Un tipo incómodo en la pista

Medvedev, el 'bad boy' que discute una nueva cita de Rafa Nadal con la historia

Parece un niño bueno, pero el ruso es todo carácter tanto dentro como fuera de la pista. Sus polémicas se han hecho casi más famosas que su juego. Está en un gran momento de forma

Foto: Medvedev, tras ganar a Grigor Dimitrov y pasar a la final del US Open. (Reuters)
Medvedev, tras ganar a Grigor Dimitrov y pasar a la final del US Open. (Reuters)
Autor
Tiempo de lectura4 min

No es Daniil Medvedev un tenista cualquiera. El jugador, de 23 años, contempla orgulloso su presente y observa esperanzado su futuro. Tiene cara de niño bueno, pero en cuanto salta a la pista se transforma por completo. De fuerte carácter y gran golpeo de bola, Medvedev es el tipo más incómodo del circuito ATP en este momento junto a, posiblemente, Roberto Bautista. Ambos han progresado de manera espectacular este curso, pero mientras al español el éxito le ha llegado ya maduro, sobre el ruso recae el peso de la 'next gen' y las expectativas tan altas que los expertos y aficionados tienen depositadas en este grupo de jugadores llamados a destronar al 'Big3'.

Medvedev viene de triunfar en el Master de Cincinnati, su gran título hasta la fecha. Antes cayó contra Nadal en la final de Montreal. Está realizando un final de curso impresionante. En la gira americana se ha destapado por completo y compite estos días como número cinco del mundo. De tenis heterodoxo en cuanto a su forma de golpear la bola, está haciéndose un hueco entre los mejores. Si en la gira de tierra fue Dominic Thiem el gran protagonista, sobre pista dura la única oposición a Rafa es Daniil. Es posiblemente el mejor partido sobre esta superficie que se puede ver en este momento, dado el gran estado de ánimo que presentan ambos.

El moscovita puede ganarle a cualquiera- ya ha batido a Djokovic dos veces este año- y suma cinco títulos ATP en 2019. Ha eclipsado a otros integrantes de la nueva generación, muy especialmente a Tsitsipas y Zverev, que no terminan de dar el paso, y suma 50 victorias, más que ningún otro en toda la temporada. Por detrás, Nadal con 46. Sus cifras están ahí, también su excelente nivel de tenis, pero lejos de haber sido noticia única y exclusivamente por esto, Daniil también ha protagonizado diferentes escándalos que le han acarreado fuertes críticas. Y es que, como hemos dicho, este tenista engaña a simple vista. Su carrera, desgraciadamente, está manchada por actitudes ciertamente reprochables que no son de recibo en un deporte de 'caballeros' como el que tratamos.

Carácter dentro y fuera

A Medvedev se le llevan los demonios en numerosas ocasiones. No tiene temple el chaval, que se calienta y estalla con normalidad. Sin ir más lejos, en su partido contra Feliciano López en Nueva York, despreció a un recogepelotas, tirándole la toalla de mala manera cuando el chico se acercaba a recogerla. Después dedicó una soberana peineta a la grada por animar a su rival y, en cuanto ató la victoria, dedicó un mensaje retador a todos los asistentes: "Gracias porque vuestra energía me ha dado la victoria [...] Quiero que lo sepáis: cuando os vayáis a dormir, pensad que he ganado gracias a vosotros. Cuanto más me hagáis esto (silbar), más tiempo ganaré".

No ha sido su única 'bronca'. A este episodio hay que añadirle otros capítulos que viene acumulando desde junior. En 2016 le expulsaron de un challenger, en aquel momento era el 250 del mundo, por cuestionar la imparcialidad de una árbitra con Donal Young, su rival y al que supuestamente esta beneficiaba. Para Medevev, la árbitra la tenía tomada con él por ser Young negro. En 2017 recibió una importante multa de la ATP, de 13.000 euros, por lanzarle monedas al juez de silla tras perder su partido. Este es uno de sus gestos sin duda más feos y recordados por el público, como también su encontronazo con el griego Tsitsipas en Miami.

Allí, el ruso le desafió: "Mírame a los ojos, eres un niño pequeño que no sabe pelear". Ya esta temporada, en Wimbledon, se negó a darle la mano al ábrito tras caer ante Goffin. Posteriormente, fue multado de nuevo por tomarla con la hierba del All England Club a base de raquetazos. Medvedev es ya famoso por sus dos caras: la del jugón y la de 'chico malo'. "Medvedev es un genio, no un villando", le defiende su entrenador, Gilles Cervera.

Polémicas aparte, Medvedev es un tenista ahora mucho más sólido y preciso que hace dos meses. Su confianza está por las nubes. Derribó la frontera de octavos en un Grand Slam y, no contento con eso, se ha plantado en la final ante el mejor Rafa Nadal de siempre. Con un gran saque, una excelente derecha y unos cambios de variantes en ocasiones sorprendentes, Medvedev es la gran prueba de fuego de Rafa camino de su 19º Grand Slam.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios