españa y alemania se enfrentan desde este viernes

Copa Davis: ¿la última gran oportunidad para la generación Nadal?

Rafael Nadal (31), David Ferrer (36), Feliciano López (36) y Marc López (35) son cuatro de los cinco jugadores convocados por Sergi Bruguera. Todos con mucha experiencia en la Davis

Foto: Imagen de Rafa Nadal entrenándose el pasado martes en la Plaza de Toros de Valencia. (EFE)
Imagen de Rafa Nadal entrenándose el pasado martes en la Plaza de Toros de Valencia. (EFE)

¿Y si fuera posible conseguirlo una vez más? En una competición que dominó con mano de hierro, imponiendo una autoridad inédita para toda una generación, España busca volver a tomar el mando de la Copa Davis. Seis años después de levantar la última copa, una infinidad en el mundo del deporte, el vestuario español se conjura para lograr un objetivo coral del máximo grado. Bajo la dirección de Sergi Bruguera, hábil para reunir a la vieja guardia en el vestuario, España une sus piezas para una prueba de autoridad.

Contra el paso del tiempo, España ha encontrado en 2018 ingredientes para volver a soñar en grande. Ha olvidado la competición en el exilio, pasando de enlazar ocho eliminatorias fuera de casa a buscar las semifinales de 2018 sin cruzar la frontera. Ha reforzado su autoridad ante el exterior, de vuelta entre las ocho mejores naciones del mundo. Y ha sumado el músculo de antaño con Nadal, un pilar maestro del potencial nacional, inédito en una serie de Grupo Mundial desde la última copa (2011).

A Feliciano López, Roberto Bautista, David Ferrer y Rafa Nadal se sumó Marc López en sustitución de Pablo Carreño. Esos son los cinco elegidos por Sergi Bruguera. (EFE)
A Feliciano López, Roberto Bautista, David Ferrer y Rafa Nadal se sumó Marc López en sustitución de Pablo Carreño. Esos son los cinco elegidos por Sergi Bruguera. (EFE)

Los hombres seleccionados por Bruguera para enfrentar a Alemania en Valencia hablan por sí mismos. Rafael Nadal (31), David Ferrer (36), Feliciano López (36) y Marc López (35) conforman una convocatoria cristalina sobre el presente del tenis español, coronado por un núcleo veterano con el grueso de la carrera ya a la espalda. Pocas naciones han mostrado un fondo de armario tan amplio como el español en este siglo. Un siglo, eso sí, que ya camina hacia el cierre de su segunda década. El avance constante del reloj en un circuito donde la sangre nueva va pidiendo paso. ¿Una de las últimas grandes opciones para una generación de oro?

“En mi caso puede ser de las últimas opciones, pero tampoco pienso mucho en ello”. Con los 36 años recién cumplidos y una carrera mayúscula a su nombre, Ferrer representa como ningún otro el sentir de una generación dorada. La que se ha ganado a pulso, tras labrar éxito tras éxito, un privilegio de campeones: no pensar a futuro. Así vive el alicantino el sueño de levantar otra Ensaladera para el equipo español, sin plantearse más horizonte que el siguiente encuentro. Es la visión de un líder en Copa Davis, alguien que suma un historial vertiginoso (27 victorias en 31 partidos) y una autoridad recordada. Porque fue Ferrer, con una entrega total, quien cuestionó la final de Praga de 2012, la última gran intentona española en la competición.

David Ferrer, en la imagen observado por Boris Becker durante un entrenamiento, abrirá este viernes la eliminatoria ante Alexander Zverev. (EFE)
David Ferrer, en la imagen observado por Boris Becker durante un entrenamiento, abrirá este viernes la eliminatoria ante Alexander Zverev. (EFE)

"Ahora pensamos en presente", concuerda Marc López, ingresado de última hora en una convocatoria marcada por la ilusión del veterano. El catalán, todo un ilustre de 35 años al que un título de Copa Davis serviría para culminar un currículo histórico, es un ejemplo más del rumbo que ha tomado la España de Bruguera, convencida de poder volver a la cima remando en grupo. Incorporado a la competición tras la cosecha masiva de títulos, López completa la nómina de una generación nunca saciada de éxito.

“No pensamos en ello como una última oportunidad”, defiende el catalán, que habla con la convicción de quien construyó los mayores éxitos como profesional bien avanzada su carrera. Campeón de 'grand slam' con 33 años y olímpico a los 34, el barcelonés representa esa capacidad competitiva para irrumpir en la madurez. Para emular en la veteranía lo que se bordó en juventud. Justo lo que busca demostrar España ante el reto de una nueva Ensaladera. “La carrera de los jugadores se alarga cada vez más”, defiende López, miembro de un vestuario donde toda pieza camina en la treintena. “Tenemos grandes jugadores en activo y jóvenes de altísimo nivel. España siempre tendrá opciones de ganar la Copa Davis”.

La ilusión por jugar en casa termina de lanzar la ilusión de un vestuario convencido. Ante una grada que siempre responde, el camino a recorrer es claro como un folio en blanco. Aunque España disputaría la semifinal a domicilio (Italia, Francia), tendría un 50% de posibilidades de pelear la copa en sus fronteras (Croacia, Bélgica). Un rumbo bien distinto al del último lustro, disputado sin excepción por las cuatro esquinas del mundo. Una realidad bien marcada en el vestuario español.

“Este factor te facilita mucho las cosas”, reconoce Ferrer, que venció los 16 partidos disputados sobre suelo español en la competición. Toda una despotrican de rendimiento ante su público. “Han sido cinco o seis años jugando casi todas las eliminatorias fuera y es difícil para España. Lo sería para cualquier equipo. La mentalidad no es diferente, pero las circunstancias son mucho más favorables”, reconoce el alicantino. “Nos ayuda a creer que vamos a pasar las eliminatorias”, añade Marc, convencido en la causa. “En casa y en tierra siempre somos favoritos, independientemente del rival. Venimos de jugar cinco años seguidos en pistas que no nos favorecen. Ahora nos centramos en aprovechar para llegar lo más lejos posible”.

Así, y con la oportunidad de reverdecer laureles en la competición por equipos de mayor prestigio, España vela armas para lanzarse a por el objetivo. Una meta que puede marcar nuevamente el sello de una generación.

La voz del vestuario es clara. “Toca volver a trabajar duro, puede que nos acerquemos a otra final”, resume Ferrer, al que secunda López con convicción. “Volvemos a tener un grupo muy ilusionado por ganar otra Ensaladera. Tenemos máxima ilusión por intentar ganar otra Copa Davis para España”.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios