SI LA ECONOMÍA EMPEORA, EL QUEBRANTO ALCANZARÁ 225.000 MILLONES

La banca española necesitará cinco años para provisionar sus pérdidas reales, según Moody's

La falta de credibilidad de la banca española empieza a ser un clamor entre las firmas de análisis internacionales. La última en sumarse a esta desconfianza

Foto: La banca española necesitará cinco años para provisionar sus pérdidas reales, según Moody's
La banca española necesitará cinco años para provisionar sus pérdidas reales, según Moody's

La falta de credibilidad de la banca española empieza a ser un clamor entre las firmas de análisis internacionales. La última en sumarse a esta desconfianza ha sido la agencia de calificación crediticia Moody's, que ayer publicó un demoledor informe sobre nuestro sector financiero en el que estima que las pérdidas reales que tendrá que afrontar el sector alcanzaban 108.000 millones a cierre de 2008. Contra esa cantidad, bancos y cajas cuentan con un colchón de provisiones (genéricas y específicas) de 51.000 millones, lo que implica una tasa de cobertura del 47%. Y al ritmo que se están constituyendo nuevas provisiones en 2009, el sector necesitará cinco años para provisionar los 57.000 millones restantes.

En las últimas semanas, han sostenido que las pérdidas reales son mucho mayores que las declaradas nombres como Redburn Partners, Variant, el columnista del Financial Times John Hempton y, hace tan sólo unos días, la mismísima AFI, la firma de análisis española que preside Emilio Ontiveros y que cuenta con un conocimiento inmejorable del sector financiero nacional.

Moody's coincide con todas estas voces en que las fórmulas que están usando los bancos para esconder el deterioro real de sus activos (créditos) son principalmente la refinanciación de las deudas con alargamiento de los plazos de devolución y la adquisición de inmuebles como pago de los créditos que las empresas no pueden pagar. Estas prácticas permiten a las entidades presentar una tasa de morosidad muy inferior a la que resultaría si se incluyeran de verdad todos los créditos que han incurrido en impago. AFI sostiene que la tasa de morosidad real del sector estaría tres puntos por encima de la oficial.

La adjudicación masiva de activos -básicamente ladrillos-, que alcanza ya 30.000 millones, y las refinanciaciones masivas a las inmobiliarias aunque sean inviables (los 'créditos zombie'), han contenido la tasa de morosidad y, en consecuencia, requieren menos provisiones. No hay que olvidar que el Banco de España sólo exige provisionar un 10% del valor de tasación de los inmuebles adjudicados -quiso imponer el 30% pero cundió el pánico en el sector- y que ese valor de tasación es muy laxo. También está ayudando la relajación de los requisitos de provisiones para los créditos morosos adoptada por el supervisor.

Cuanto más se tarde en reconocer la realidad, peor

La analista de Moody's María Cabanyes se muestra muy preocupada porque los bancos eviten reconocer la verdadera dimensión del deterioro de sus activos, "lo que puede provocar que el sector siga débil  hasta que afronte este problema más decisivamente". Aunque la banca española está presentando unos beneficios bastante sólidos por la recurrencia de su negocio minorista, en el primer semestre sólo fue capaz de dotar 6.300 millones de nuevas provisiones. Lo cual significa que necesitará cinco años en conseguir los 57.000 millones necesarios para afrontar la morosidad no cubierta actualmente

Y eso, siempre que la generación de beneficios siga siendo tan sólida como hasta ahora y siempre que las condiciones económicas no empeoren todavía más en nuestro país. En un escenario de deterioro mayor, Moody's estima que las pérdidas pueden ser muy superiores a los 108.000 millones y alcanzar los 225.000. Una cifra que sería inasumible para el sistema. Y aunque no se llegue a esos extremos, la agencia estima que numerosas entidades no podrán evitar las pérdidas en los próximos trimestres debido a esa necesidad de dotar provisiones contra la cuenta de resultados.

La provisión genérica se agotará en 2010

Una necesidad que deriva de que los colchones con los que contaba el sector hasta ahora -las provisiones genéricas (anticíclicas) construidas en los tiempos de bonanza, las reservas, la venta de participadas y los altos niveles de eficiencia- se van a evaporar durante lo que resta de 2009 y 2010. "Las provisiones genéricas probablemente se agotarán en la mayoría de las entidades durante ese período -desde el inicio de 2008 hasta junio de 2009 han caído en un 20%- a la vez que los beneficios se verán afectados por los mayores requisitos de provisiones, menor volumen de negocio y una mayor presión en los márgenes", asegura el informe.

En este entorno tan negativo, el único salvavidas que encuentra Moody's para muchas entidades es la ayuda del Estado. A su juicio, el dinero destinado al FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria), cerca de 100.000 millones de euros, "debería bastar para cubrir los desfases de capital de los bancos y cajas españoles en nuestro escenario central". La confianza en estas ayudas evita nuevas rebajas del rating de las entidades, aunque la agencia advierte de que podría haberlas si hay señales de que el Gobierno es reticente a dar estas ayudas o si, en los casos de fusiones de cajas, la más grande ve diluida su solvencia.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios