Abbas Karimi, el paralímpico que huyó de Afganistán y luchará por el oro en Tokio
  1. Deportes
  2. Juegos Olímpicos
La piscina es su lugar seguro

Abbas Karimi, el paralímpico que huyó de Afganistán y luchará por el oro en Tokio

Sufrió acoso psicológico por parte de aquellos que se burlaban de su aspecto físico

Foto: El hombre recuerda que "era un niño que se enfadaba constantemente con el mundo y con su injusta vida" (Unsplash)
El hombre recuerda que "era un niño que se enfadaba constantemente con el mundo y con su injusta vida" (Unsplash)

Abbas Karimi nació sin brazos en Afganistán y va a participar en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. Aunque al joven de 24 años le gustaría representar a la delegación de su país, lo cierto es que ha tenido que buscar asilo en el extranjero como consecuencia de la inestable situación de Afganistán.

Debido a su discapacidad, Abbas Karimi sufrió acoso psicológico por parte de aquellos que se burlaban de su aspecto físico: "Había mucho rechazo y me sentía juzgado, ya que los compañeros me llamaban sin brazos", ha contado el deportista a USA TODAY Sports. El hombre recuerda que "era un niño que se enfadaba constantemente con el mundo y con su injusta vida. Me preguntaba por qué Dios me había creado así".

Ahora, el atleta paralímpico canaliza su ira en la piscina, donde compite para hacer historia. Desde que su hermano le construyó un recinto de 25 metros a los 13 años en el que nadar, descubrió que podía desplazarse en el agua usando exclusivamente su pecho y piernas. Karimi no tardó en ver que la piscina era un lugar seguro.

Un equipo creado en 2016

"El agua se convirtió en lo único que me refrescaba", dijo. Allí podía relajarse, ya que "no tengo que luchar. Ese fuego que llevo dentro ya no va destinado a los matones o mi discapacidad. Puede ir en aras a la victoria", concretamente, en conseguir el oro. Karimi desea ser el primer miembro del Equipo Paralímpico de Refugiados que consigue una medalla.

Foto: La situación de Meyers ha llamado la atención de las altas esferas (Unsplash)

El deportista afgano es uno de los seis atletas refugiados que se han visto obligados a huir de la guerra, la persecución y las violaciones de los derechos humanos, y que ahora participan en Tokio. El primer equipo paralímpico independiente compitió en los Juegos de Río de 2016.

"Es muy significativo porque estoy representando a 82 millones de personas desplazadas en todo el mundo", dijo Karimi. En palabras del nadador, al zambullirse en el agua y "ver a los otros atletas paralímpicos, me doy cuenta de que no estoy solo en esto. Quiero que los demás me consideren de la misma forma".

Afganistán Tokio Japón Juegos Olímpicos de Tokio 2020 Juegos Olímpicos
El redactor recomienda