Mir es más líder, pero sigue sin ganar

Lo importante es ser campeón del mundo, no ganar carreras

Joan Mir y Suzuki se encaminan con regularidad hacia el título de MotoGP, sin ganar carreras pero sin bajarse del podio, que es lo que importa

Foto: Morbidelli, Rins y Mir firmaron el podio en Teruel. (MotoGP)
Morbidelli, Rins y Mir firmaron el podio en Teruel. (MotoGP)

El Campeonato del Mundo de MotoGP es un campeonato de regularidad, con un sistema de puntuación que no prima las victorias sino la constancia. Joan Mir y Suzuki consolidan carrera a carrera su posición al frente del campeonato. El mallorquín disfruta ahora de 14 puntos de ventaja sobre Fabio Quartararo, cuando ya solo quedan tres carreras por disputarse. Tras las tres primeras pruebas de temporada, Mir estaba a 48 puntos de Quartararo, con lo que ha recuperado al piloto francés 62 puntos en ocho grandes premios.

Lo cierto es que Mir y Suzuki se perfilan como el dúo más sólido del campeonato. En las ocho últimas carreras, dejando a un lado el fiasco de Le Mans, donde Mir fue undécimo, el mallorquín ha logrado seis podios y una cuarta posición. A estas alturas del campeonato, discutir si Mir puede ser campeón del mundo sin ganar carreras o proclamarse campeón con el porcentaje más bajo de puntos de la historia del campeonato es una tontería. Gane quien gane, el campeón de 2020 pasará a la historia.

Cuando miramos la lista de los campeones del mundo, ¿hay alguna diferencia entre Giacomo Agostini en 1968 o Emilio Alzamora en 1999? Ninguna. En esa lista de honor figuran sus nombres con idéntica tipografía y el mismo espacio. No hay notas al pie de página, ni asteriscos, ni explicaciones. Poco importa que Agostini ganara ese año todas las carreras de 500, y que Alzamora se coronara campeón de 125 sin una sola victoria. Sus títulos valen lo mismo. Los periodistas a veces nos empeñamos inútilmente en explicar lo que no necesita explicación. Un campeón es el que gana el título. Punto y final.

Y Mir, en cualquier otra circunstancia y bajo cualquier otro sistema de puntuación de los siete empleados en las 72 temporadas del campeonato, siempre sería el líder de la clasificación provisional de MotoGP. Se mire como se mire, Mir es quien más se merece estar en la posición que ocupa en estos momentos. Pero claro, todo sabe más dulce cuando se gana. Sin embargo, obsesionarse con ganar carreras puede ser la mayor equivocación de Mir en estos momentos. Lo más importante es mantenerse lo más arriba posible. Si hay opción de ganar seguro que lo intentará, pero dudo mucho que estando segundo o tercero sea capaz de tirar todo por la borda por la ambición de ganar su primera carrera de MotoGP. Con 23 años tiene tiempo por delante para ganar carreras.

La prueba del tres

Tres parece ser el número clave de la temporada. Hablamos mucho de lo abierto que ha quedado MotoGP con la ausencia de Marc Márquez, pero si nos asomamos a las otras categorías, Moto2 y Moto3, vemos que está sucediendo lo mismo. El liderato es efímero y volátil. No hay ningún piloto que haya ganado más de tres carreras en una categoría –Quartararo en MotoGP, Lowes, Bastianini y Marini en Moto2, y Arenas en Moto3-, y nadie consigue disfrutar de una ventaja superior a una carrera. Este año es absolutamente imprevisible en todas las categorías.

Tres veces ha colocado Suzuki a su pareja de pilotos en el podio de MotoGP: Cataluña, Aragón y Teruel. Nadie ha sido capaz de semejante gesta, salvo el equipo oficial Yamaha, que tuvo a Viñales y Rossi en el podio de Andalucía. Lógicamente, Suzuki no solo lidera MotoGP con Mir, sino que también manda en la clasificación de escuderías, y eso confirma que la Suzuki GSX-RR es la moto más equilibrada del momento. Yamaha logró la victoria en Teruel con Franco Morbidelli y su Yamaha satélite, mientras que los teóricos favoritos, Quartararo y Viñales, volvieron a naufragar. Ducati se ha hundido con toda su flota. El único que supo nadar, y muy bien, fue Zarco, con su Ducati Desmosedici GP19, una moto de la temporada pasada.

KTM ha recuperado el lustre con el cuarto puesto de Pol Espargaró, y Honda, a pesar del caótico resultado de carrera, ha dejado buena impresión. La progresión de Takaaki Nakagami y Alex Márquez es indudable, y en 2021 Honda tendrá un excelente complemento al equipo de fábrica con la escudería LCR, donde ambos compartirán garaje. Pero hoy en Teruel, los dos cargaron con excesiva presión. El piloto japonés duró cinco curvas, y Márquez se cayó a media carrera, quizás por una arriesgada apuesta –el único neumático delantero duro de la parrilla-, pero ambos salen cargados de experiencia. Ojo con ellos en el final de campaña porque pueden ser el elemento que desequilibre la balanza en la lucha por el título.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios