Es noticia
Menú
Alcaraz deslumbra en Wimbledon: "He jugado increíble, me he sorprendido a mí mismo"
  1. Deportes
  2. Tenis
Se clasifica a la cuarta ronda

Alcaraz deslumbra en Wimbledon: "He jugado increíble, me he sorprendido a mí mismo"

La experiencia de los primeros días le ha servido para entender la intensidad que se respira en un Grand Slam. Carlitos no cedió un set y fue un martillo para Óscar Otte

Foto: Carlos Alcaraz festeja un punto en Wimbledon. (EFE/Andy Rain)
Carlos Alcaraz festeja un punto en Wimbledon. (EFE/Andy Rain)

Carlos Alcaraz avanza por Wimbledon con la misma intensidad que habitualmente caen los chubascos en Londres. El murciano ha derrotado en la tercera ronda a Óscar Otte (6-3, 6-1 y 6-2) y avanza viento en popa por el campeonato. Es increíble su facilidad para adaptarse a la idiosincrasia de los lugares. En un lugar donde la pista es rápida, Carlitos está veloz y no da una bola perdida. Competir en el torneo, sin embargo, le ha impedido disfrutar del Mediterráneo en verano.

El tiempo de Londres no es precisamente atractivo, ni siquiera en el periodo estival. Es difícil elegir entre el intenso sol de Murcia y el nublado de la capital del Reino Unido. A veces, los grises son mejores que los blancos y los negros. En la equidistancia está el acierto en muchas ocasiones. "He jugado increíble, ha sido mi mejor actuación hasta ahora. Estoy muy contento con mi nivel. Espero poder mantenerlo en la siguiente ronda", afirmó, eufórico, Alcaraz en rueda de prensa posterior al encuentro, donde aseguró "me he sorprendido a mí mismo por el nivel que he mostrado en tan poco tiempo. No venía con muchas expectativas, con pocas horas en pista. Me veo muchísimo mejor en pista. Me siento como alguien que ha jugado mucho en hierba y eso que he jugado poco".

"Cada partido es un mundo, puede jugar increíble o el peor. El lunes fue mi primer partido en hierba y fue duro. En cuatro o cinco días, entrenas, mejoras, aprendes a moverte mejor. Ahora me siento más cómodo jugando en hierba, me siento mejor. Cuando más juego, más cómodo me siento. Cada día que pasa, me siento más preparado", insistió.

placeholder Alcaraz, remata un punto durante el partido de tercera ronda en Wimbledon. (EFE/Andy Yates)
Alcaraz, remata un punto durante el partido de tercera ronda en Wimbledon. (EFE/Andy Yates)

La nobleza de Carlitos

El tenis es un deporte en el que el señorío es equivalente al rugby. Muchos inciden en la dureza del deporte oval, pero nunca escucharán una queja contra una decisión arbitral. En el tenis, salvo contadas excepciones, ocurre lo mismo. Los ejemplos que dejan los tenistas son más positivos que negativos. El del Alcaraz fue otro más en la lista. Su rival metió una derecha por fuera y entró en el campo de Alcaraz. Por tanto, era válida. El juez de línea, sin embargo, se equivocó y le quitó el punto. La corrección llegó por parte del juez de silla, que anunció que el punto tenía que repetirse. Pero la generosidad va con Carlitos y le dio el tanto a Otte. Ser buena gente vale más que cualquier título.

Su exposición mediática es exponencial a sus éxitos en la pista. Cada vez se conoce más a Carlitos y con gestos como el de hoy se gana más al público. No se le conoce pareja, pero no es descabellado pensar que no tardará en ganarse a su futura suegra. A veces es más necesario ver, oír y callar que dar la nota; el hombre siempre es esclavo de sus palabras.

El nivel de optimismo con el chaval es tal que no conviene hacerse ilusiones. El chico apunta al estrellato, aunque nunca es descartable que el sueño se convierta en pesadilla. El deporte es una montaña rusa de la que muchos no salen ilesos. En lo que se coincide, es en que el chaval tiene ese aura de genio, algo que explican mejor los grandes campeones.

placeholder Alcaraz estuvo bien concentrado durante todo el encuentro. (EFE/Andy Yates)
Alcaraz estuvo bien concentrado durante todo el encuentro. (EFE/Andy Yates)

El aprendizaje de los primeros días

La experiencia adquirida en los dos primeros partidos seguro que le ha servido. En esta ocasión, Carlitos no cedió ni un solo set. Es más, su dominio fue tan abrumador que la cara de su rival era de pura resignación. Por más que lo intentó, siempre se encontró con un Alcaraz implacable. De vez en cuando, no es malo ver gigantes en los molinos. Tal vez la razón la llevaba Miguel de Cervantes.

Los aplausos y las sonrisas no cesaron en el público presente en la pista. Hasta eso consigue Alcaraz: encandilar a los ingleses. No es tarea fácil por lo quisquillosos que son. Sólo hay que hacer referencia al código de vestimenta del torneo. La ubicación del volante es mejor dejarla para otro día.

Los chavales de 19 años están en Mallorca o en Albufeira con bebidas en las manos, y no precisamente las energéticas que bebe Carlitos. Él, sin embargo, ilusiona a su país con su actuación en un Grand Slam. Un ejemplo más de que la edad es sólo un número.

Carlos Alcaraz avanza por Wimbledon con la misma intensidad que habitualmente caen los chubascos en Londres. El murciano ha derrotado en la tercera ronda a Óscar Otte (6-3, 6-1 y 6-2) y avanza viento en popa por el campeonato. Es increíble su facilidad para adaptarse a la idiosincrasia de los lugares. En un lugar donde la pista es rápida, Carlitos está veloz y no da una bola perdida. Competir en el torneo, sin embargo, le ha impedido disfrutar del Mediterráneo en verano.

Carlos Alcaraz
El redactor recomienda