Alemania se adelantó con el punto de zverev

La vuelta de Nadal fue arrasando a Kohlschreiber y propulsando a España

El español llevaba sin competir desde el Abierto de Australia, pero se le notó en su línea habitual, dominando de manera plácida todo el partido. No descarta jugar el doble de mañana

Foto: Nadal, tras su victoria. (Reuters)
Nadal, tras su victoria. (Reuters)

Rafael Nadal quiere esta Copa Davis, y entre las muchas cosas que ya hemos aprendido cuando su nombre está en escena es que con ambición es capaz de todo. La ensaladera la conseguirá un equipo, siempre es así, pero si el conjunto tiene al balear las cosas son, por definición más sencillas. Es lo que tiene contar con uno de los mejores jugadores de todos los tiempos.

Llegaba de una lesión, una larga e inhabilitante. Con recaída, que es peor. Pero nada de eso importó demasiado, Nadal encontró contra Kohlschreiber sus golpes de siempre, esas derechas largas y altas que parecen ir con un muelle, que trepan hasta el cielo para que el rival no sea capaz de encontrar una posición cómoda para contestar. En Valencia, en casa, en tierra, todo perfectamente preparado para que Nadal haga las cosas propias de Nadal. Y ganar con cierta facilidad, por 6-2, 6-2 y 6-3.

La inactividad no ha neutralizado a Nadal, pero es evidente que le quedan algunos puntos algo oxidados en su juego que tendrá que mejorar en fechas venideras. El primero, como es lógico, es el servicio. Siempre fue el punto débil del coloso, nunca fue muy regular en ese sentido, y el tiempo sin entrenarse se nota mucho más en las parte de su juego que son menos recias. Ocho dobles faltas son un mal síntoma, pero es entendible cuando no se ha disputado un solo partido oficial desde el ya lejano Abierto de Australia.

"He vuelto a competir en un partido importante para nosotros, llevo unos meses complicadillos y bueno, se han ido sucediendo problemas, esa es la mayor inquietud. A nivel de tenis me he sentido jugando bien, dentro de llevar unos meses sin disputar un partido, pero estaba entrenando bien y me sentía confiado de jugar un partido correcto", explicaba tras el encuentro Nadal en la retransmisión televisiva.

No era sencillo porque, además, le tocaba entrar con necesidad. La derrota en el primer encuentro hacía más complicada la eliminatoria y, consecuentemente, más importante el partido de Rafa, que con su victoria equilibró el marcador y aseguró que el domingo, salvo cambio en los acontecimientos, que se enfrentará al jovencísimo Sasha Zverev. Y quien no esté expectante ante el duelo es que no quiere mucho a este deporte, porque los alicientes son muchísimos.

Zverev y Ferrer. (EFE)
Zverev y Ferrer. (EFE)

Ferrer era inferior

Y es que David Ferrer no había empezado con buen pie la eliminatoria de la Copa Davis. Contra Alexander Zverev, el número 1 alemán, tuvo que reconocer lo obvio, que hoy en día no está a la altura de su rival, el más prometedor de todos los tenistas. Ferrer no empezó mal el encuentro,disputó a cara de perro el primer set y logró recortar las ventajas que iba teniendo su adversario hasta que el plan de ataque dejó de funcionarle y el joven dio un paso adelante.

Peor fueron los otros dos parciales, ganados con muchísima claridad por el alemán que logró incluso encadenar siete roturas de servicio. Ese fue el mayor problema para Ferrer que no supo sacar con primero y que, de todos modos, siempre ha tenido dificultades para asentarse en los partidos. Es cierto que Zverev es un jugadorazo, hizo la pasada semana final en Miami y tiene muchos recursos para terminar imponiéndose por 6-4, 6-2 y 6-2.

Ahora toca el dobles, en principio con Feliciano y Marc López, aunque no se descarta que Nadal pueda entrar en competencia. Aunque nadie le vaya a recordar como doblista, no está de más recordar que el número 1 también es letal cuando va emparejado. Cosas de ser uno de los mejores jugadores de siempre.

Tenis
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios