POR PROBLEMAS ECONÓMICOS, POLÍTICOS Y DE PERSONAS

Caixa Girona y Tarragona se resisten a fusionarse con Caixa Catalunya

La fusión de las Cajas de Catalunya, Tarragona y Girona no va a ser un plácido paseo por el bosque. El oasis catalán encuentra duros escollos

Foto: Caixa Girona y Tarragona se resisten a fusionarse con Caixa Catalunya
Caixa Girona y Tarragona se resisten a fusionarse con Caixa Catalunya

La fusión de las Cajas de Catalunya, Tarragona y Girona no va a ser un plácido paseo por el bosque. El oasis catalán encuentra duros escollos para acabar de formalizar un nuevo mapa después de que el Gobierno aprobase el FROB. Tanto Tarragona como Girona están poniendo pegas a la fusión con la segunda caja catalana, que preside el ex ministro socialista Narcís Serra.

Fuentes del sector consultadas por El Confidencial coinciden en que “hay dificultades de todo tipo: económicas, políticas y de personas", asegura una fuente del sector. Uno de los principales escollos es el presidente de Caixa Catalunya, Narcís Serra, a quien, por su pasado netamente político, querrían ver fuera del nuevo mapa que se puede configurar. 

Las fuentes señalan que "el problema es que Caixa Catalunya será el 80% de la entidad que surja de la fusión y, por tanto, querrá mandar, cosa a la que no están dispuestas las otras dos cajas, que además consideran que, dentro de la crisis que azota al sector, están mejor porcentualmente". 

El nuevo presidente de Caixa Girona, Manel Serra, aunque socialista como Narcís Serra, fue muy claro tras la reunión del consejo de la entidad a primeras horas de la noche del pasado martes: su entidad está en una situación "envidiable". Además, su intención es "mantener la misión en el territorio que vio nacer a Caixa Girona en 1940 y servir a las personas, las empresas y las instituciones de la demarcación que la respaldan". 

Fuentes del sector añaden que esta reticencia de la entidad gerundense a quedar diluida en otra institución más grande como Caixa Catalunya es compartida por Caixa Tarragona. "Ambas verían con mejores ojos integrarse dentro de una fusión con cajas más pequeñas que el disgregarse en la otra porque, además, perderían toda identidad", aseguran estas fuentes. 

Un mensaje al Banco de España

Fuentes oficiales consultadas por este diario señalan que "lo que hay son reticencias normales", pero que "todas son conscientes de que hay que ir a un proceso de concentración". En este sentido, tal y como había publicado este diario, el tiempo juega en contra. "Es preciso dar un mensaje rápido hacia el Banco de España para que no intervenga. Lo que no hay que hacer es quedarse quieto. En otras palabras: las cajas catalanas deben comenzar un proceso sin prisas pero sin pausas. En tres meses, debe estar configurado ya un nuevo mapa si no queremos que la autoridad bancaria entre a saco en las instituciones y sea ella la que diga qué y con quién se ha de hacer la fusión", señala una fuente que participa en las negociaciones. 

Ayer, representantes de las tres cajas que dependen de las Diputaciones se reunieron para hablar del tema. Y aunque ahora dos de ellas tienen a su frente a hombres del partido socialista, los problemas no desaparecen. El presidente de Caixa Girona, por lógica, ha de controlar en tiempo récord la situación de la institución antes de acometer la operación más importante de la historia de la entidad y sus reticencias podrían verse menguada en un futuro.

Pero la preocupación es otra. "El problema es el gran volumen que tiene Caixa Catalunya frente a las otras -dice una fuente que lleva décadas trabajando en el sector-. Si tiene un volumen más grande, los problemas son más grandes. Hasta el momento, el Banco de España no ha hecho ningún movimiento, pero dentro de tres o cuatro meses, si la situación sigue igual, y todo parece indicar que será así, puede comenzar a ordenar movimientos".

Un proceso todavía “muy verde”

El pasado lunes, se discutió el tema en la cúpula de Caixa Catalunya, pero la conclusión fue clara: "El tema está muy verde". Entre otras cosas porque, el FROB se aprobó hace apenas cuatro días y se han de estudiar todos los detalles. Una fuente interna de esta entidad manifestó a El Confidencial que "Caixa Catalunya necesita la fusión para evitar que intervenga el Banco de España y le diga con quién ha de integrarse. Si lo hace con cajas más pequeñas, siempre puede seguir manteniendo una determinada cuota de poder. Otra cosa es que estas otras cajas quieran dejarle la cuota que quiere mantener". 

Al margen, Caixa Sabadell, Caixa Terra y Caixa Manelleu siguen con su proceso de fusión. Las conversaciones con Caixa Manresa siguen su curso, para intentar atraer a ésta a la operación. "Manresa se descuelga porque cree que tiene más importancia, pero ha cometido un error de estrategia", dice una fuente del sector.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios