El susto de Rafa Nadal en el Conde de Godó después de casi tres horas
  1. Deportes
  2. Tenis
El balear no fue lo dominante que debería

El susto de Rafa Nadal en el Conde de Godó después de casi tres horas

El manacorí se impuso al argentino Mayer con mucho sufrimiento en su debut en Barcelona por 6-7, 6-4 y 6-2. Sigue lejos de su mejor nivel. El jueves se enfrentará a su amigo Ferrer

Foto: Rafa Nadal, tras su victoria en su debut en Barcelona contra Leonardo Mayer. (EFE)
Rafa Nadal, tras su victoria en su debut en Barcelona contra Leonardo Mayer. (EFE)

No está Nadal especialmente brillante en el inicio de la gira de tierra batida. Tras su sorprendente eliminación en semifinales de Montecarlo, el manacorí debutó en el Barcelona Open Banc Sabadell de categoría ATP 500 frente al argentino Leonardo Mayer, número 63 del ranking mundial. "Cómo llego al Godó lo sabremos a partir del miércoles", comentó a principios de semana y la realidad es que al balear le está costando encontrar su punto. Su partido no fue nada plácido, atascado sobre todo en un primet set que se marchó al tie-break y que perdió de forma estrepitosa (llevaba 15 partidos sin perder un solo set en Barcelona). Pudo vivir una segunda pesadilla, pero finalmente todo quedó en un susto (6-7, 6-4 y 6-2) y este jueves se enfretará a su amigo David Ferrer.

Si el número dos del mundo esperaba dar un rápido y fuerte carpetazo a su tropiezo de la semana pasada ante Fognini, no lo consiguió. Eso sí, esta vez sacó su garra y pudo remontar, pero las dudas continúan. El balear se había enfrentado a Mayer en cinco ocasiones y siempre había salido victorioso, pero en esta ocasión su rival le planteó más problemas que nunca. Rafa buscó pronto el revés del argentino, más frágil ahí, y se mantuvo cómodo en sus servicios y moviendo con la derecha. Mayer, sin embargo, golpeaba con sus cruzados y no daba tregua en los largos intercambios. Rafa tuvo un break que le puso 5-3 y le abrió las puertas para cerrar el set atacando, pero no lo consiguió y el argentino le devolvió la jugada. A partir de ahí Mayer se mostró infranqueable y Rafa comenzó a flojear en sus golpes, que se estrellaban en la red o se iban largo. El viento tampoco ayudó en sus liftados, suaves. Rafa restaba muy atras, corriendo en muchos momentos. El argentino olió el miedo y se impuso en el tie-break con un restazo tremendo ante el que nada pudo hacer el balear. Se le encogió el brazo al español cuando tuvo varias bolas de set.

La segunda manga arrancó mejor, pero las sensaciones de Nadal tampoco fueron cómodas. Cogió ventaja muy pronto, pero en los peloteos no fue el tenista dominante con el drive y con el revés que acostumbra. Mayer concedió opciones al resto que el balear, que normalmente no perdona, dejó pasar por alto. Las consecuencias no fueron a mayores porque, a falta de tenis, a los campeones también les acompaña la suerte. El de Corrientes mandó un revés envenenado para el contrabreak que el juez de silla la cantó mala por muy poco. El manacorí, que se lo estaba jugando todo en su saque, respiró y empató el duelo.

Rafa aprovechó su físico

Llegaba la hora de la verdad y que el partido se fuera por encima de las dos horas favorecía al manacorí. Los minutos corrían y a Mayer el partido se le iba haciendo cada vez más pesado. Inteligente en el peloteo, no supo reaccionar cuando el español elevó su agresividad y empezó a encadenar varios 'winner'. En uno de esos llegó el break que le daría alas y confianza. A Mayer se le empezaba a torcer el gesto. Rafa apretaba con lo justo, obligando al argentino a cometer errores no forzados hasta en voleas relativamente fáciles. Se tambaleó Mayer a consecuencia del cansancio y Rafa lo aprovechó para sentenciar el partido y pasar a la siguiente ronda a pesar del tremendo susto.

No lo tendrá fácil para alzarse con su décimo segundo Conde de Godó, el cuarto consecutivo. Tiene un duro cuadro por delante y todo lo que no sea una victoria final le alejará aún más del número uno, Novak Djokovic.

Rafa Nadal
El redactor recomienda