otra gran aventura de kepa acero

Una vuelta por el mundo con una tabla de surf y un dron como compañero

Kepa Acero lleva años viajando en solitario por diferentes lugares del planeta con la única compañía de una tabla de surf. Ahora lo hará también con un dron que grabará sus apasionantes aventuras

Foto: Imagen de Kepa Acero junto al dron que le acompañará por diferentes rincones del planeta durante 2016 (kepaacero.com)
Imagen de Kepa Acero junto al dron que le acompañará por diferentes rincones del planeta durante 2016 (kepaacero.com)

“Todavía no lo tengo cerrado”, comenta en conversación con El Confidencial al hablar de sus planes para el 2016 y del itinerario que marcará su vida durante los próximos 12 meses. Hace años decidió emprender una aventura sin final. Siempre buscando nuevas vivencias y lugares donde encontrar la ola perfecta. Un solitario surfista viajero en busca de experiencias por el mundo. Kepa Acero (Algorta, 1980) vive pegado a una maleta desde que decidió cambiar de vida. Se embarcó en una aventura permanente, que le lleva de un lado a otro del planeta con una tabla de surf. Para este nuevo año, sus vivencias serán registradas desde el aire, pues un dron será su inseparable compañero. Y todas sus experiencias podrán ser disfrutadas por el gran público a través de internet.

Hace años, los patrocinadores le instaron a centrar su vida en los viajes. Pero esa existencia tan organizada no le llenaba. Le recordaba a la etapa en la que competía. Todo eran viajes perfactamente planificados al detalle en los que apenas había lugar para experimentar aventuras de verdad. Por ello, un buen día decidió abandonar ese estilo de vida. Tres años fueron suficientes para llegar a la conclusión de que la felicidad la iba a encontrar en solitario, buscando olas con la única compañía de una mochila y una tabla, ahora también con un dron. Y a través de la red se dedica ahora a contar historias, sus historias, llenas de autenticidad y verdad. Siempre en constante conexión con la naturaleza y a la caza y captura de una ola mejor que la anterior.

Cabo Verde, Islandia, islas del norte de Escocia, algunos rincones de África -“porque no mucha gente se ha animado”, explica-, en concreto de Ghana, Costa de Marfil y algún otro país de la costa oeste, Indonesia… Son los primeros lugares marcados en la hoja de ruta de Kepa para el nuevo año. “Antes competía, pero cuando cumplí 28 inicié una etapa en solitario. No siempre viajo sólo, pero sí la mayoría de las veces”, aclara el surfista que a los 18 años se proclamó campeón de Europa junior. “Es un estilo de vida, una pasión muy grande la que me mueve… Se trata de ir a lugares en los que no sabes qué te vas a encontrar. Sí, la búsqueda de la ola perfecta, aunque puede que la encuentres o no. Pero pase lo que pase, te llevas la experiencia de enfrentarte a lo desconocido”, explica, recalcando que “el surf te conecta con mucha fuerza con la naturaleza”.

Una vuelta por el mundo con una tabla de surf y un dron como compañero

África, los polos, Kamchatka...

Con dos hermanos surfistas (Eneko fue el primer profesional de España), estaba claro que Kepa se subiría en una tabla para siempre en algún momento. Hasta hoy. Cientos de olas 'cabalgadas' como forma de vida, pero por encima de todo un puñado de experiencias vitales únicas que le llenan el depósito para seguir con este apasionante estilo de vida. Son las personas que va conociendo por los diferentes rincones del planeta que explora las que le cargan de energía. Hay viajes en los que puede estar varios días sin tener contacto con nadie. Sólo con el mar y la inmensa naturaleza.

“Hay olas mitificadas que se pueden considerar perfectas, pero uno viaja por el mundo para encontrar lo que no conoce”, apunta el sufista vasco, que tiene claro que “queda mucho por explorar. Para mí, sobre todo en África. Por su situación y por las dificultades a la hora de organizar un viaje, hay muchos lugares por descubrir. En una palabra, queda mucho por rastrear. Otros lugares similares son los dos polos, donde todavía hay muchas cosas por hacer”. “Puede que seamos los últimos románticos que quedamos si hablamos de este tipo de actividades. Muchas veces inicias un viaje sin saber a ciencia cierta qué te vas a encontrar, tanto en el agua como en la tierra”, resalta.

“Es difícil elegir un lugar, pero a mí me apasiona África. Cuando estás allí da la impresión de que te encuentras en un planeta diferente; los colores, la gente, la música, sus bailes… Tampoco me olvido de la Antártida. En fin, cada lugar tiene su magia”, significa. Eso sí, reconoce que “Indonesia vendría a ser como el Himalaya para los montañeros. Es un lugar que me gusta mucho y desde los 17 años voy allí habitualmente. Es un espacio infinito al tener tantas islas y creo que todavía quedan muchos rincones por descubrir”. Igual que en la península de Kamchatka, al este de Rusia, “donde estuve una vez pero donde quedan muchos lugares” que no han sido explorados a lo largo de sus casi 1.300 kilómetros de costa.

Kepa Acero viaja en solitario por el planeta en busca de lugares y experiencias únicas (kepaacero.com)
Kepa Acero viaja en solitario por el planeta en busca de lugares y experiencias únicas (kepaacero.com)

La aparición de la magia

Para el nuevo e intenso año que se le presenta, Kepa Acero estará acompañado en todo momento por un dron. “Antes lo hacía con un trípode, pero ahora filmaré todos mis viajes con un dron que está dirigido desde un brazalete y será genial”. “Es muy sencillo de manejar. Lo colocas, además, en el lugar que tú desees y traza una línea en paralelo perfecta para filmar desde el aire todo lo que pasa en el agua”, apunta. “Somos muy pocos, apenas unos cinco, los que en España nos podemos ganar la vida con este tipo de aventuras”, afirma, explicando que “para conseguir patrocinadores hay que hacer buenas presentaciones de los proyectos y con este dron se pueden grabar escenas espectaculares”.

Siempre atento al parte meteorológico, destaca que “ahora todo es más sencillo en este apartado, pues más o menos sabes lo que va a pasar”. “Dependemos de las marejadas, los vientos… hasta que aparece la magia”, comenta Kepa, que disfruta de la soledad del surfista porque “hay algo ahí que te hace caminar al margen de las vidas normales de los demás. Nosotros tenemos una pasión que es surfear. A mí me entusiasma esta vida, lo hacemos por amor a este modo de transitar por la tierra. Por ello, todo el dinero que ganamos lo invertimos en lo que realmente nos gusta”. “Tengo mis sponsors y vivo de ellos, pero tengo que trabajar mucho para convencerlos y que sigan apoyándome”, explica para terminar.

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios