'EL CONFIDENCIAL' ENTREVISTA A LA OLÍMPICA

Blanca Fernández Ochoa: "En España, el esquí va a tardar diez años en levantarse"

En su hábitat natural, Blanca repasó junto a El Confidencial en qué punto se encuentra el esquí español: "Está gravemente tocado. De hecho, creo que el esquí alpino tardará una década en surgir"

Foto: Blanca Fernández Ochoa en Madrid SnowZone.
Blanca Fernández Ochoa en Madrid SnowZone.

Innovar: Mudar o alterar algo, introduciendo novedades. La definición de la RAE se adapta perfectamente al objetivo que tiene entre manos Madrid SnowZone. A finales del mes pasado, la popular pista de nieve indoor presentó sus novedades (la tirolina cubierta más larga del mundo, su reinaugurado mini golf o la posibilidad de tener tu propio gimnasio en la nieve de la mano de Virgin Active). La cita contó con la presencia de Blanca Fernández Ochoa con la que Madrid SnowZone ha llegado a un acuerdo para ofrecer una nueva actividad para grupos que consiste en una master class con la medallista olímpica. En su hábitat natural, Blanca repasó junto a El Confidencial en qué punto se encuentra el esquí español: “El estado de salud en España es malo. Está gravemente tocado. De hecho, creo que el esquí alpino va a tardar una década en surgir y empezar a levantarse”.

Blanca Fernández Ochoa nos cuenta que se quitó los esquíes para competir, pero sigue vinculada a dicho deporte invernal: “No he vuelto a la nieve porque siempre he estado en contacto. En invierno esquío con grupos: hacemos viajes dentro de España o nos vamos fuera, a Andorra. Se trata de incentivos de empresas u otros grupos. Y a Madrid SnowZone vengo siempre que puedo; me escapo con mi chico que ha aprendido aquí hace nada o me traigo a sobrinos, amigos con sus hijos porque mis hijos ya son mayores y esto se les queda un poco pequeño. Es una zona ideal”. Es más, la medallista olímpica apunta que esquía “bastante, como cuatro o cinco veces al año en las que me voy varios días”.

A pesar de seguir en contacto, su día a día lo ocupan otro tipo de tareas porque tal y como nos cuenta, entre risas, “yo me meto en todos los fregados. Tuvimos varias tiendas de deportes con mis hermanos, pero lo tuvimos que dejar por la crisis y porque nos ahogaba. Ahora hemos montado una empresa de electroestimulación y vamos a domicilio; lógicamente hemos empezado con amigos y amigas que, a su vez, lo han ido diciendo y nos va bastante bien. A mí me encanta, me lo paso fenomenal, la gente es súper agradecida y se pone en forma”. Con todo su bagaje, experiencia y aportación al recorrido de España en el esquí, le preguntamos por la posibilidad de incorporarse a la Federación. Su respuesta es rotunda: “Me lo han planteado y me lo han comentado en muchas ocasiones: desde presidencia, colaboradora, entrenadora… He dicho que no, no me gustaría. Yo acabé en un punto y me he querido desvincular, entre comillas, de algunas cosas aunque de otras no”.

El apellido Fernández Ochoa ocupa un lugar de honor en la historia del deporte español. De tal magnitud es lo logrado por Blanca y su hermano Paquito que, hasta el momento, no se han encontrado nombres que igualen o superen sus hazañas. La medallista nos da su punto de vista: “Al no ser un país alpino, no somos ni Austria ni Suiza ni Italia, nos cuesta más encontrar niños y cantera para poder trabajar desde pequeños. Eso por una parte y luego faltan medios; está pasando con todos los deportes. Se nota especialmente en los deportes de invierno porque es caro pasarte todo el año fuera de casa, transportar material pesado, voluminoso y es más costoso que llevarte unas zapatillas y unas mallas para correr, por ejemplo. Ahora habrá un parón importante porque se ha retirado la última corredora, Carolina Ruiz, y yo creo que vamos a vivir un ‘in pass’ bastante largo porque hay que empezar desde casi cero: trabajar con niños de ocho, nueve o diez años. Y de ahí a que ya salgan a nivel internacional pasa, por lo menos, una década”.

La herencia que dejaron a nivel de logros es evidente, pero ¿qué le gustaría a Blanca que no se perdiera del ejemplo dado por ella y su hermano? “La ilusión por seguir avanzando y ese espíritu de sacrificio que hemos tenido tanto mi hermano como yo u otros miembros del equipo nacional cuando hemos llegado arriba. Yo veo que llega un momento en el que, hoy en día, los esquiadores en cuanto no tocan techo se hunden y se retiran. Falta esa constancia, ese espíritu de lucha”. Y es que para la deportista “el estado de salud del esquí en España es malo. Está gravemente tocado. De hecho, creo que el esquí alpino va a tardar una década en surgir y empezar a levantarse”.

A pesar de esta visión, Blanca considera que “a nivel de competición, los deportes de invierno tienen hueco en España, claro. El patinaje artístico es un buen ejemplo: quién nos iba a decir que un Javier Fernández iba a estar entre los mejores. Teniendo medios y teniendo gente con cierto talento, habrá herencia. Se puede trabajar muy bien con deportes de invierno” y descarta que en nuestro país, con la afición que existe por la nieve, ésta se vea más como un negocio que como un deporte: “No creo. El único deporte que se ve como un negocio es el fútbol porque gracias al movimiento que tiene a su alrededor permite que el dinero se mueva y sea un deporte que genera beneficios económicos. ¿El resto de deportes? Es otro mundillo”.

Otros deportes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios