TOM BRADY, ANTE LA POSIBILIDAD DE HACER HISTORIA

Así será la Super Bowl LI: de los 3.000 euros por entrada a las críticas a Donald Trump

Este domingo (00:30h española) tendrá lugar la Super Bowl, en la que los New England Patriots y los Atlanta Falcons buscan el título en la final más impactante de la historia

Foto: Vista de los cascos de New England Patriots (d) y de Atlanta Falcons (i) junto al trofeo de campeón (Efe).
Vista de los cascos de New England Patriots (d) y de Atlanta Falcons (i) junto al trofeo de campeón (Efe).

Este domingo, tendrá lugar la 51ª edición de la Super Bowl, el gran evento del deporte mundial. La gran final del campeonato de fútbol americano es, sin ningún género de dudas, uno de los acontecimientos más esperados del año, donde no sólo importa ver quién es el campeón sino, también, convertirlo anualmente en uno de los momentos cumbre del deporte. Así, la relevancia que toma en medio mundo le hace ser capaz de mover cantidades ingentes de dinero.

Será este 5 de febrero en el estadio NRG de Houston (Texas) donde los New England Patriots del incombustible Tom Brady y los Atlanta Falcons se disputen el título de campeón. Será a las 18:30 horas locales -las 00:30 hora española- cuando el balón oval sea lanzado al cielo, dando comienzo a un encuentro que tendrá incluso espacio para la política. ¿Quiere saber cuáles son las diez mayores curiosidades de la Super Bowl LI? El Confidencial se las desglosa a continuación.

El regreso de los números romanos

La pasada edición de la Súper Bowl fue la número 50 o, lo que es lo mismo, la L en números romanos. La efeméride no sólo necesitaba ser especial por la fecha en sí, sino que planteaba un importante problema de diseño: la L era incompatible con la silueta del trofeo a la hora de crear el logotipo. Era la primera vez, en la época del merchandising, que la edición sólo se representaba con un solo caracter, por lo que la imagen de la copa no terminaba de encajar. Fue entonces cuando se decidió utilizar el 50 como número, impreso en color oro. Un año más tarde, se regresa a la numeración romana y al color tradicional, el plata.

David contra Goliath

Los Patriots parten, sin duda, como los grandes favoritos al triunfo, en una final en la que los Falcons buscan dar la sorpresa. Echando un vistazo a las plantillas de ambos equipos, la comparación es clara: New England ha jugado siete Super Bowl en lo que va de siglo, con 22 jugadores de la actual plantilla que al menos han estado en una final; Atlanta, por su parte nunca ha ganado un título y sólo cuatro atletas estuvieron alguna vez en el partido por el título. La experiencia puede ser una grado, pero hay una esperanza para soñar: ¿y si la sorpresa llegara desde la posición de quarterback?

¿Podrá Tom Brady hacer historia?

El quarterback de los New England Patriots ya es historia viva del fútbol americano. Tras la victoria conseguida en 2015 -donde fue nombrado MVP de la final-, Brady igualó a su gran ídolo, Joe Montana, con cuatro entorchados en su palmarés, por lo que un nuevo triunfo le convertiría en el QB con más trofeos de la historia. Sin embargo, Matt Ryan, el mariscal de campo de los Falcons, ha sido capaz de superar al propio Brady durante la temporada regular: sus 4.940 yardas completada -309 de media por partido-, sus 38 pases de touchdown y 373 pases completos han pasado por encima de las estadísticas del quarterback de los Patriots.

Así es el trofeo

Conocido como Trofeo Vince Lombardi en honor al técnico que ganó los dos primeros títulos -y que posteriormente falleció por culpa del cáncer-, se trata de uno de los galardones más bellos del mundo del deporte. Diseñado por la mítica joyería Tiffany & Co, está hecho de plata y tiene un peso aproximado de cuatro kilos. Desde 1967, fecha en la que se entrega este premio, el trofeo no ha sufrido ninguna variación estética, siendo diseñado de nuevo cada año para entregárselo al ganador del Super Bowl, una creación que tarda cuatro meses en estar preparada para que el campeón de la NFL se quede con él.

¿Cuánto cuesta una entrada?

Esta final tiene el honor de tener las entradas más caras de la historia. Así, el ticket más barato costará alrededor de 3.000 euros, aunque se trata del simple papel que da acceso al estadio. Otras entradas mucho más sofisticadas, cuyo precio está por encima de los 3.500€, ofrecen bebidas y comida gratis con ella. Si, además, se busca la entrada más completa, en la mejor zona y con los mejores cuidados de los acomodadores, estaríamos hablando de entradas que alcanzan los 22.000 euros. O los 150.000€ si es un palco. Eso sí, se le debe sumar el alojamiento -desde 300€ a 1.000€ la noche en los hoteles más cercanos- más el precio el viaje.

Lady Gaga reventará el descanso

La cantante norteamericana, que el pasado año ya interpretara el himno nacional, será la encargada de realizar el show del descanso. Para ello, la NFL le pagará una cantidad cercana a los 10 millones de euros, la cifra más alta de la historia. Hasta la fecha, pocos detalles han salido a la luz, salvo que contará con su mejor repertorio -Poker Facer, Born this Way o Alejandro, entre muchas otras- y que tiene intención de actuar -o, al menos, comenzar su concierto- desde el techo del estadio. Entre los rumores más fuertes, todo apunta a que Lady Gaga romperá con una tradición del evento y no contará con ningún artista invitado.

Lo que gana Houston por la final

Houston organizará por tercera vez en su historia la Super Bowl -después de las de 1974 y la de 2004-, un evento en el que la ciudad ha tenido que desembolsar cerca de 80 millones para cumplir con las exigencias de la NFL. Eso sí, las ganancias bien lo merecen, pues se estima que conseguirá unos beneficios de 500 millones. Y no sólo vendrán de los servicios de alojamiento o de restauración, sino que buena parte de ellos viene del Super Bowl Live, un evento que lleva en marcha más de una semana en el que se ofrecen atracciones, juegos y conciertos de todo tipo para preparar el evento.

Los anuncios más caros de la historia

La amplia audiencia y repercusión de la Super Bowl provoca que, cada año, sus anuncios publicitarios sean más potentes. No sólo en cuanto a las marcas que deciden realizar un spot sino, sobre todo, porque cada vez se cuenta con más actores de primer nivel en este tipo de comerciales. Pese a lo desorbitado de sus precios, donde 30 segundos de anuncio cuesta 5 millones de euros, muchas son las compañías que encuentran en la final de la NFL una ventana ideal para promocionar sus productos: así, marcas como Mercedes, Snickers, Pepsi o Intel -con la sonada ausencia de la tradicional Doritos- estarán presentes.

Una final que apunta a Donald Trump

El nuevo presidente de Estados Unidos estará en el punto de mira. Y no sólo por ser íntimo amigo de Tom Brady sino, sobre todo, por Lady Gaga. La cantante no sólo ha sido una de las voces más contrarias a Donald Trump en los últimos meses, por lo que no sería de extrañar que lanzara algún mensaje contra él. Además, ya se sabe que el anuncio de la cervecera Budweiser desmonta la doctrina del presidente por completo, contando la historia de un inmigrante alemán que triunfo en EEUU tras no ser aceptado en el país norteamericano. No olvidemos que es un evento que se verá en más de 200 países en todo el mundo.

El día de la comida rápida

La final de la NFL es uno de los eventos que provoca mayor consumo de comida rápida en Estados Unidos. De hecho, tradicionalmente es el segundo día del año en el que más comida a domicilio se entrega, sólo por detrás del Día de Acción de Gracias. Los estudios calculan que el 80 por ciento de los televidentes pedirán comida a domicilio, que el 8% comprarán material de su equipo y que un 7% se comprará un nuevo televisor. Ya en el estadio, se calcula que se repartirán más de 11.200 raciones de patatas fritas, más de 8.500 de alitas de pollo... y más de 55.000 perritos calientes entre los 73.000 aficionados presentes en el estadio.

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios