rompe los pronósticos al ganar a los 21 años

Marcus Walz Cooper, campeón olímpico de K1-1000 en los Juegos de Río

El piragüista balear, de solo 21 años, tuvo que remontar en los últimos metros de la regata. Entró quinto a falta de 250 y a partir de ahí cogió una velocidad que sorprendió a todos sus rivales.

Foto: El cuarto oro español, el de Marcus Cooper (Damir Sagolj/Reuters).
El cuarto oro español, el de Marcus Cooper (Damir Sagolj/Reuters).

El piragüista español Marcus Walz consiguió el oro olímpico en K1-1000 en los Juegos de Río después de una sensacional carrera en la que entró último en la parte final de la regata pero supo imprimir una gran velocidad al final para rebasar a todos sus rivales. El palista hizo un tiempo de 3:31.447.

"Tengo 21 años y soy joven. Aspiraba a los Juegos de Tokio a largo plazo. Pero me hice la pregunta de por qué no ir a Río y busqué la clasificación y poder estar. Y no solo me clasifiqué, sino que he ganado el oro", dijo con su medalla de oro al cuello el español.

El español superó a todos los favoritos y le dejó la plata al checo Josef Dostal (3:32.145), subcampeón mundial el año pasado y campeón mundial en 2014, y el bronce al ruso Roman Anoshkin (3:33.363).  Cooper, un palista de padre británico y madre alemana residente en Mallorca, se situó en la punta ya en los primeros metros de competición y pasó en segundo lugar en la meta parcial de 250 metros, pero cayó al quinto en las dos siguientes marcas.

Sin embargo, como hizo en la semifinal, consiguió recuperarse en el último cuarto de la prueba, remontó con un tremendo poderío y conquistó el oro. En cuarto lugar entró el australiano Murray Stewart, con un tiempo de 3:33.741, y en quinto el portugués Fernando Pimenta, que fue tercero en el Mundial de este año y tercero en el europeo de 2014, con 3:35.349.

Walz, brazo en alto (Facundo Arrizabalaga/EFE).
Walz, brazo en alto (Facundo Arrizabalaga/EFE).

"Mi objetivo no era medalla"

Sobre la estrategia a seguir antes de la final, Marcus Cuper dijo que lo importante para él era controlar los nervios. "Lo más complicado mantener los nervios. la estrategia la tenía asumida y intenté mantener la calma y hacer lo que estaba en mis manos. El resto, cuidar los detalles para afrontar la prueba de la mejor forma. Este es el omento más grande que hay y prepararme para hacer el mejor 1000 de mi vida", dijo.

Cuper hizo la carrera que esperaba. Sacó rendimiento a sus cualidades. "Era la carrera que esperaba hacer. Mi objetivo no era medalla. Cuando iba por la mitad iba quinto. Hay que ser muy fuerte y hay que seguir con esa lucha. Confío mucho en mí mismo y sé que tengo muy buen final y esa es la estrategia que tengo. Cuando ves que vas pasando a tus rivales te sube la motivación. Es una pasada ganar los juegos olímpicos. Es el mejor momento de mi vida", apuntó el piragüista.

Los dos grandes favoritos para esta prueba, el danés René Holten, campeón mundial el año pasado, subcampeón europeo en 2014 y actual líder de la Copa del Mundo, y el alemán Max Hoff, que fue plata en Londres 2012 y campeón mundial en 2013 y 2014, se quedaron relegados desde el inicio de la carrera y llegaron en la sexta y la séptima posición, con 3:36.840 y 3:37.581 respectivamente.

Marcus Walz es un palista de solo 21 años que ya había ganado dos medallas en campeonato del mundo, aunque siempre en los 500 metros. En estos Juegos ha demostrado que tiene un final vertiginoso y se lleva a casa un nuevo olímpico para la delegación española. Es la sexta medalla española en estos Juegos, la cuarta de oro. 

Juegos Olímpicos

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios