debutó en la capital italiana

Nadal devora el aperitivo: Kohlschreiber era poco rival, ahora van Kyrgios ¿y Djokovic?

El tenista alemán no fue rival para el español, al que le espera un camino difícil en Roma. Este jueves juega contra Kyrgios en octavos de final. Si gana, el rival en cuartos puede ser Djokovic

Foto: El año pasado, Nadal llegó a cuartos de final en Roma (Ettore Ferrari/EFE)
El año pasado, Nadal llegó a cuartos de final en Roma (Ettore Ferrari/EFE)

Un día más en la oficina para Rafa Nadal. Ganar a Kohlschreiber (6-3 y 6-3) es para el español poco más que una rutina. Catorce veces se han encontrado en una pista de tenis, trece han caído del lado del balear. También es lógico, la diferencia de nivel está ahí.

El alemán es un buen tenista, se agarra bien a la pista y resiste bien, pero no lo suficiente para llegar al tenis del que puede presumir Nadal. Rafa lleva semanas jugando fluido y alegre, le falta algo de chispa, un punto más en su tenis, pero cada día está más cerca de poder competir por todos los grandes premios.

Contra Kohlschreiber, en el debut en Roma, le bastó con capitalizar los errores de su rival. Estuvo sólido en el servicio, especialmente en el primero, algo que para un jugador como Nadal es fundamental. No es un gran sacador, la velocidad en su segundo es baja, así que debe asegurarse jugar con primeros para poder dominar los puntos. El balear encontró su derecha y dominó bien a su rival, que tiene buena movilidad pero no la profundidad suficiente para contraatacar con opciones. 

[Motivos para creer (y no creer) en Nadal]

También es reseñable su buen hacer con las pelotas de rotura. Fue uno de sus máximos problemas en el torneo de Madrid, su incapacidad de convertir las posibilidades de break que le iba dando el partido. Bien es cierto que no es lo mismo tener una contra Kohlschreiber, que no es precisamente un bombardero, que contra un muy buen sacador como puede ser Murray.

Kohlschreiber no fue rival para Nadal (Ettore Ferrari/EFE)
Kohlschreiber no fue rival para Nadal (Ettore Ferrari/EFE)

Los rivales que vienen

Nadal ha perdido a veces en partidos fáciles, especialmente el año pasado, cuando sus demonios pesaban mucho e incordiaban en todas las facetas de su juego, pero lo normal es que pase sin dudar los trámites que la organización coloca en los primeros pasos del cuadro de los mejores. Roma es uno de los mejores test que tiene el circuito de cara a Roland Garros, pues se juega a la altura del mar, en las mismas condiciones que se encontrará en París. De esto se dieron cuenta hace años en la ATP, cuando decidieron que era más lógico que Madrid antecediera a Roma y no al revés, que venía siendo la tónica desde que el mejor torneo español se trasladó a la primavera y a la temporada de tierra. 

Los torneos son pruebas de dificultad creciente, y eso está especialmente marcado en esta semana para Nadal. Porque Kohlschreiber no es rival, pero en los octavos de final se tiene que cruzar contra el enigmático Nick Kyrgios. Es joven, no tiene un control de sí mismo óptimo, pero juega al tenis muy bien. Saca como un cañón y sus golpes son sólidos. En Madrid llegó a cuartos de final y solo sucumbió, después de un precioso partido, contra Nishikori. Aunque no parezca un terrícola el caso es que se le da bien caminar sobre el polvo de ladrillo. Nadal tendrá que batirlo en Roma (no antes de las 15.30) si quiere, al menos, igualar su resultado del pasado año.

En el caso de vencer al australiano lo más probable es que en Italia se vea el duelo más esperado del tenis español: Nadal-Djokovic en tierra. El cuadro de este torneo ha sido muy poco benévolo con Nadal, que tendría que enfrentarse al número 1 dos rondas antes de la final. Desventajas de ser el número 5 del mundo.  

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios