en Aragón, Fuerteventura y Cabo Verde.

Agbar Ayuntamiento de Madrid