"Pensaba que acabaríamos cocidos en una olla"

Cuando la España de rugby se fue de 'caza' por Zimbabue con un hippie al mando

La España de rugby, que estará de gira por Sudamérica esta próxima semana, celebra los 30 años de un hito: un tour que le llevó hasta la exótica Zimbabue, donde algunos jugadores lo pasaron mal

Foto: España, antes de enfrentarse al combinado regional de Midlands en la gira que le llevó a Zimbabue en 1989. (FER)
España, antes de enfrentarse al combinado regional de Midlands en la gira que le llevó a Zimbabue en 1989. (FER)

Esta semana los Leones celebran una gira por Sudamérica en la que se miden a Brasil, Chile y Uruguay. Un tour que coincide en estos días con la celebración de los 30 años de otra gira que sin ser muy conocida, fue tremendamente significativa porque, entre otras cosas, fue la única en la que la selección española de rugby masculina ganó todos los partidos que jugó.

Fue en el año 1989 y se celebró por Zimbabue, en lo que hasta 1979 había sido Rodesia del Sur. Un territorio dominado rugbísticamente por la influencia de los blancos sudafricanos. Y ante una selección con poco nombre como la de Zimbabue, pero que llegó a jugar el Mundial dos años después, el del 91, donde los africanos cosecharon tres derrotas honrosas ante Irlanda (55-11), Escocia (51-12) y Japón (52-8).

España había jugado cuatro partidos ante ellos antes, de los que perdió los dos primeros el 3 de septiembre de 1983 en Madrid (8-17) y el día de San Fermín de 1985 (22-13) en Bulawayo. Sin embargo los Leones se tomaron la revancha una semana después de esta última derrota en Harare (18-30) e igualaron el balance el 6 de diciembre del 85 en Madrid (13-12). Para esta gira del 89 se programaron cinco partidos, dos test ante la selección y tres partidos ante equipos y combinados regionales. Los hombres de Gerard Murillo pasaron más de tres semanas y regresaron con cinco victorias en cinco partidos. Entre ellas dos sufridos triunfos ante Zimbabue el 8 de julio de 1989 (16-28) en Bulawayo y una semana después (9-14) en Harare.

La Selección española, en Zimbabue en 1989
La Selección española, en Zimbabue en 1989

"Una gira complicada"

En aquel equipo militaban Alberto Malo, como capitán, y jugadores Jordi Buch, Chupao Gutiérrez, Emilio Ilaregui, Pirulo Álvarez, Asier Altuna, Héctor Massoni, Yogui, Gómez Trenor, Fernando Díez, Javilón, Marco Justiniano, Isidre Oller, Claudio Díaz (fallecido hace años), Xabito Gerediaga, Javichín Díaz Paternain, Santi Santos, Aitor Gorrotxategui, Dun Dun Amunarriz, Fran Puertas, Azkargorta, el doctor Marlet... Entre los más jóvenes del grupo destacaba la presencia del vasco Iñaki Laskurain (19 años) y el sevillano Queco (18).

Lasku recuerda que "fue una gira complicada. Para los más jóvenes especialmente porque era la primera vez que salíamos de casa y andábamos perdidos por medio de África. Los partidos ante los equipos regionales evidenciaron que no iban a ponernos nada fácil. Vestuarios cerrados a cal y canto, público hostil, arbitrajes de aquella manera, la rudeza clásica de los sudafricanos... Recuerdo un partido en el que el árbitro hizo patear al rival cuatro veces hasta que el tipo pasó la patada. Todo muy surrealista, pero lo cierto es que resolvimos los partidos con cierta suficiencia".

El delantero vasco recuerda una anécdota que vivió con su compañero Queco: "Nos llevaron a visitar una finca de caza a los dos y nos tocó dormir allí. Cuando llegamos nos encontramos con unos perros mastines enormes y carteles impidiendo la entrada a los negros. La verdad es que intimidaba. Por la noche empezamos a escuchar los tambores de alguna tribu y Queco no acababa de estar cómodo. Nos invitaron a dormir en una cabaña y a mitad de la noche empezamos a oir como si hubiera gente saltando por los tejados. Queco me decía: "¡Vienen a por nosotros, Lasku!". Salí y resultaron ser monos, pero mi compañero no pegó ojo en toda la noche. Pensaba que acabaríamos en alguno olla cocinados... ¡Ja, ja, ja!".

Aquel equipo lo comandaban Alfonso Feijoo, en calidad de seleccionador, y, como entrenador, se distribuían así los roles, la figura de uno de los hombres más influyentes que ha dirigido al XV del León, el francés Gerard Murillo. Un tipo peculiar y tremendamente querido al que siempre le ha gustado viajar y llevar el rugby a todos los confines del mundo. Seleccionador de España en XV y 7 durante décadas, Gerard es, sin duda, uno de los precursores del rugby en el País Vasco del sur, junto a su amigo y ex capitán de Francia Michel Zelaia, con quien cruzaba la frontera en motocicleta con un balón oval para extender la práctica del rugby.

Gerard Murillo, una de las personas más importantes del rugby español
Gerard Murillo, una de las personas más importantes del rugby español

Equipos como Atlético San Sebastián o Hernani deben mucho a Gerard y a Michel. Murillo, que cumplió 87 años el pasado 9 de febrero, fue jugador de varios equipos franceses como el Mauleon, donde nació y llegó a jugar con su padre, San Juan de Luz o Aviron Bayone. Actuaba como ala y llegó a jugar con Francia, acumulando varias caps, pero se tuvo que retirar debido a una lesión. Consejero departamental de la Federación Francesa de rugby, fue director técnico y seleccionador del Comité Cote Basque- Las Landas. En la mejor época de ese legendario equipo que alienaba a jugadores como Dospital, Ondarts, Dal Maso, Roumat, Lansaman, Lescarboura, Blanco, Lagisquet... Tiempos en los que los equipos del sur como Biarritz, Dax, Bayona y Mont de Marsan dominaban el rugby galo.

El 'método Murillo'

Con Cote Basque llegó a ganar a los All Blacks, a Argentina, a Irlanda... Su patria chica fue Irlanda, donde fue el primer técnico extranjero que dio cursos para entrenadores y dirigió la selección mundial que se enfrentó al XV del trébol en el centenario de la IRFU en 1974, recibiendo la medalla de oro de la federación irlandesa. También visitó Polinesia y Nueva Caledonia y fue el culpable de que sagas como la de los Taofifenua llegasen al País Vasco francés por él. Por último, fue fundador de Euskarians, el combinado barbarians a ambos lados del Bidasoa. Euskarians fue el primer equipo de rugby que jugó en Anoeta, un 6 de junio de 1998, precisamente contra Ulster.

Murillo fue un técnico de los que toca la fibra a los jugadores. Un hombre entrañable que siempre incluía en el grupo a un par de animadores que provocaban un ambiente espectacular y animaban con el espíritu de la charanga. Gerard motivaba a cada jugador de manera muy personal y establecía con ellos una vínculo que ha trascendido al rugby y al paso de los años. Murillo, aquel hippie del rugby de espíritu libertario, era la gran estrella de aquella España que regresó de Zimbabue invicta y con unas vivencias de las que presumen cuantos formaron parte de aquella expedición. Sirva este reportaje para homenajear a este hombre sabio tremendamente decisivo para el rugby español, Gerard Murillo.

Rugby

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios